CARACAS, sábado 26 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 18/02/2013
Organización y política
En cierta forma, puede decirse que el liderazgo de un partido es el compendio de ambas dimensiones: ideas y organización, y, colectivamente (no individualmente), debe encarnar a ambas
ENRIQUE OCHOA ANTICH
MUD
0 0a

Si tuviésemos que resumir, diríamos que un partido político para ser tal debe conformarse de dos mitades, semejantes en significación, interdependientes, cada una de las cuales se potencia gracias a la otra: por una parte, ideas, ideología, proyecto, programa (de lo que hemos escrito aquí en tres columnas recientes); por la otra, organización, estructura, maquinaria, inserción social.

En cierta forma, puede decirse que el liderazgo de un partido es el compendio de ambas dimensiones: ideas y organización, y, colectivamente (no individualmente), debe encarnar a ambas.

Ideas sin organización terminan siendo, como dijo alguien alguna vez, una ingenuidad. Buenas intenciones, pura retórica, pero más nada. Está claro que la organización, en política, nace y se justifica y se expande gracias a las ideas, al proyecto que un determinado grupo humano haga suyo y proponga, a la simpatía que ideas y proyecto ocasionen entre los ciudadanos.

Que si tuviésemos que decir qué viene primero, diríamos sin duda alguna que la política y que sólo luego y por consecuencia se "produce" la organización. Pero sin organización, un proyecto político termina siendo ineficaz y por tanto inútil, prescindible.

Tal vez en situaciones de crisis intensas, de quiebre de la normalidad, de ruptura entre una situación dada y otra nueva, la política por sí misma puede tener éxito, incluso llegar al poder. Pero luego, si quiere perdurar en el tiempo, debe necesariamente coagular en organización.

Y no se diga en tiempos de normalidad democrática: sólo la organización puede verse las caras con ese desafío colosal que es para la política la cotidianidad de la gente, y dotarla de la capacidad, de la eficacia necesaria como para ganar elecciones.

Una organización política, es decir un partido, tiene dos tipos de relaciones: consigo misma, con su propia estructura, con sus integrantes, y, un poco más allá, con la sociedad, con la compleja trama de organizaciones sociales (gremios, sindicatos, empresas, etc.) e intereses que constituyen a un país.

Si esa organización es o quiere ser democrática, ambas relaciones deben estar tamizadas entonces por principios y prácticas democráticas. Todo lo cual plantea retos cuya consideración rebasa el espacio de esta columna. Así que volveremos sobre el tema la próxima semana.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas