CARACAS, sábado 2 de agosto, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 09/01/2013
Los acompaño
Está claro para el país que AD, Copei, el MAS, por nombrar los partidos más emblemáticos, son causas que arrastran sólidos recuerdos, historias dramáticas e innegables logros en el campo social y político
CARLOS OTEYZA
Copei
2 0a

Quizás no haya sido suficiente. Podría haber sido peor. Los números son testarudos. En algunos casos crueles. Los partidos democráticos de la oposición están en rojo, aunque podría exceptuarse a Primero Justicia, por su relativa juventud. ¿Pero qué queda del resto? Los partidos tradicionales, los que hicieron historia durante la segunda mitad del siglo XX, ya no son referencia; nos recuerdan a las siglas del FND, FDP, URD, aquellos partidos que tuvieron destellos durante los años 60 pero que terminaron por desvanecerse.

Uno se pregunta qué los hace encaminarse hacia su desaparición sin combatir, ¿se quedaron sin estrategias, sin doctrina? Podrían hacer balances públicos que demuestren que detrás de las siglas hay seres humanos con angustias. Nos gustaría, al menos, toparnos con venezolanos confundidos, equivocados, molestos, pero no ese silencio ensordecedor en el que militan desde hace ya algún tiempo.

Está claro para el país que AD, Copei, el MAS, por nombrar los partidos más emblemáticos, son causas que arrastran sólidos recuerdos, historias dramáticas e innegables logros en el campo social y político. A fuerza de ensayo y errores, construyeron y le dieron vida a la democracia venezolana, siempre aceitada con recursos petroleros, pero no hay porqué dudarlo: lo hicieron y sus méritos quedan en las memorias y cuentas, en las obras realizadas, en los periódicos, en los cuentos de familia. Lo que se hizo, lo que hicieron, no está escrito en los libros de historia que hoy se leen en las escuelas, pero se leerán en un futuro cercano.

Sin embargo, lo hecho ayer no les da licencia para actuar en el sistema político sin la pasión que exige el tremedal en donde andamos, sin avanzar ideas, propuestas, sin potenciar liderazgos renovados, sin acompañar a los ciudadanos en sus problemas; claro que pueden hacerlo, pero las consecuencias son crueles. Por ejemplo, qué puede decirse de un partido como Copei, pilar fundamental del sistema democrático, superado en las últimas elecciones regionales por el Partido Comunista Venezolano.

En estados como Trujillo, Sucre, Cojedes, el PCV duplica a la corriente socialcristiana. En el mundo entero los partidos comunistas se han desvanecido, sin embargo aquí, aunque sin alcanzar un cinco por ciento de los votos, ya logra más votos que Copei, partido cuya corriente política gobierna exitosamente en Alemania. En el estado Bolívar el PCV casi duplica a Acción Democrática, son datos que evidencian el drama que viven los partidos.

Entendemos que el poder que otorga la economía petrolera al partido de gobierno es una ventaja que no se tiene en ningún lado del mundo, a menos que también sea un petro-Estado; pero eso los partidos lo saben, y saben que la demagogia cala, que las importaciones baratas las agradecen los votantes.

Por lo tanto, porque conocen al petro-Estado por dentro y al barranco al que nos aproximamos, es que se les sugiere que se despidan de la política con algo espectacular, con un salto triple de espalda, con algo que nos haga recordarlos con alguna simpatía. Pero si no quieren irse, sino mantenerse activos, si están dispuestos a fusionarse con otros, a limar diferencias, a respaldar un solo candidato unitario, a luchar con pasión e inteligencia por el poder, a enderezar el barco, ¡háganlo ya! Los acompaño.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas