CARACAS, jueves 24 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 09/01/2013 | 1 Comentarios
Un libro para pensar
Gobernanza inteligente para el siglo XXI, fue escogido como uno de los mejores libros de 2012 por el Financial Times el cual plantea una vía intermedia entre Occidente y Oriente y diagnostica las causas de la crisis global actual, además de cuestionar el supuesto de que la democracia liberal es la mejor forma de gobierno
SERGIO MUÑOZ BATA
Persona leyendo
3 1a

Descubrir las falencias de la democracia liberal en Estados Unidos no es difícil. Basta asomarse a cualquiera de los debates pendientes en el Congreso estadounidense para percatarse de que las virtudes del sistema democrático, su apertura, su ánimo participativo, su transparencia generan, por su propia naturaleza, la confrontación, la discordia, la diversidad y acusaciones argumentativas que en la práctica obligan a los políticos a pensar a corto plazo, dificultan los consensos y conducen a la parálisis y al estancamiento político.

En Estados Unidos, la temática del desacuerdo es larga y tediosa y entre los dos partidos hegemónicos en el país lo usual es el desencuentro. Pero no vaya usted a pensar que la parálisis de la democracia liberal solo afecta a Estados Unidos. Aunque con variantes y en distintos grados, el desequilibrio es el común denominador de los sistemas actuales de gobernanza en todo el mundo. Y como el expresidente de México, Ernesto Zedillo ha observado, en el contexto internacional tampoco priva el acuerdo, la coordinación o la cooperación. Poco se ha avanzado con los compromisos adquiridos en la Declaración del Milenio, en el cumplimiento del Tratado de Kioto, en la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio y hasta ahora, el balance de los logros del G 20 es pobre.

En China, por otro lado, lograr consensos no es difícil porque las decisiones políticas y económicas importantes las toman un reducido grupo de líderes capaces y con la autoridad suficiente para elaborar planes a largo plazo pensando en el bien común. El gravísimo problema en China es el abismal déficit democrático, la ausencia de mecanismos de rendición de cuentas y la falta de transparencia de la cosa pública que conduce, entre otras cosas, a la corrupción de los nuevos mandarines.

Estas son algunas de las ideas que analizan Nicolás Berggruen, Presidente del Nicolás Berggruen Institute, y Nathan Gardels, director de New Perspectives Quarterly y de Global View Point, en Gobernanza inteligente para el siglo XXI, una vía intermedia entre Occidente y Oriente, un libro que aventura un diagnóstico de la enfermedad y ofrece una vía alternativa para su tratamiento. El trabajo de los autores ha sido recompensado por los editores del Financial Times que lo han seleccionado como uno de los mejores libros publicados en 2012. También ha sido celebrado por exjefes de Estado como Felipe González, Fernando Henrique Cardoso y Ernesto Zedillo y por el presidente de Google, Eric Schmidt, entre otros.

Para mí, la mayor virtud del libro es sin duda su atrevimiento al cuestionar el supuesto de que la democracia liberal es la mejor forma de gobernar y sugerir que tanto oriente como occidente podrían aprender mucho el uno del otro si en vez de la competencia y la confrontación optaran por la cooperación. "La cuestión central hoy día", dicen los autores, "es de qué forma la unidad de propósito y la capacidad institucional de pensar a largo plazo que generalmente se asocia con las autocracias puede equilibrarse con la transparencia del sistema democrático, para que la gobernanza sea transparente, responsable e inclusiva".

Es decir, admitir abiertamente, como escribe el expresidente del Gobierno de España, Felipe González, en uno de los prólogos a la edición en español que "el fenómeno de la globalización, plantea nuevas exigencias para una "gobernanza" que desborda los límites del estado nación y altera las relaciones de poder antes simplificadas en dos bloques ideológicos antagónicos, cuya hegemonía estaba en manos de dos grandes potencias: Estados Unidos y la URSS". Considerando al mismo tiempo, como apunta el expresidente de Brasil, Fernando H. Cardoso que "en la globalización, uno de los grandes retos de la democracia en este mundo nuevo consiste en acompasar las instituciones con una sociedad que va más de prisa y que quiere participar en la toma de decisiones".

Lo que el libro propone es un mapa para construir la primera civilización global en la historia que armonice la sabiduría de Occidente con la de Oriente porque a pesar del innegable progreso de la humanidad en los últimos 5.000 años, ningún sistema de gobernanza ha podido construir una sociedad que funcione para todos. Persisten la pobreza, la desigualdad y el analfabetismo; el armamentismo nuclear y no nuclear sigue en aumento; el equilibrio ecológico del planeta está en crisis.

Por otro lado la revolución tecnológica ha creado nuevos protagonistas que reclaman su lugar en la toma de decisiones aunque, paradójicamente, "cuanto más veloz, rica, conectada y compleja se ha hecho nuestra civilización tecnológica y científica, menos inteligente ha resultado nuestra gobernanza".

El gran reto que Berggruen y Gardels lanzan al mundo es asumir el objetivo de la gobernanza inteligente para encontrar "un equilibrio armónico en los asuntos humanos -entre responsabilidad y elección individual, comunidad e individuo, libertad y estabilidad, bienestar y consumo, humanidad y naturaleza, presente y futuro-, basándose en la sabiduría de lo que mejor ha funcionado frente a las circunstancias del momento". Ellos saben que no hay solución mágica a los problemas del mundo pero también saben que hay mucho que aprender tanto de la resistencia milenaria de la civilización institucional china como del momento breve y luminoso de la democracia liberal. ¿Seremos capaces de asumir el reto?

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas