CARACAS, martes 29 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 07/03/2012
La otra cara del miedo
Los motorizados que pretenden acallar con disparos el fervor que ha despertado la candidatura de Capriles Radonski andan en patota, armados asustando con sus carnet de algún cuerpo policial a los de pensamiento distinto. Sin contar que muchos de ellos pertenecen a la nómina de algún ministerio
Motorizados
1 0a

Claro que asustan. Andan en patota, armados y casi todos portan carnet de un cuerpo policial. Y si eso no fuera suficiente, justifican su quince y último de cada mes en la nómina de algún ministerio y, de vez en cuando, arriesgan su pellejo en misiones arteras en favor de la revolución y si no, le quitan la paga.

Hablo desde luego de los motorizados que pretenden acallar con disparos el fervor que ha despertado la candidatura de Capriles Radonski. Como se ve, no se trata de un asunto de cojones y ovarios, sino de razonamientos, de propuestas políticas concretas y hasta del hastío que ha venido resintiendo la población a lo largo de estos 13 años de gobierno bolivariano.

Por supuesto, el viento no sopla a su favor. El líder único (tan único que incluso en su convalecencia no se atreve a designar un sucesor) no figura en la agenda de ese vasto movimiento que emergió en 1998 para enderezar los entuertos de la cuarta república y usted lo ve ahora reducido a fósil organización burocratizada, a aparato de trajinadores de oficio, a dirigentes que se dan la gran vida en sus nuevas casas, tan alejadas de la Catia y El Valle donde se criaron.

La revolución, amigos, desde hace años que dejó de ser la razón de sus existencias. Eso sí, se levantan en las mañanas y se calzan el disfraz de socialistas, de luchadores sociales, de periodistas emergentes y hasta de diputados que lloran por la gente que se acuesta sin haber probado un pedazo de pan.

Nada más con ver al señor Diosdado, con traje de marca que recuerda la adicción al lujo de Pedro Carreño, cualquier chavista de a pie y con un minuto de reflexión podría sacar una apurada conclusión: hermano, en esta vaina no hay ninguna revolución.

Entonces ¿por qué emergen con tanta virulencia por una visita de Capriles en una zona popular que electoralmente los ha favorecido? ¿Por qué no dejaron que esa misma gente ­que exhibe, según Hinterlaces, un vínculo mágico-emocional con el Presidente­ se ocupara de echarlos de sus calles? ¿Cuál es el temor de que un personaje que no le llega por los pies a la épica de Hugo Chávez atraviese una calle de Cotiza y le hable a la señora asomada en el portón?

Peor aún, ¿cómo es posible que el PSUV haya dejado que ese señor, quien aún se cree dirigente estudiantil de ULA, abandone sus funciones de ministro del Interior para decir semejante babiecada? ¿Con ese señor, que repite el eterno estribillo del imperio y la derecha es que van a ganar la gobernación de Táchira?

Verdad, amigo chavista ­sí, usted, que desea ver el país salir del agujero negro­ ¿que cayéndole a balazos a una marcha no se convence a nadie? ¿Dígame si no es cierto que la enfermedad del Presidente, la imposibilidad de oír su palabra orientadora, ha despertado a las jaurías dentro del PSUV?

¿Dígame si usted, cuando va en el Metro o hace la cola en el supermercado no escucha comentarios que no benefician a esos motorizados armados que han sustituido el debate ideológico por una Glock? Razón tenía ese señor Gandhi cuando pregonaba que "la violencia es el miedo a los ideales de los demás".


 

Notas anteriores en Opinión
Elecciones
23/07/2014
El castigo
Por eso, a la hora de sopesar este fenómeno de la abstención del domingo que alcanzó una cifra astronómica de más de los 6 millones de militantes inscritos, valdrá la pena examinar el clima de descontento que se anida en las filas del chavismo
Inseguridad
17/07/2014
La capital del miedo
De allí salen los motorizados con sus acompañantes prestos para asaltar a los parroquianos que aguardan el metrobús; o los más osados, que ejecutan el "golpe" del secuestro express y atracos a conductores distraídos en la cola de la autopista
Inseguridad
28/05/2014
Infierno venezolano
Una pesadilla cotidiana, de la cual están exceptuados los grandes personajes del Gobierno y sus familiares. Al resto de los venezolanos nos corresponde vivir la falta de agua, los atracos y largas colas para hacer mercado
Sebin
21/05/2014
Acosados
Hablemos del acoso oficialista, nueva arma para amedrentar que emplean los cuerpos policiales a los que piensan distinto. De este terrorismo policial no habló el lunes el presidente Maduro cuando perdió los estribos y pretendió acoquinar a David Smolansky
Detenidas
14/05/2014
El silencio feminista
¿Qué se necesitará para que mujeres periodistas que en los años anteriores a Chávez ejercieron un reporterismo activo de denuncia alcen sus voces y exijan al menos una investigación por los actos lascivos de policías y militares contra las jóvenes detenidas en los campamentos?
Delator
07/05/2014
El sapo está de vuelta
Los llaman soplones o sapos, y constituyen la escala más baja de los gobiernos que proceden a la sombra. En la Venezuela de Maduro, al ministro del Interior se le ocurrió la brillante idea de crear los "patriotas colaborantes", pagados desde luego con dinero de los venezolanos, por los servicios prestados
Protestas
30/04/2014
Niños
La infancia en el país corre un peligro de muerte, represión y adoctrinamiento por parte del Estado quien distribuye textos escolares donde el pluralismo y el respeto a las ideas han sido sustituidos por una suerte de libro en cuyas páginas se repite la imagen de Hugo Chávez Frías, "Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana" ¿Dónde está Dios?
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas