CARACAS, viernes 28 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
REPORTAJES | 03/09/2012 | 1 Comentarios
Las falsas promesas
Hace 5 años el Gobierno mencionó un plan nacional que contemplaba la inversión de 20 mil millones de dólares para el ámbito petroquímico, pero basta con analizar la situación actual del complejo Ana María Campos para observar el desastre del sector
HELIODORO QUINTERO
Petroquímica
6 1a

¿Cuántas veces no hemos escuchado al Presidente de la República decir en sus interminables cadenas de radio y televisión que Venezuela será una potencia petroquímica? ¿Cuántas veces no le hemos escuchado al inquilino de Miraflores sobre los innumerables planes diseñados por su administración para colocar a este sector de nuestra economía en el plano internacional, basado en la geopolítica de Venezuela? ¿Cuánto tiempo más debemos esperar para ver esa realidad? No lo sabemos.

Lo que sí estamos seguros es que en este régimen, no podremos ver realizados estos planes. Hace ya casi 5 años, la revolución bolivariana hizo mención de un ambicioso plan nacional que contemplaba la inversión de 20 mil millones de dólares para el sector petroquímico, con fecha de culminación año 2013.

Según lo dicho por el propio mandatario nacional, dicha inversión representaría el más grande esfuerzo de país alguno de América Latina en esta industria, que se alcanzaría gracias a nuestro potencial en materia de reservas de gas. De igual forma, se anunció que en ese mismo lapso, Venezuela se consolidaría como el principal productor de fertilizantes, plásticos y polímeros en la región.

Bastaría con analizar la situación actual del complejo petroquímico Ana María Campos para darnos cuenta de lo distante que estamos de las metas de este plan. Este gobierno se ha caracterizado por ocultar información actualizada sobre las cifras de producción de la industria petrolera y petroquímica.

Con respecto a la industria petrolera, se miente permanentemente cuando se asegura que Venezuela produce 3 millones de barriles de petróleo diarios; de acuerdo con la información de la OPEP y la Agencia Internacional de Energía, es de 2,4 millones de barriles diarios, igualmente sucede con otros sectores, como el petroquímico. Las cifras de producción del Complejo Ana María Campos, son en todas las plantas, menos de la mitad de la producción de hace apenas 10 anos.

A partir del gas natural y la sal utilizados como materia prima en dicho complejo industrial, se desarrollan tres líneas de productos: 1.­ Los fertilizantes, que apoyan el desarrollo agrícola y las políticas de abastecimiento alimentario del país. 2.­ El cloro y la soda como insumos para la purificación del agua y múltiples usos industriales. 3.­ El Etileno y Propileno con una amplia gama de aplicaciones para la elaboración de los plásticos en sus más variadas formas. Por su parte, las plantas que operan en este complejo petroquímico son; Olefinas, Clorosoda, Vinilos y Amoniaco/ Urea. Veamos el gráfico 1.

De lo anterior se desprende que las plantas de dicho complejo petroquímico continúan produciendo a un poco más del 50% de su capacidad instalada como consecuencia directa del déficit de gas por el que se atraviesa.

Se observa un diferimiento de proyectos para la construcción de la nueva planta de olefinas del Complejo Ana María Campos. La disminución de la capacidad de producción de las líneas de plásticos y fertilizantes, no solo en éste, sino en el resto de los complejos petroquímicos del país.

Los resultados del año 2011 reflejan que Pequiven obtuvo ingresos operativos cercanos a los 4.500 millones de bolívares fuertes, pero sus costos y gastos ascendieron a más de BsF. 5.000 millones.

Además del subsidio a los fertilizantes, las autoridades de Pequiven reconocen en sus informes que el otro componente que determinó la pérdida operativa fue que la Petroquímica de Venezuela ha destinado gran parte de sus recursos a otros propósitos.

En el caso concreto de la producción de olefinas, plásticos y fertilizantes del complejo de Pequiven Ana María Campos, fue de aproximadamente 1.574.397 toneladas, cuando la cantidad programada era de aproximadamente 2.033.624 toneladas; vale decir, el ejercicio habría concluido con un saldo negativo de aproximadamente 459.227 toneladas ano 2011, lo cual no visualiza el descenso que se arrastra en los últimos 10 años.

La situación por la que atraviesa la industria petroquímica de Venezuela refleja que en los últimos 2 años se han materializado importantes despidos de personal y un desmejoramiento de los beneficios socio económicos de sus empleados.

Entonces, si Pequiven ni siquiera puede cumplir con los compromisos laborales adquiridos para con sus trabajadores, ¿cómo podría ser que el gobierno nacional vaya a invertir más de 20.000 millones de dólares en esa industria? Simplemente, no podrá ejecutar el plan de desarrollo del polo petroquímico nacional, ideado por el socialismo del siglo XXI.

Se ha estimado que la deuda actual de Pequiven con sus distintas empresas contratistas a nivel nacional asciende a más de 6.000 millones de dólares, es decir un equivalente al 30% aproximadamente del plan de inversiones que llevaría a cabo el gobierno nacional en la industria petroquímica desde su anuncio hace ya 4 años.

Pequiven, al igual que el resto de la administración pública, acumula un crecimiento de su deuda laboral conformada por; gastos de retenciones al personal por ser enterados en caja, acumulaciones de prestaciones sociales del personal activo por pagar y pensiones correspondientes a jubilaciones (ahora calculadas bajo el esquema de la nueva Ley del Trabajo), por lo cual su obligación laboral se traduce en una cifra muy difícil de ser honrada de estos trabajadores, más ilógico aún en los actuales momentos de precios elevados de la energía.

La crisis también se ha trasladado a la industria química nacional, principalmente por el injustificado retraso en la entrega de divisas a las distintas empresas de este ramo.

En promedio, este retraso se ubica alrededor de 6 meses, lo cual ha obligado a la mayoría de estas empresas a producir con sus propios inventarios y comenzar un acelerado proceso de descapitalización que eventualmente se traducirá en su cierre definitivo.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas