CARACAS, lunes 21 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 05/02/2013
Venezuela diferente
Venezuela ya no es el país de siempre, atento, alegre, lleno de paz y convivencias, hoy reinan el odio, la mentira, la falsedad y la violencia
CARLOS J. SOUCRE
País
0 0a

Lo que ocurre nos desconcierta, la mente se nos desarregla por lo insólito de los acontecimientos. Nuevas y más deprimentes atrocidades en la Ley. Y por otros lados gentes como pobres residuos o sobras que nos quedan como sucesores (de un monarca ya, por supuesto, inexistente) exhibiendo del modo más ocioso el más inquietante de los vacíos.

En las fotos de los diarios vemos sus rostros, rostros entre ellos mismos llenos de pillerías y de mutuas y silenciosas zancadillas, y a ratos también, rostros de miradas embrutecidas, sin saber qué hacer con algo que se les escapa de las manos. Y en medio de todo eso nos acomete, para complemento, el hastío.

Uno se indigna y se inquieta al tiempo que se sufre de esa cosa horrible, como así la considera Baudelaire en el primer poema de su obra Las flores del mal". Sí, es como si la redonda estupidez de esas gentes, nos fuera lanzada desde un enorme bostezo.

Esto no es un análisis político sino una sensibilidad muy particular.
Y esto mismo: Venezuela ya no es aquel país de palabras alegres, aquel país de paz aún dentro de las más ásperas disensiones, de convivencias hoy rasgadas por el odio, la mentira, las violencias y una patológica voracidad de poder de una casta inservible y arbitraria, y no es aquel país donde reinaba en gran medida la decencia de sus Instituciones, la cultura en la palabra de quienes gobernaban; nunca la obscenidad y el ultraje del idioma; es este país en el que hoy cada quien no se nutre sino de sus desdichas y esos otros de sus miserias. La alegría del país ya no existe.

Hasta el humor luce triste, acongojado. Yo encuentro más triste que "serio" lo que el muy ingenioso Laureano Márquez nos ofrece todos los viernes en este diario; claro, la gente ríe, o mejor, sonríe (paradójicamente) con tristeza. Creemos que en este momento sería más apropiado el humor negro, que no es para reír, pero que es lo más corrosivo y el de la burla más eficaz; utiliza el mal gusto con la intención más destructiva y lograría hacer por ej., de ese trío de solemnes monigotes en función y que de gobierno, una comedia irrisoria.

En fin, Venezuela está paralizada en medio de un suspenso, no se vislumbra lo que puede ocurrir a pesar de la fragilidad con que se mueven los acontecimientos y esos que dicen conducirlos, pero sin estar conduciéndolos.

Una gente absurda e inexistente. Una situación pues, insostenible, a merced del vacío, del precipicio, o el vacío mismo.Se dice que la Naturaleza aborrece el vacío; entonces, que se me permita siquiera por un momento, esta conclusión: En este momento a Venezuela la está aborreciendo la Naturaleza.

NOTA. El TSJ niega el tiempo y niega el espacio. Y así, el tiempo que tiene Chávez en Cuba, no es tiempo; tampoco está ausente; no está aquí, pero no está ausente. Un surrealismo bastardo y vergonzante.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas