CARACAS, sábado 29 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 05/12/2012
Almas desacreditadas
Dígame esas pobres señoras y señores que ejecutan órdenes y caprichos que a muchos les lucen injustos. En algún rinconcito de la conciencia debe oírse una vocecita muda que dice no, no puede ser
MARISA IZATURRI
Presos Políticos
0 0a

La gente común suele expresarse negativamente de quienes prosperan con el proceso actual, personajes de trayectoria anterior desconocida u opaca que ocupan altas (y no tan altas) posiciones, de quienes se dice que se aprovechan lucrativa y ostentosamente del proceso desempeñando uno o más cargos, muchas veces sin experiencia o sin conocimiento. Y también mencionan a los que hacen negocios fabulosos y transacciones dudosas cuyo resultado solo los beneficiarios conocen.

La verdad es que son bien malucos esos criticones. Hay que ver la angustia que deben padecer esos sujetos ante la posibilidad de enterarse de la pérdida de sus posiciones (y posesiones) durante algún "encadenamiento". Eso estimula a cualquiera a tratar de obtener todo lo que se pueda en el menor tiempo posible, por aquello de que "hoy estamos aquí y mañana no sabemos", así que hay que actuar con mucho tino, cuidando de no molestar en lo más mínimo al pranpietario de esta colonia no sea que, en un arranque de esos...

Dígame esas pobres señoras y señores que ejecutan órdenes y caprichos que a muchos les lucen injustos. En algún rinconcito de la conciencia debe oírse una vocecita muda que dice no, no puede ser. Para no extenderse demasiado con los "políticos presos" por ejemplo, bástales recordar a una juez que, por actuar legalmente pero en contra del anhelo del pranpietario mayor, fue "privada de libertad" y condenada a cárcel, humillaciones y tortura sin ninguna contemplación. Ay, esa es una advertencia para ellas y ellos.

Algo que también puede pasarles. Mejor ponerse más fiera para ganar más puntos. Alguna dosis de inseguridad produce. Pero no la inseguridad que padece la no-ciudadanía, ahora que tenemos nuevas clases de ciudadanía, la que está sujeta a los desmanes de la delincuencia y de la (in)justicia.

Esa no porque mientras estén favorecidos por la gracia suprema su (in)seguridad está protegida por personal entrenado debidamente. Es la incertidumbre íntima que no puede disimularse, la que te lleva a la sumisión y a la exaltación de quien te mantiene en la posición que ocupas, la que se delata hasta en la metamorfosis del físico, el lenguaje corporal, por lo menos es lo que se ve en las fotos o en la televisión. Uno de los políticos de antes decía que ni la tos ni la riqueza súbita pueden disimularse.

Tampoco puede simularse lo que no se tiene. ¿Cómo hace uno para dar a otros la felicidad, el amor, la integridad, la seguridad, la moral que no hay dentro de sí? Seguro que eso molesta un poco. Sobre todo cuando venimos de un pueblo abierto, franco y sencillo.

Comprenda, vamos. ¿Ud. cree que es muy sabroso andar con la cara amarrada, insultando, descalificando, ofendiendo todo el tiempo y, encima, temer? Es probable que reclame un esfuerzo físico, mental y espiritual adverso cuyo producto hay que descargar sobre quienes son considerados "enemigos". ¿Cómo hago? No puedo darte la paz ni la transparencia ni la confianza que no tengo. De ahí el gesto adusto, la amenaza, el desprecio, la mirada dura, el vocabulario procaz, la exageración en el comportamiento. Es lo que doy porque es lo que tengo.

Piense. Lo recomendable es A) Reflexionar, tener compasión, dejar de andar arruinando la reputación de esas almas tan desacreditadas, considerar que hasta podrían aprovechar la oportunidad de actuar como ciudadanos libres, capaces de responder por sus actos, sean cuales fueren éstos, pagar sus deudas con la sociedad y reivindicarse.

B) No desaprovechar ningún resquicio por estrecho que sea de, por lo menos, expresar la opinión nuestra y votar por el futuro de libertad, de prosperidad, de justicia y de respeto que anhelamos...

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas