TAL CUAL MIÉRCOLES 19 DE JUNIO DE 2002

CIUDAD

Telecomunicaciones
Telefonía rural, un buen negocio

Las empresas de celulares han encontrado un interesante nicho de mercado en lugares antes no penetradas por la telefonía tradicional. En estas zonas, las solicitudes abundan y el nivel de penetración es bastante bajo, por lo que el éxito está casi garantizado. Actualmente, existe una demanda potencial de dos millones de teléfonos fijos

William Nazaret, presidente de Digitel
Jonathan Freitas/TalCual
Carlos Urbino, vicepresidente de Ventas Estratégicas de Telcel
Las operadoras alegan que no hay separación en los montos, pues se invierte en toda la red celular, tanto para móviles como para fijos. Además, para ofrecer ambos servicios se utiliza la misma infraestructura

Hace dos años, un presente de Navidad cambió la rutina de un caserío en Barlovento. En el poblado, de no más de cinco viviendas y cuyos habitantes se dedican a la siembra y recolección de café, se escuchó por primera vez un repique telefónico. Una de las mujeres, al recibir el teléfono, tomó del brazo a William Nazaret, presidente de Digitel, y le hizo una petición: "Antes de irse, usted me tiene que enseñar cómo usar esto, yo nunca en mi vida he visto un teléfono, ábrame esa caja para ver que es lo que hay allí adentro". Luego de la explicación, más bien simbólica, Nazaret preguntó a la mujer qué iba a hacer con el aparato. "Mi único hijo vive en Cagua y sólo lo veo una vez al año, ahora lo llamaré".

El impacto familiar que tiene la telefonía fija inalámbrica en las áreas rurales es muy fuerte. "Súbitamente, la gente se encuentra comunicándose con sus seres queridos, en un país donde el correo no funciona y donde el pago de las tarifas celulares no está al alcance de todos", expresa Nazaret.

Es en noviembre de 1999, al finalizar el monopolio de CANTV, cuando el resto de las operadoras, específicamente Telcel y Digitel, deciden incursionar en la telefonía fija inalámbrica. Su ventaja con respecto a Cantv era evidente. "Al ofrecer este servicio con unas antenas, cubrimos mucho más terreno, pues no tenemos el costo del cableado", explica Carlos Urbino, vicepresidente de Ventas Estratégicas de Telcel. La Sierra de Curimagua, en Coro, fue uno de los primeros lugares a los que llegó la operadora 0414. "Allí, prácticamente todo el pueblo salió a darle la bienvenida a los teléfonos", comenta Urbino.

Digitel finalizó el 2001 con más de 35 mil líneas en las zonas rurales. "En cuanto a ventas hemos sobrepasado las cuotas establecidas por Conatel, lo que quiere decir que como negocio funciona. Además, en las regiones que hemos cubierto no tenemos competencia. Nuestras tarifas son muy módicas. Mientras el aparato de Digitel cuesta 40 mil bolívares, el de Telcel cuesta Bs.170 mil", explica Nazaret.

Urbino, por su parte, comenta que no han sentido competencia directa de la operadora 0412. "Digitel se ha concentrado en las áreas rurales de las grandes ciudades. Además, nuestra cobertura es bastante más amplia que la de ellos". Actualmente, Telcel tiene alrededor de 250 mil líneas fijas en todo el país y para finales de año la meta es llegar a los 400 mil usuarios. Sin embargo, a juicio de Urbino, existe un mercado potencial de 2 millones más de teléfonos fijos.

El tráfico de llamadas de la telefonía fija en las zonas rurales no es igual al de la ciudad. Urbino calcula que mientras un cliente en la capital habla alrededor de 1.000 minutos al mes, uno del interior habla 300 o 400 minutos mensuales.

Sobre la tecnología empleada en las zonas rurales, Telcel utilizó la infraestructura de CDMA que ya tenía instalada. La situación de Digitel es parecida. Nazaret explica que la infraestructura para la telefonía fija es la misma que se emplea en el servicio móvil. "Empleamos las mismas estaciones de radio, la misma red y la misma antena, incluso los aparatos que se utilizan en telefonía básica rural son los mismos aparatos móviles, la única diferencia es que están atados a la estación de la casa".

Tanto para Telcel como para Digitel es difícil precisar la inversión específica en el área de telefonía rural, pues esta cifra va de la mano con las inversiones en telefonía móvil.

  • Los inicios prodigiosos
    Los voceros de Telcel y Digitel comparten la idea de que la telefonía fija inalámbrica es una buena oportunidad de negocio, independientemente de que la gente hable cada vez menos por teléfono. La demanda es grande y el nivel de penetración bastante bajo. Cantv tiene alrededor de 2 millones de teléfonos fijos en una población de 23 millones de habitantes. Lo que representa 11% de penetración y un número importante de zonas desatendidas.

    Digitel incursionó en la telefonía rural antes que en la móvil. Esto fue en 1999, cuando ganaron la concesión que les permitió ofrecer telefonía fija inalámbrica a poblaciones de menos de 5 mil habitantes o áreas suburbanas donde Cantv no llegaba; entre ellas, Barlovento, Río Chico, Cabo Codera, Carayaca, El Sombrero (Aragua), y las áreas rurales de Guárico. Sobre los inicios de Telcel, Carlos Urbino explica las dos dificultades que tuvo que sortear la operadora para incursionar en la telefonía fija. "El contrato de interconexión con Cantv se retrasó mucho. La negociación duró casi nueve meses y esto nos impidió avanzar a la velocidad que queríamos". "Adicionalmente, nos costó mucho que la gente desligara el nombre de Telcel del aparato celular y que entendiera que estábamos ofreciendo telefonía fija, con tarifas al menos 10% más económicas que las de Cantv. Los usuarios creían que se trataba de un celular que no se podía mover", expresa Urbino.

    Con la telefonía fija inalámbrica, lugares aislados de toda comunicación están ahora conectados y, para sus habitantes, el arribo del teléfono ha sido sinónimo de la llegada del desarrollo al pueblo.

  •  
    Envíele este
    artículo a un amigo
    Antes de marcar este
    artículo presione aquí
    Imprima
    este artículo


    inicio