CARACAS, jueves 17 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 20/02/2013
El cáncer de los otros
El retorno del Presidente y su ingreso en el Hospital Militar ha supuesto un reordenamiento de la agenda política, y poco importa si las cifras de homicidios entre enero y febrero de este año duplican a las registradas en igual periodo del 2011
ELIZABETH ARAUJO
Enfermo
0 0a

El regreso del presidente Hugo Chávez ha supuesto por ahora una estrategia política para ocultar los graves problemas que afronta el país. Es el caso de Nelly, una barquisimetana que denuncia su pena, a través de una llamada telefónica a una emisora de radio, con la esperanza de que su clamor pueda ser escuchado por algún ministro.

Nelly sabe lo que significa tener cáncer. Su hijo de seis años permanece en una sala del hospital infantil JM de los Ríos.

Y aunque agradece la suerte de que su pequeño haya sido incluido en la lista de pacientes que necesitan tratamiento, no ignora que su  fortuna tiene un límite. Le han dicho que el Servicio de Hematología carece de personal suficiente y hay días en que un solo médico se ve obligado a atender a 20 o más niños en proceso de quimioterapia.

Más de una vez el personal de este centro hospitalario, fundado por cierto en la cuarta república como referencia nacional y hoy administrado por un gobierno socialista, ha denunciado la desidia oficial. Que carece de una adecuada sala de hospitalización; que las camas sirven solamente para descanso de los pacientes después del tratamiento; que la sala para la toma de muestras no cumple con las normas de asepsia obligatorias para pacientes renales. Hablamos de unos 600 niños que requieren de tratamiento contra la leucemia o de otras enfermedades benignas.

Hasta allí no han llegado todavía los altos funcionarios que el lunes hicieron su cola en la entrada del hospital militar para saludar al líder y llorar, como ese general en Fuerte Tiuna, cuando se enteraron del regreso del Comandante.

Ciertamente, el gobierno ha vendido con la eficacia de una empresa multinacional, su estrategia informativa en favor de Hugo Chávez, al punto de poner las cadenas noticiosas internacionales a girar alrededor de este personaje cuasi mitológico, del cual habla Nicolás Maduro (abriéndose su camisa y mostrando los ojos del líder en su pecho) en su férrea disputa con Diosdado Cabello.

Entre tanto, miles de niños afectados por cáncer terminan mal atendidos en un hospital público y sus madres impotentes sólo les queda llamar a un programa de radio para ver si algún ministro se conduele. Pero es difícil que ese milagro ocurra.

El retorno del Presidente y su ingreso en el Hospital Militar, o donde quiera que se encuentre, ha supuesto un reordenamiento de la agenda política, y poco importará a quienes blanden carteles y lloran por el regreso del líder, si las cifras de homicidios entre enero y febrero de este año duplican a las registradas en igual periodo del 2011.

Hay un país que levita en medio de temas urgentes como la inseguridad, inflación, los bajos sueldos o la pésima atención hospitalaria, mientras los líderes del proceso hacen su fila con sus camionetotas y escoltas para tocar al menos al responsables de sus fortunas repentinas.
 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas