TAL CUAL LUNES 1 DE ABRIL DE 2002

CIUDAD

¡Peligro!
Exceso de vitaminas

El abuso de suplementos vitamínicos y minerales puede producir trastornos en el organismo, por lo que se recomienda tener especial precaución al consumirlos.

Los peligros de abusar de suplementos vitamínicos y minerales van desde la hipertensión intracraneana observada en niños cuyas madres les dan sobredosis de vitamina A, hasta la hipercalcemia, provocada por el exceso de vitamina E.

En los últimos años, varios estudios han convertido los frascos de vitaminas en una pócima mágica para luchar contra el envejecimiento del organismo. Diversos trabajos científicos han concluido que los antioxidantes frenan los efectos nocivos de los radicales libres en las células, las mutaciones que producen el cáncer y los problemas de vista y de corazón. Sin embargo, no se ha encontrado evidencia alguna de que estas vitaminas protejan el organismo humano. Por tanto, es necesaria la precaución al consumir dosis elevadas de algunas sustancias como el betacaroteno.

Efectos colaterales

El consumo de grandes dosis de vitaminas no protege al organismo del cáncer, el catarro común, el Alzheimer, la enfermedad de Parkinson o la diabetes. Incluso, el tomar muchas vitaminas C y E y selenio puede ser peligroso para la salud debido a su toxicidad potencial, según un informe presentado en Estados Unidos por un grupo de doctores de la Universidad de Tufts, en Boston. Los expertos hicieron una lista de dosis diarias recomendadas y advirtieron que dosis elevadas de algunos de estos compuestos pueden tener efectos colaterales en las personas.

El abuso de estos suplementos no es inocuo y puede causar alteraciones en la salud de las personas. Cualquier persona -sea niño, adulto o anciano- si consume una dieta variada y balanceada no necesita ingerir suplementos vitamínicos. Sólo en algunos grupos de riesgo está indicado el consumo suplementario de vitaminas, como en el caso de los alcohólicos o personas con dietas muy desbalanceadas.

Para el doctor Eduardo Atalah, director del Departamento de Nutrición de la Universidad de Chile, entre los grupos a los que se indica suplementos de vitaminas están "las embarazadas, los deportistas y la tercera edad".

Según Atalah, lo importante es que "el consumo de ciertas vitaminas a través de los alimentos es beneficioso para reducir la aparición de cáncer o enfermedades cardiovasculares. Sobre todo en el caso de los betacarotenos, vitamina E y el mineral selenio. Pero cuando se usan en forma de medicamento, no se obtienen estos efectos positivos y a veces pueden ser negativos".

No vaya de prisa

Las vitaminas que pueden producir toxicidad son las liposolubles, como la A, D y E", es decir, las que se transportan ligadas a las grasas y que tienden a acumularse en el cuerpo, advierte el doctor Bunout, quien destaca que: "Es habitual que las madres intoxiquen a sus niños con multivitamínicos, lo que llevó a EE.UU. a bajar las dosis de vitamina A en estos suplementos debido a la frecuencia de hipertensión intracraneana que se comenzó a observar en los menores. En los adultos, un exceso de vitamina A provoca osteoporosis, aunque se desconoce el mecanismo por el que esto sucede".

En el caso de la vitamina D, el médico advierte que "en niños -cuando es bien indicada- no causa problemas, pero en adultos su exceso provoca hipercalcemia". (reabsorción excesiva de hueso, arteriosclerosis, cálculos y depósitos de calcio en los músculos).

Por otra parte, el exceso de betacaroteno -que suele consumirse como antioxidante- puede aumentar la mortalidad por cáncer y enfermedades cardiovasculares. La vitamina E, no tiene ningún efecto beneficioso demostrado. Su exceso puede provocar sangramientos incontrolados. Las sobredosis de vitamina C pueden causar diarrea. Esta es una de las vitaminas más abusadas, pues se consume como prevención de resfríos y también como antioxidante.

La administración de ácido fólico en embarazadas y niños tiene un rol crucial en la formación del sistema nervioso central, pero cuando supera el límite de un miligramo diario, puede causar daño nervioso. Respecto del fierro, se establece que al superar el límite máximo puede causar molestias estomacales. En el caso del zinc, un exceso puede bloquear la absorción de otros elementos vitales como el fierro.

  • Sugerencias de consumo
    Cualquier persona -sea niño, adulto o anciano-, que consuma una dieta variada y balanceada no necesita ingerir suplementos vitamínicos y de minerales. A continuación las sugerencias de consumo diario del trabajo:
  • Vitamina A: se recomiendan 900 microgramos para hombres y 700 para mujeres. Se encuentra en zanahorias, frutas y vegetales de color oscuro. Límite de consumo: 3.000 microgramos.

  • Vitamina B12: 2,4 microgramos contenidos en un bife de 100 gramos. Personas mayores de 50 años pierden la habilidad de absorber la esta vitamina en la dieta habitual, por lo que deberían incorporar alimentos fortificados, como cereales o algún suplemento vitamínico.

  • Vitamina C: 75 miligramos para la mujer y 90 para el hombre. Un vaso de 250 cc de jugo de naranja aporta este requerimiento diario. Los fumadores necesitan 35 miligramos adicionales. No consumir más de 2.000 miligramos diarios.

  • Vitamina E: 15 miligramos es el consumo aconsejable, con un nivel máximo de 1.000 miligramos.

  • Vitamina D: 200 Unidades Internacionales, aunque los mayores de 50 años se necesitan 400 UI. Una excelente fuente de vitamina D es la leche descremada y fortificada.

  • Acido fólico o vitamina B1: 400 microgramos. Se encuentra en las espinacas, jugo de naranja y alimentos fortificados. Se indican suplementos en el embarazo y la infancia, ya que evitan la aparición de defectos neurológicos en el niño. No superar el miligramo diario.

  • Vitamina K: 120 microgramos para hombres y 90 para mujeres. Se encuentra en los vegetales de hoja verde.

  • Calcio: 1.000 miligramos diarios para la mayoría de los adultos; 1.300 para los adolescentes, y 1.200 para los mayores de 50 años. Las mayores fuentes de este mineral son los productos lácteos.

  • Fierro: 8 miligramos para hombres y mujeres postmenopáusicas. Premenopáusicas necesitan 18 miligramos, y embarazadas 27. Tope máximo de 45 miligramos.

  • Zinc: 11 miligramos para hombres y 8 para mujeres. Límite máximo de 40 miligramos.

    Fuente: la tercera.cl

  •  
    Envíele este
    artículo a un amigo
    Antes de marcar este
    artículo presione aquí
    Imprima
    este artículo


    inicio