CARACAS, miércoles 23 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Tecnología | 07/12/2012
Jugando su libertad
Miembros de la Unión Internacional de Telecomunicaciones decidirán reformas a las reglas de la red. La cumbre que se celebrará el próximo 14 de diciembre pondrá sobre la mesa el tema de las restricciones a los cibernautas
WILLIAM PEÑA
Censura
0 0a

La lucha entre poderes y la búsqueda de beneficios para sus innovadores por un lado (Estados Unidos, Canadá, entre otros) y, por el otro, (Rusia, Uzbekistán, entre otros,) el intento de control por parte de algunos Estados del fenómeno de Internet en sus respectivos países, para limitar la libertad de expresión, entre otras, han puesto sobre la mesa de la Cumbre de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que se celebra en Dubái hasta el próximo 14 de diciembre, la posibilidad de regular a la red y de que las comunicaciones conocidas hasta hoy, que permiten una mayor libertad para conectar al mundo, puedan comenzar a revivir los tiempos de la prehistoria.

Y es que, en nombre de muchas cosas, por ejemplo, los Estados Unidos y Canadá buscan que una nueva regulación de las telecomunicaciones no se dé en este momento, pues consideran que ello podría limitar la fluidez de las comunicaciones y complicar el panorama de desarrollo emprendido hace un par de décadas. Pero en ese mismo ambiente, la dupla, que es secundada por otros países occidentales, también considera que las nuevas regulaciones, en caso de que se aprueben, sean aplicadas a los operadores de redes, es decir al sector de las telecomunicaciones de forma directa, buscando con ello que sus imperios tecnológicos, entre ellos Google, Facebook, Twitter, puedan seguir liderando la red.

Del otro lado están los extremistas, que buscan a través de una nueva regulación de las telecomunicaciones, que no se lleva a cabo desde hace 25 años (1988), cuando Internet y el boom de las tecnologías ni siquiera se asomaba, que la posibilidad de controlar a la red quede en poder de los Estados directamente y no de la UIT, con la intención, por supuesto, de ejercer un mayor control y con aprobación de muchas de las decisiones que hoy día toman pero que reciben condena mundial.

Por allá, arrinconados, pero activos en las redes desde hace tiempo, están los ciudadanos, los que habitan Internet y que, hoy día, sienten cómo la red, que hasta ahora ha sido libre, ya comienza a molestar a muchos y, por supuesto, ven la posibilidad de que ésta, más temprano que tarde, termine engullida por la decisión de unos pocos, con mucho poder (los 193 países con sus delegaciones no componen al 0,000001% de los habitantes del mundo) que hasta dentro de una semana deliberarán sobre las posibilidades de regularla, bien para permitir mayor restricción por Estados que buscan dominarla o para complacer a otros que están mirando su propio beneficio comercial.

En Dubái, el epicentro de todo el debate, muchas cosas pueden pasar, entre ellas la posibilidad de que la red deje de ser tan libre como hasta ahora, pero también es probable que se aprueben medidas y se tomen decisiones con respecto al avance de los países del tercer mundo hacia una consolidación digital, muchos de ellos en la sombra de la evolución.

Y es que una propuesta aprobada a favor del avance del mundo oscuro hacia el mundo digital podría tapar la decisión de limitar los contenidos o la libertad de Internet conocida hasta hoy.

El señuelo del ataque a la vida digital transparente, a la persecución de las web con pornografía infantil, entre otras muchas lamentables realidades, podrían permitir que los Estados extremos logren que la censura en la red se permita muy pronto, lo que podría generar un retroceso de grandes magnitudes para la libertad, pues muchas cosas que pasan en el mundo, son difundidas gracias a la red.

Y es que, puntos como que los Gobiernos invadan la regulación de la red y el contenido que circula en Internet , lo que la gente dice y busca, se dejaron ver en las propuestas previas. «La tarea es conseguir un equilibrio. Si seguimos el camino de la regulación dura, destrozaremos todo lo que es bueno de Internet, la creatividad que da vida a nuevas ideas y nuevos movimientos. Pero no podemos tampoco dejar el ciberespacio abierto a los criminales y terroristas que amenazan nuestra seguridad y prosperidad», decía en 2011 en Budapest, en un encuentro de la UIT, David Cameron, primer ministro británico, quien lleva una propuesta de regulación basada en la no intervención.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas