CARACAS, martes 21 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Tecnología | 25/11/2012
El gobierno de Internet
Del 3 al 14 de diciembre será la Conferencia Mundial sobre Telecomunicaciones Internacionales y vistas las posibilidades políticas y económicas de la red demostradas estos años, hay temores reales de que estén en riesgo la apertura y la libertad de Internet
LUIS CARLOS DÍAZ
WCIT
0 0a

Dos discusiones paralelas para alimentar la hoguera de hoy: ¿quién y cómo gobernará Internet? y ¿qué posición lleva Venezuela al debate? En 2005 fue la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, y se celebró en noviembre en Túnez, en medio de protestas que rindieron frutos recientemente con la caída de su gobierno.

En ese momento la situación de Internet era bastante distinta, no tenía tantos usuarios, no se hablaba de redes sociales, los políticos no tenían Twitter para fingir modernidad ni el terreno digital le dolía a tanta gente. Sin embargo hubo representación de 170 países en sus más de 19 mil participantes.

La periodista y activista Sally Burch estuvo en esa Cumbre como algo más que reportera. Entre sus conclusiones anotó: "el avance más destacado se registró en el tema de gobierno de Internet, que vaticina una modesta pero notable apertura hacia una mayor participación multilateral y multisectorial, en un dominio controlado casi exclusivamente por las corporaciones y el gobierno estadounidense".

Pasaron 7 años y la mayoría de las plataformas que utilizamos (Google, Facebook, Twitter, servidores de Amazon) pertenecen a corporaciones y las controla el gobierno estadounidense. La ligera diferencia a nuestro favor es que no siempre están de acuerdo.

Otra de las decisiones de 2005 fue crear un Foro sobre el Gobierno de Internet específicamente, con participación de gobiernos, empresas y sociedad civil. Aunque la tarea se le designó a la ONU, la discusión ha pasado de largo, aunque en la web pareciera erróneamente que el control lo tienen los usuarios.

CONTROL VERSUS LIBERTAD
Un problema base para gobernar Internet se divide en una premisa y una constante.

Premisa: Internet es una plataforma de comunicación abierta, libre, ¿trans?, ¿post? nacional, que impulsa el desarrollo de la sociedad del conocimiento. Constante: los gobiernos quieren controlar Internet, las empresas quieren controlar Internet, los ciudadanos-usuarios quisieran controlar a sus gobiernos y a las empresas.

Con eso en la mesa llegamos a Dubai 2012. Del 3 al 14 de diciembre será la World Conference on International Telecommunications (WCIT-12) y vistas las posibilidades políticas y económicas de la red demostradas estos años, hay temores reales de que estén en riesgo la apertura y la libertad de Internet.

Allí se revisará y se propondrán modificaciones al Reglamento de Telecomunicaciones Internacionales (ITR), el documento marco que está vigente de 1988. Le pasa como los pensa universitarios, que se quedan rezagados.

Uno de los problemas del WCIT-12 es que su proceso de consulta y discusión previa a la agenda de diciembre ha sido opaco. Apenas abrieron un buzón electrónico para recibir propuestas, que es lo que hacen los políticos cuando desean parecer modernos: usar tecnología de 1995.

El evento está organizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), quienes además de la mala fe por mantener el secretismo en medio de las expectativas, han pasado episodios de fugas de información que han generado malestar.

QUIÉN TIENE LA LLAVE
Esta semana el investigador Alejandro Pisanty, presidente del capítulo mexicano de la Internet Society, comentaba en un foro que las propuestas en la mesa van por el orden de cederle a la ITU el control de Internet como un ente superior a los países, el otro es darle más poder a los estados sobre el control de conexiones y contenidos en sus países, y por otra parte están las empresas como los consorcios europeos que buscan diversificar el cobro de tarifas por servicios de interconexión, lo que entraría en conflicto con la neutralidad de Internet.

La discusión es compleja porque se trata de administrar un nuevo espacio como la tierra, el aire o las aguas territoriales, con nuevos criterios. Darle a la ITU el poder sería un exceso pero dejárselo a los gobiernos de los distintos países terminaría fracturando la horizontalidad de Internet según los intereses nacionales y fabricaría archipiélagos de conectividad no globalizada.

Sería como los modelos controlados que tienen China, Irán y también intentaron imponer en Estados Unidos con las luchas antipiratería. Dejarlo en manos de las empresas terminaría en una Internet de distintas capas con servicios pre- mium para quienes puedan pagarlos y conexiones pobres para los pobres.

Por lo tanto, si en la WCIT-12 no hay acuerdos claros o un grupo domina sobre otro, el resultado podría ser tiránico y acabar con la www como la estamos empezando a conocer. Piensen todos los cambios logrados en apenas 20 años de existencia.

LA DISCUSIÓN CRIOLLA
La pregunta que no hemos podido responder en la última semana de pesquisas es quiénes irán en representación de Venezuela a la reunión de Dubai. ¿Le toca al CNTI, al MINCI, a Conatel o al Ministerio de Ciencia y Tecnologías pronunciarse? ¿Irán todos juntos? Recordemos que en Venezuela más del 90% de las conexiones de cable a Internet pasan por Cantv, que es una empresa del Estado.

Además, se desconocen las posiciones públicas del gobierno venezolano respecto a Internet, porque tienden a ser contradictorias. Por ejemplo, en 2009 decretaron que la conectividad y la actualización tecnológica eran gastos suntuarios que ameritaban recortes (decreto 6649), luego han hecho inversiones en computadoras para niños escolarizados, pero la conectividad en escuelas no avanza con el mismo ímpetu.

Por otro lado las aprobaciones cambiarias para telecomunicaciones no son prioritarias, lo que nos ha rezagado en banda ancha, y se le suma que la reforma de la Ley de Telecomunicaciones hecha en diciembre de 2010 no respetó los canales de consulta pública y democracia participativa ofrecidos por la revolución.

Las posturas más extrañas ocurrieron en el marco de la CEPAL, durante las reuniones del Observatorio Regional de Banda Ancha, del que Venezuela no es miembro pero sí asistió a unas reuniones. De todos los países de la región, sólo Venezuela y Cuba se opusieron a un modelo mixto de desarrollo de interconectividad en el que participara la empresa privada junto con el Estado. Querían todo en manos del Gobierno, como propone el modelo de hegemonía comunicacional. Así las cosas: la discusión en Dubai estará muy interesante, aunque nuestra representación nacional aún no defina qué lugar jugará en las alineaciones.

 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas