CARACAS, viernes 24 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 09/01/2013 | 1 Comentarios
231 distorsionado
No hay misterio alguno sobre las disposiciones de la Constitución Nacional, lo que ha enredado el inicio del período que arranca el próximo 10 de enero es que unos cuantos dirigentes nacionales del chavismo no saben qué hacer ni cómo vincularse entre ellos sin la presencia de Chávez
Claudio Fermín
Chávez constitución
3 1a

La Constitución dice con escueta claridad en su artículo 230 que el período presidencial es de seis años. Y si un Presidente es reelecto, igualmente debe terminar el período de seis años que en ese momento ejerce para, al finalizarlo, juramentarse y tomar posesión del nuevo período, también de seis años. Por ello, el próximo 10 de enero de 2.013 se iniciará un nuevo período presidencial. No se trata de la continuación del período anterior. Es un nuevo período, independientemente de que por circunstancias políticas y electorales estaría a la cabeza del Ejecutivo la misma persona que estuvo en el período anterior.
 
Todo esto pareciera un ocioso juego de palabras si no fuese porque el Presidente Hugo Chávez no se encuentra en capacidad de tomar posesión de ese nuevo período constitucional el próximo 10 de enero. Esa limitación severa que imposibilita la juramentación del Presidente Chávez ante la Asamblea Nacional en la fecha que la Constitución manda es una fuerza mayor que obedece a razones de enfermedad, de gravísima enfermedad, aunque los venezolanos no hayamos conocido todavía el primer parte médico sobre el paciente, no obstante que desde hace más de un año esas dolencias han llevado al quirófano en varias ocasiones al Presidente y lo hayan hecho separarse, de hecho, por largo tiempo de sus responsabilidades.

Aunque Chávez no pueda tomar posesión del gobierno en esa fecha, lo cierto es que el 10 de enero comienza un nuevo período presidencial y el Poder Ejecutivo debe constituirse. No puede quedar acéfalo. Nicolás Maduro no puede ser quien constituya el Poder Ejecutivo porque el 10 de enero ya no estará de Vicepresidente porque el período cuando ejercía ese cargo habrá fenecido. No cabe duda que estaremos comenzando el período presidencial 2.013-2.019 para el cual Chávez fue electo, sólo que por una situación excepcional de enfermedad él no estará iniciándolo porque no se habrá juramentado ante la Asamblea Nacional el 10 de enero, como tampoco se podrá juramentar Nicolás Maduro como Encargado de la Presidencia porque el Presidente Chávez, quien no ha tomado posesión de su cargo, no lo habrá designado y juramentado como Vicepresidente para ese nuevo período constitucional.

Curiosamente se trata de un nuevo período constitucional que no será iniciado por quien ganó las elecciones, como tampoco por el actual Vicepresidente Maduro, a quien el propio Chávez designó ante sus seguidores como su candidato para sucederlo en caso de su separación absoluta de la Presidencia de la República. Es el Presidente de la Asamblea Nacional, poder legítimamente constituido, quien debe asumir, como Encargado, la Presidencia de la República, quien perfectamente, si ese es su criterio, podría designar a Nicolás Maduro como Vicepresidente y encargarlo de la Presidencia para dedicarse a sus labores parlamentarias.

La razón por la que este clarísimo y práctico mecanismo encuentra resistencias de parte del oficialismo es porque el Presidente de la Asamblea Nacional no podría quedar de Encargado por capricho, porque “le dio la gana”, como seguramente le gustaría decir, sino por una razón que habría que alegar formalmente y esa no es otra que la enfermedad del Presidente Electo, lo que obligaría a declarar la ausencia temporal de Chávez y comenzarían a correr, según el artículo 234 de la Constitución, los primeros noventa días (tres meses) de dicha ausencia, a cuyo término la Asamblea podría declarar la ausencia absoluta del Presidente Chávez o prorrogar por noventa días más la declaración de ausencia temporal. Si al término de esa prórroga el Presidente Chávez no pudiere juramentarse, entonces la declaratoria de ausencia absoluta sería un hecho. He allí la razón por la cual el chavismo mantiene una situación de confusión y de enredo sobre la clarísima salida que la Constitución prevé: están deliberadamente retrasando todo cuanto pueden el inicio de la fecha de la declaración de ausencia temporal. No le están jugando limpio al país.

La Constitución es tajante en cuanto a que el inicio del nuevo período ha de ser el 10 de enero del primer año de ese período y llega hasta a prever una segunda instancia ante la cual el Presidente puede juramentarse en caso de que la Asamblea Nacional no esté funcionando, o viva un conflicto interno de gravedad, o su sede haya sufrido trastornos, o cualquier situación sobrevenida. Por eso el artículo 231 señala al Tribunal Supremo de Justicia como el Poder ante el cual el Presidente ha de juramentarse si no lo hace ante la Asamblea Nacional. Lo que ese artículo hace es reforzar la tesis de que el 10 de enero de 2.013 se inicia el nuevo período constitucional y que el Ejecutivo se constituirá ese día, ante una institución o ante otra, pero ese día.

No hay misterio alguno sobre las disposiciones de la Constitución Nacional, lo que ha enredado el inicio del período que arranca el próximo 10 de enero es que unos cuantos dirigentes nacionales del chavismo no saben qué hacer ni cómo vincularse entre ellos sin la presencia de Chávez. Con ese problema interno han contaminado y oscurecido el panorama político nacional.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas