CARACAS, domingo 21 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Deportes | 16/01/2013
Sub-20 debe mejorar
Un triunfo frente a la canariña llevaría a la selección a la fase final del Sudamericano. Mathías pudiera hacer varios cambios en la alineación en vista del bajo rendimiento ante Perú
ALEJANDRO CHACÓN
Sub-20
0 0a

 

Después de iniciar con buen pie su participación en el Sudamericano Sub-20 con el triunfo ante Ecuador, la selección nacional dio un paso hacia atrás con la derrota del pasado lunes frente a Perú en su segundo compromiso, con una pobre demostración en su juego. Ahora con tres puntos, y apenas descanso para la recuperación, el elenco que dirige Marcos Mathías enfrenta esta tarde a Brasil en el tercer compromiso en el certamen.

 

El panorama para la vinotinto juvenil, que hubiera sido muy favorable con la segura clasificación si hubiera vencido a los incas, se ha complicado diametralmente. Enfrente tendrá a un conjunto brasileño ávido de una victoria por la necesidad que tienen. Los amazónicos, siempre protagonistas en esta categoría y actuales campeones mundiales, han decepcionado y apenas han sumado un punto en dos encuentros. Esta situación los coloca como un contrincante muy peligroso que pondrá todo para conseguir las tres unidades.

 

Contra Perú la selección tuvo una discreta actuación, lejos del buen desempeño en el debut frente a los ecuatorianos. Esta vez lució muy desarticulada, sin un juego rápido en ataque y ordenado en la defensa. Los peruanos, con más manejo y criterio técnico, desenmascararon todas las deficiencias del cuadro nacional.

 

El conjunto vinotinto no supo tener claridad para elaborar la ofensiva. Josef Martínez, la figura en el triunfo contra Ecuador, no tuvo el mismo nivel para el desequilibrio y la claridad.

 

Sin él, Venezuela no carburó, no propuso, y todos los intentos fueron tímidas señales de una idea desordenada. Por ahí naufragaron las opciones del combinado venezolano, que siempre se vio superado por un Perú que supo imponer su manejo y aprovechar la desorientación del rival. Lo que parece ser es que la selección es muy distinta cuando tiene que guarecer una ventaja que cuando debe proponer y generar fútbol en desventaja.

 

Preocupa que en el sector medular no existan mayores opciones para la elaboración de juego. El equipo apela siempre al balón largo, tomando en cuenta esa deficiencia. Pero esa alternativa de llegada casi siempre es inefectiva si no se manejan bien las funciones de pivoteo. La desconexión entre líneas fue muy evidente. Además, las variantes utilizadas por Mathías no surtieron el efecto porque nunca estuvieron acompañadas de una intención de juego. Tanto Darwin Machís como Manuel Arteaga no tuvieron peso en el ataque, a tal punto de que el jugador del Parma fue cambiado para subir a Martínez.

 

VARIANTES

 

Lo que sí está muy claro es que la selección debe mejorar mucho en su funcionamiento. Hay aspectos de juego que quedaron en deuda. Es necesario que el medio sector tenga más criterio y volumen para la creación. Es importante que sepan dotar de balones a los hombres de la ofensiva. Los atacantes a su vez deben mostrarse más. Ser más partícipes en las acciones y mostrar más movilidad en procura de generar espacios para la habilitación.

 

La proyección de laterales al bloque ofensivo no es una característica de los equipos de Mathías. Pero resulta imperioso que crezca y se fortalezca cualquier intención ofensiva que requiera sumar más elementos, en procurar de generar el desequilibrio al rival.

 

El técnico había anunciado en días anteriores la rotación de algunos jugadores, debido al exigente desgaste producto del apretado calendario de partidos. Es posible que pueda haber variantes, como una eventual inclusión del volante Juan Pablo Añor, y adelantar al ataque a Martínez. Arteaga no ha estado a la altura de lo que de él se espera y es factible que sea el sacrificado.

 

Pese a la derrota, las opciones de Venezuela para clasificar a la fase final del certamen siguen intactas.

 

Con el empate entre Uruguay y Ecuador, se ubica en la tercera posición con tres puntos y en una situación expectante. Pudiera clasificar automáticamente al hexagonal venciendo en cualquiera de los dos partidos que le restan, sin importar otros resultados.

 

Por ahora el rival es Brasil, un equipo que si bien no ha estado a la altura del nivel que se le conoce luce muy complicado debido a la extrema necesidad que tiene al estar en la última posición con un solo punto.

 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas