CARACAS, domingo 20 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Economía | 09/01/2013
País en coma inducido
Analistas en materia económica aseguran que la enfermedad de Chávez y la falta de información oficial sobre su verdadero estado de salud está paralizando grandes decisiones económicas en Venezuela, como ajuste monetario o la revisión del control de precios
Empresas
2 0a

La situación que vive Venezuela por el estado de salud del presidente Hugo Chávez, que lleva un mes en Cuba luchando contra un cáncer, está paralizando "importantes" decisiones económicas como un ajuste monetario o una revisión del control de precios, según analistas consultados por Efe.

"No cabe duda que con la situación de salud del presidente se han retrasado muchas medidas importantes, una de ellas, sin lugar a dudas, el ajuste del tipo de cambio, que es simplemente insostenible", dijo a Efe el economista y profesor de la escuela de negocios IESA José Manuel Puente.

La devaluación, que según el ministro de Finanzas, Jorge Giordani, no anticipa "ni la reina de Inglaterra", llegó a Venezuela puntualmente en enero de 2010 y de 2011, pero no del pasado 2012, año de elecciones presidenciales ni, por el momento, de este 2013.

Bajo un sistema de control desde 2003, el cambio oficial en Venezuela pasó en 2010 de 2,15 a una doble tasa de 2,6 y 4,30 (una devaluación del 20 % y 100 %) y en 2011 quedó fijado en la actual tasa única de 4,30.

Esta decisión ha dejado congelado por dos años el tipo de cambio, con la salvedad de las transacciones del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), que permite a importadores y personas naturales obtener dólares a una tasa superior a la controlada con la compraventa de papeles públicos.

El cuello de embudo que supone el control de cambio ante las necesidades de empresarios y ciudadanos y la actual apreciación oficial del bolívar hace que a, día de hoy, conseguir un dólar en el innombrable mercado negro pueda costar hasta cinco veces más.

Para Puente, hay actualmente cuatro desequilibrios económicos que piden a gritos una devaluación en el país: el sobrevalorado mercado negro, el "boom de importaciones" del 2012, los problemas con la liquidez de reservas del Banco Central de Venezuela (BCV) y el alto déficit fiscal del Gobierno.

Citando cifras preliminares del BCV, el profesor del IESA asegura que Venezuela triplicó su volumen normal de importaciones en 2012 al llegar a 52.000 millones de dólares, "el más alto de toda su historia", y se registró "una apreciación muy fuerte del tipo de cambio".

El nivel de reservas operativas del BCV, continúa Puente, se encuentra entre el 12 y 15 % de sus reservas totales con "problemas para atender la demanda de divisas", mientras el Gobierno esperaba cerrar el año en un déficit fiscal entorno al 8 % del PIB.

"La enfermedad presidencial tiene paralizada la toma de decisiones, que no se van a tomar todavía hasta que no se clarifique el cuadro político porque una devaluación es algo que deber decidir el presidente de la República", apunta, por su parte, el economista y exgerente del BCV José Guerra.

El economista asegura que tanto el ministerio de Finanzas como el BCV "están de acuerdo en que hay que devaluar el tipo de cambio oficial" aunque difieren en cómo hacerlo, según informes de los entes a los que tuvo acceso.

Mientras el ministerio apostaría por mantener la tasa de 4,30 para alimentos y medicamentos y elevarla para el resto de rubros "hasta un 70 %", el BCV abogaría por "eliminar el tipo de cambio más devaluado" para tener más ingresos fiscales, cambiando también el funcionamiento del Sitme de bonos a dinero líquido.

Además del ajuste monetario, Guerra también señala los problemas de escasez en los supermercados del país que, según el último reporte del BCV, es del orden del 15 % y que se centra en productos básicos como el azúcar, el aceite o la harina.

"Ciertamente el problema del desabastecimiento se está agudizando. Eso está llevando a un tema de escasez de cierta importancia que ya está causando preocupación", apuntó.

Guerra señaló que el Gobierno debe corregir precios rezagados desde hace cuatro años como el atún o las sardinas, o desde hace dos años, como los quesos.

El problema de la escasez retroalimenta también la inflación nacional, que cerró preliminarmente en un 19,9 % en 2012, siendo una de las mayores de América Latina pese a su reducción con respecto al 27,6 % de 2011.

"El 2013 va a ser un año menos bueno en términos económicos, un año de crecimiento más moderado, de inflación más alta asociado al ajuste cambiario que, inevitablemente, debe hacer el gobierno", concluye Puente.

Venezuela cerró 2012 con un crecimiento del 5,5 %, por encima de la meta del 5 % estimada en el presupuesto y superior al 4,2 % del ejercicio 2011.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas