CARACAS, lunes 22 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
GENTE | 12/11/2012
Qué bonita vecindad
Paula Broadwell, la amante de ex director de la CIA, David Petraeus, vive a pocas cuadras de Rielle Hunter, la mujer cuyo "affaire" con John Edwards sepultó las aspiraciones del candidato demócrata a la vicepresidencia de EEUU
David Petraeus
0 0a

El mundo es un pañuelo: Paula Broadwell, la amante del general David Petraeus, vive a pocas cuadras de Rielle Hunter, la mujer cuyo "affaire" con John Edwards sepultó las aspiraciones del candidato demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos.

El vecindario se llama Dilworth, es un barrio bien de Charlotte, Carolina del Norte, sacudido ahora por escándalos nacionales que han eliminado de un plumazo aspiraciones a la presidencia del país.

Edwards, senador demócrata, se retiró en 2008 de la carrera por la Casa Blanca cuando el National Enquirer, un tabloide de los que se venden en el supermercado, lo "cazó" con Hunter. La imagen del político quedó destruida al conocerse que había tenido una relación extraconyugal cuando su esposa estaba enferma de cáncer.

Petraeus, por su parte, general multi-condecorado que comandó la guerra en Irak y guió las tropas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán, fue descubierto por un lío de correos electrónicos amenazantes mandados por Broadwell a otra mujer. Tras 38 años de matrimonio el jefe de la CIA renunció el pasado viernes a un cargo que habría podido llevarlo a candidatearse a la Casa Blanca en 2016. 

La ex amante de Petraeus vive a dos kilómetros de Hunter, en una casa un poco más al norte en la East Boulevard. Las dos mujeres tienen hijos pequeños. Hunter tuvo una hija de Edwards, quien tras negar la paternidad en un primer momento acabó reconociéndola. "¿Se habrán encontrado alguna vez en Starbucks o en la pizzería del barrio?", se preguntó el DailyBeast ante la curiosa coincidencia.

No hay nada como un escándalo sexual para poner a Washington en estado de frenesí: mientras el Congreso y los medios estadounidenses discuten sobre el futuro de Petraeus, y sobre si la seguridad nacional se vio comprometida, poco se interrogan sobre el destino de Broadwell.

Los hombres de poder reaparecen a menudo íntegros después de la tormenta, pero para las mujeres suele ser más difícil. Bill Clinton, ex presidente que corrió el riesgo de un "impeachment" por el "sexgate" con Monica Lewinsky, hoy en día es más popular que nunca, mientras la célebre becaria no logra encontrar trabajo pese a un diploma en la London School of Economics. La misma Hunter acabó en el olvido tras haber publicado un libro de memorias.

Megan Marshack, la madre de todas "las otras" mujeres, jamás volvió a trabajar en la radio después de que en 1979 el senador Nelson Rockefeller fuese encontrado muerto en su cama.

Unica excepción del auge y caída de las mujeres que han acabado con carreras prometedoras es, según The Washington Post, Donna Rice: la mujer que en 1988 provocó el adiós a la política del demócrata Gary Hurt, salió más o menos incólume del escándalo. Tras una larga odisea se convirtió en presidenta del grupo antipornografía Enough is Enough, además de haber producido una serie de documentales sobre seguridad en Internet para adolescentes.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas