TAL CUAL LUNES 23 DE SEPTIEMBRE DE 2002

CIUDAD

Saber es salud
En Venezuela se aplica lo último en tratamiento contra la artritis reumatoide



Pacientes de toda Venezuela están siendo tratados desde el año pasado con la más avanzada terapia disponible en el mundo para combatir la artritis reumatoide. Aprobado por la FDA -máxima autoridad estadounidense de medicamentos- en 1999, Remicade es un agente biológico antirreumático que ha demostrado científicamente detener la progresión de esa enfermedad crónica, al tiempo que mejora sensiblemente la calidad de vida de quienes la padecen.

La efectividad de este nuevo recurso terapéutico se basa en que actúa sobre el Factor de Necrosis Tumoral Alfa, molécula clave en los procesos inmunitarios que estimula las citocinas proinflamatorias (mecanismo que genera inflamación) y constituye el enemigo número uno del paciente con artritis reumatoide. Una característica que le confirió inicialmente (1998) al medicamento el visto bueno de la FDA para su aplicación en los casos severos de la enfermedad de Crohn.

Teniendo como principio activo el Infliximab, el tratamiento ofrece un rápido alivio de los síntomas, en apenas 2 semanas y adicionalmente previene la destrucción de las articulaciones, característica de la artritis reumatoide. Esta indicación fue aprobada por la FDA en enero del 2001. Ello representa un avance importante con respecto no sólo a los estándares tradicionales de tratamiento, sino al desarrollo de otros productos de la industria farmacéutica mundial que aceleran sus versiones de terapias similares, aún sin aprobar por las autoridades científicas.

Las enfermedades reumáticas son uno de los grandes males que aquejan a la población venezolana. Según los datos del Centro Nacional de Enfermedades Reumáticas, alrededor del 15% de los venezolanos mayores de 15 años ha desarrollado alguna afección de este tipo. De las 150 tipologías existentes, las más comunes son la osteoartritis y la artritis reumatoide, además de ser las de mayor potencial discapacitante.

La artritis reumatoide es una perturbación articular de carácter autoinmune, ocurre de forma crónica, generalmente es persistente y progresiva. Se manifiesta con inflamación y dolor en las articulaciones que con el paso del tiempo genera la destrucción total de los huesos. De acuerdo con la información con que se cuenta hoy en día, la AR afecta alrededor del 1% de la población, con mayor incidencia en las mujeres, y se puede presentar entre los 35 y 40 años.

Descubriendo al enemigo

Explica Eduardo Urdaneta, director médico del laboratorio Schering-Plough, que "la causa de la artritis reumatoide no se conoce exactamente, es decir, no hay un agente específico que la provoque. Lo claro es que existe un desajuste del sistema inmunológico, y que es una enfermedad de curso clínico variable y de pronóstico no predecible".

La eficiencia y baja toxicidad del medicamento fueron demostradas en un estudio clínico implementado por el Instituto Kennedy de Reumatología en Londres. La investigación arrojó que la aplicación de Infliximab, asociado a metotrexato, un medicamento antirreumático -clásico en el tratamiento de la afección-, que inhibe la activación y reproducción de las células implicadas en el proceso inflamatorio y que dan lugar a la proliferación de citocinas, representa una novedosa estrategia terapéutica para los pacientes con AR.

A pesar de la efectividad de la terapia, según el Dr. Francisco Tapanes, reumatólogo del Hospital de Clínicas Caracas, "lamentablemente, no todos los pacientes son aptos para someterse a este innovador antirreumático". Es primordial realizar un examen general al enfermo y establecer un cuadro idóneo antes de aplicarlo, de acuerdo al protocolo médico del tratamiento.

El reumatólogo es el especialista indicado para el tratamiento de las enfermedades reumáticas. Dado que la artritis reumatoide es de curso clínico impredecible, es conveniente que los pacientes permanezcan en continua observación médica. La visita al reumatólogo resulta necesaria si se reciben los novedosos tratamientos, principalmente para detectar cualquier alteración en el enfermo, ajustar las dosis de medicamentos y garantizar la seguridad y efectividad de los mismos.

 
Envíele este
artículo a un amigo
Antes de marcar este
artículo presione aquí
Imprima
este artículo


inicio