CARACAS, martes 30 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 05/06/2012
Jóvenes chavistas
Liberémonos, ante todo, de la tonta idea de que existe una juventud chavista, parecida siquiera a lo que fue aquí en la juventud comunista, en la Unión Soviética el Komsomol o en la Alemania nazi, la juventud hitleriana. Aquí solo hay chavistas, sin distingo de clase, género, de edad o procedencia social o regional
OSWALDO BARRETO
Juventud chavista
0 0a

Bien que nunca nos hemos topado con alguien al que se le haya ocurrido indagar, desde cualquier perspectiva y con cualquier método, sobre esta cuestión, estamos conscientes también de que no hay en este país persona alguna que no se sienta en capacidad de darle cabal respuesta. Aparente aporía o paradoja (¡tener lista la respuesta para lo que nunca nos hemos preguntado!), que, no obstante, se construye siempre sobre los mismos prejuicios lógicos o presupuestos sociales que gozan de consenso entre nosotros.

CERTEZAS LIMINARES
Liberémonos, ante todo, de la tonta idea de que existe una juventud chavista, parecida siquiera a lo que fue aquí en la juventud comunista, en la Unión Soviética el Komsomol o en la Alemania nazi, la juventud hitleriana. Aquí solo hay chavistas, sin distingo de clase, género, de edad o procedencia social o regional.

Recordemos, luego, lo que todos sabemos, los chavistas siguen a Chávez por emoción, por sus propiedades carismáticas, esa fuerza de atracción que ejercen algunas elegidos para que los seres que lo rodean lo sigan para donde él quiera conducirlos. Los jóvenes chavistas piensan, entonces, al igual que todos los chavistas, como piensa Chávez Y todos sabemos lo que piensa Chávez a cada instante.

Así, sin muchos melindres, digamos ­con la sencillez y la franquea que él tiene­ que aquí los jóvenes chavistas, como todos los chavistas, lo siguen en su lucha contra el capitalismo, ese sistema que, sin saber muy bien lo que es, es el único en el que hemos vivido, y además está ahora en crisis y, a juzgar por lo que está pasando en Europa, está en crisis terminal. Y también piensa Chávez sobre el socialismo, ese otro sistema que es lo que él ha encontrado, no solo no o se ha preocupado por saber cuál es el sistema de vida y el régimen político que más beneficios le ha traído a la gente (mejor nivel de vida, mayor seguridad y sosiego), sino que es también lo que él ha encontrado en los otros objetos de la fe que siempre ha tenido: Jesús Cristo y Simón Bolívar.

Así que, dejémonos de tonterías: por chavistas, por cristianos y por bolivarianos, los jóvenes venezolanos piensan como piensa el Presidente Hugo Chávez


CRISIS DE CONCIENCIA
Que esta apreciación se corresponda con lo que hemos vivido a lo largo de estas dos décadas del proceso chavista o que haya sido el fruto, como lo hemos dicho de una manera de ver las cosas prejuiciada o basada en presupuestos, puede ser objeto también de discusión. Pero no es para iniciarla ahora que hemos decidido escribir este texto, sino por que nos he- mos encontrado con cambios fácilmente perceptibles en la situación que hoy viven los jóvenes chavistas ­de quienes expondremos de inmediato qué razones tenemos para considerarlos unas categoría social y política perfectamente definida, al igual que aquellas otras organizaciones de jóvenes a los que aludimos anteriormente.

Si, pensamos que hay centenares de miles de personas entre los seguidores de Chávez que tienen una manera de pensar (concepción de la política y de los diversos regímenes políticos, por supuesto, pero también eso que ampulosamente se llama "concepción del mundo") que la han ido formando a lo largo de estos veinte años en que, ciertamente, han estado bajo la influencia determinante de la manera de pensar de Chávez.

Cohortes de chavistas, entonces, que se diferencian de todas las otras que pueden existir dentro del chavismo porque han llegado a este movimiento o han entrado a formar parte de lo que alguien ha llamado la comunidad carismática de un jefe, sin haber formado parte de otras comunidades políticas, partidos, agrupaciones, etc.

 Y pensamos que lo de específico, lo que los singulariza en conjunto y los identifican es que se hallan, por razones distintas, en la necesidad de cortar con lo que ha sido la fuente primordial, si acaso no la única, de donde brotaban sus distintas maneras de pensar. Hablamos, por supuesto, del hecho de que es real la posibilidad de que Chávez deje de ser el guía supremo y único mentor que estas personas en formación han encontrado. Y hablamos de que, correlativamente, ha aparecido también la posibilidad real de que, desaparecida la figura de Chávez como mediación única entre ellos y todos los problemas de la vida, ahora se encuentren la necesidad de enfrentar esos problemas directamente.

Sé de esta nueva situación que viven los jóvenes chavistas no por deducción como suele hacerse en zoobiología política, sino por la experiencia que desde hace ya algunos meses hemos podido vivir cuantos nos ocupamos de analizar lo que en política ocurre en Venezuela. Sin declaración previa, sin previa convocación solemne, aparece entre los jóvenes la necesidad de dialogar.

Y, cosa que no ha ocurrido desde hace ya más de una década (período en que los jóvenes chavistas, aun los que nos son más cercanos, por razones de familia, de procedencia regional o de oficio, se mostraban cautelosos del diálogo para preservar precisamente la cercanía que mutuamente compartíamos), ahora hay jóvenes chavistas que se acercan a quienes no somos ni jóvenes ni chavistas, para indagar sobre lo que nosotros pensamos.

Sobre lo que pensamos, no ya del arte o del mal tiempo, ­cosas en torno a las cuales siempre es posible dialogar­, sino abierta, franca y provocadoramente, de lo que pensamos sobre el socialismo y las formas de llegar a él, sobre el capitalismo y sus crisis y sobre lo que podemos hacer para seguir teniendo esperanza. Y en este indagar sobre nuestras posiciones y maneras de pensar, dejan ver las suyas.

Y hay, sin duda un esfuerzo de los jóvenes chavistas por pensar con sus propias cabezas y desde sus propias necesidades. Asunto que nos compete a todos, y que por tanto nos obliga ventilarlo de nuevo en Coordenadas.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas