CARACAS, miércoles 30 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Sucesos | 18/01/2013
Falta el castigo de Dios
Dos hombres que están involucrados con el robo y agresión del sacerdote Marcos Antonio Robayo Cárdenas de la Iglesia San Martín de Porres de Caricuao, se entregaron voluntariamente
Sacerdote Roballo
1 0a

El Ministerio Público presentará en las próximas horas ante un Tribunal de Control de Caracas a Oliver Wilfredo Pérez Briceño de 30 años y a Wilmer Shatia Blanco Lizallo (22),  por su presunta vinculación con el robo y la agresión contra el sacerdote Marcos Antonio Robayo Cárdenas (80), párroco de la Iglesia San Martín de Porres, ubicada en el sector UD-2 de la parroquia Caricuao, municipio Libertador del Distrito Capital.

El hecho ocurrió en horas de la madrugada del pasado martes 15 de enero, cuando varios hombres golpearon al sacerdote y lo despojaron de sus pertenencias.

En la audiencia de presentación, la fiscal de Caracas Ana Acosta imputará a los dos hombres por la presunta comisión de delitos previstos en la legislación venezolana.

Por este caso se encuentra privado de libertad Yonaikel Alexander Padrón Querales (19) por incurrir en los delitos de lesiones, en grado de coautoría; robo y agavillamiento, con las agravantes que establece el Código Penal.

El día del suceso, aproximadamente a la 1 de la mañana, varios hombres golpearon de manera violenta la puerta de la casa parroquial, lo que hizo despertar al sacerdote y a su sobrina, quienes de manera inmediata sonaron las campanas de la iglesia para alertar a la comunidad.

Minutos más tarde, la situación aparentemente volvió a su normalidad, momento en el que párroco abrió la puerta para cerciorarse de tal hecho, sin embargo, el sacerdote fue sorprendido por un joven, quien le solicitó dinero y le propinó una golpiza.

Durante la acción delictiva, el hombre se percató que el clérigo cargaba un reloj, el cual le arrebató para luego huir en compañía de otro joven. El miércoles 16 de enero en horas de la noche, se logró la detención de Padrón por funcionarios del Cicpc en Caricuao, quienes lo pusieron a la orden del Ministerio Público.

Por su parte, Pérez Briceño se entregó voluntariamente en la mañana de este viernes 8 de enero, en la Unidad de Atención a la Víctima del Ministerio Público, ubicada en la avenida Urdaneta de Caracas.

De la misma manera, Blanco Lizallo se dirigió este viernes 8 de enero, a la subdelegación del Cicpc en Caricuao donde se entregó voluntariamente. Cabe destacar que la prenda robada fue recuperada por los efectivos policiales.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas