CARACAS, miércoles 1 de abril, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mundo | 08/03/2014 | 12 Comentarios
El problema es Putin
¿Cómo enfrentar a ese fenómeno internacional llamado Vladimir Putin? Una alternativa es la negociación. Pero ¿qué puede ofrecer Occidente a Putin? Nada, nada que no sea Ucrania. Y Putin, a su vez, no quiere nada, nada que no sea Ucrania
FERNANDO MIRES
Ucrania
0 12a

No fue un golpe de Estado como se empeñó en afirmar Putin para justificar su invasión a la península de Crimea, antesala para exigir la entrega definitiva de Kiev a Moscú.

Lo que ocurrió en Ucrania fue un levantamiento nacional primero, popular después. Como todo movimiento político heterogéneo extendía un arco que iba desde una mayoría de convencidos demócratas, pasando por los partidos tradicionales, hasta integrar a grupos ultranacionalistas como los del antisemita movimiento Svoboda, con ramificaciones en Polonia y Lituania.

Los dirigentes de las movilizaciones que hicieron huir a Yanukóvich después de que los generales ucranianos se negaron a disparar en contra de su propio pueblo, tuvieron que llenar un vacío de poder dejado por el ex gobernante.

No pudo haber, luego, ningún golpe pues a la hora del abandono de las funciones presidenciales no había gobierno. Si vamos a hablar de golpe, este ocurrió en Crimea cuando los soldados pro-rusos tomaron el poder apoyados directamente desde Moscú.

Ya se adivina entonces lo que podría ocurrir: Crimea y sus inmensas reservas de gas pasará a manos rusas y por enésima vez el ejército ruso (o pro-ruso) atrincherado en Simferopol cometerá genocidio en contra de la población tártara, profundamente anti-rusa.

El gobierno ucraniano representado por Olexander Turchinov no tiene más propósito que llevar a cabo una administración provisoria hasta convocar a nuevas elecciones. Y bien, eso es lo que intentará evitar por todos los medios Vladimir Putin. La razón es sencilla: Esas elecciones, después de todo lo ocurrido, nunca serán ganadas por los pro-rusos de Ucrania.

El propósito principal de Putin apunta a formar un bloque euroasiático con Rusia a la cabeza, uno destinado a convertir a Rusia en la capital de un imperio territorial y militar más que económico. Y bien, sin la completa subordinación de Ucrania a Rusia, ese imperio nunca será posible.

Una Ucrania pro-europea, democrática y liberal, es lo menos que puede aceptar Putin. Sin Ucrania, Rusia no sería más la potencia que ya no es pero que aparenta ser.

Sin Ucrania, Rusia sería un país normal, como cualquier otro. Sin Ucrania, Putin sería un gobernante de un solo país y no un actor internacional con pretensiones de ejercer hegemonía sobre una parte del mundo y hablar de igual a igual ­es lo que seguramente imagina- con los gobernantes de USA y China. O Dicho así: Putin es el emperador de un imperio en ruinas. El último emperador del siglo XlX clavado en los calendarios del siglo XXl. Ahí reside su gran peligrosidad.

Putin está dispuesto a jugárselas antes de permitir la independencia de Ucrania. Y eso lo saben los políticos europeos y norteamericanos. De una manera u otra, ellos están obligados a aceptar el hecho de que pese a todas los vínculos económicos que existen entre Rusia y Europa, e incluso entre Rusia y los EE UU, Rusia continúa siendo, y lo que es peor, actuando, como un imperio del lejano pasado.

¿Como enfrentar a ese fenómeno internacional llamado Putin? Una alternativa es la negociación. Pero ¿qué puede ofrecer Occidente a Putin? Nada, nada que no sea Ucrania. Y Putin, a su vez, no quiere nada, nada que no sea Ucrania.

Si hubieran regido las coordenadas que aún primaban después de la Guerra Fría, EEUU habría aceptado sin problemas que Ucrania pasara a ser parte del imperio ruso como ocurrió en el pasado reciente con Hungría, Checoeslovaquia y Afganistán.

Tal vez EEUU habría pedido algo a cambio. Que Rusia, por ejemplo, desistiera de su propósito de ejercer influencia en el Oriente Medio, algo que Putin podría aceptar pues con la excepción de la destruida Siria de Assad, Rusia ya no tiene aliados en la región. Pero las condiciones han cambiado.

Recordemos que por mucho menos Bush (padre) declaró la guerra al Irak de Sadam Husein. Y bien, eso es lo que precisamente no quiere ni puede hacer Obama.

Por una parte, ni Putin es Sadam Husein ni Rusia es Irak. Cuando más Obama puede movilizar tropas hasta la frontera de Polonia con Ucrania. Pero por otra parte, los países europeos tampoco pueden permitir que en sus propias puertas un autócrata con delirios de grandeza rompa con todos los tratados y violente los límites de una nación pro-europea como es Ucrania.

La diferencia principal entre la política internacional de Bush y la de Obama reside en que para el primero los objetivos militares precedían a las alianzas internacionales. Obama en cambio, no dará un paso si no está respaldado por una alianza internacional sólida.

Hasta el momento ­ y con eso no contaba Putin- la EU ha funcionado en la crisis como un bloque homogéneo. Tampoco contaba con que, como consecuencia de su invasión a Crimea, iba a consolidarse un férreo cuarteto formado por Inglaterra, Francia, Alemania y Polonia.

De ahí que también Putin, quiera o no, se verá obligado a negociar sobre algunos puntos ­bajo la condición de conservar Crimeasi es que no quiere agrandar más el foso que lo separa de Europa. El problema es que ninguno de esos puntos ha sido hasta ahora precisado.

Hoy la diplomacia funciona a todo vapor. Conversaciones, consultas, telefonazos en todos los espacios. En Moscú, en Kiev, en París, en Berlín, en Varsovia y seguramente, también en Moscú, conversan los ministros y sus séquitos de expertos. Los restaurantes de Bruselas están haciendo su agosto. Pero, ¿qué se está negociando? Nadie lo sabe.

Probablemente solo se está conversando acerca del tema de sí es posible negociar. Pero en fin, algo es algo. Mientras la gente habla, no dispara. En cualquier caso, todos lo saben. El problema no es Ucrania. Tampoco es Rusia. El problema es Putin.


 

Notas anteriores en Mundo
maduro-obama
30/03/2015
¿Del dacazo al obamazo?
Maduro, siguiendo la lógica Galtieri, ha trazado una línea demarcatoria que intenta sustituir a la contradicción entre “burguesía y pueblo” por otra formada por “patriotas” y “antipatriotas”. O dicho de este modo: así como en vísperas de las elecciones municipales del 2013 Maduro declaró una artificial guerra económica, antes de las elecciones parlamentarias del 2015 ya ha declarado una no menos artificial guerra patria frente al peligro de una invasión que, naturalmente, nunca tendrá lugar
Fidel y Raul Castro
23/03/2015
Patologías políticas
Las patologías políticas nos muestran cuan fácilmente logran adquirir dimensiones colectivas. Más grave aún si la gobernancia ya ha sido "contagiada". Pero lo peor ocurre al revés, a saber, cuando una gobernancia enloquecida "contagia" a toda la ciudadanía. En esos casos solo cabe esperar lo peor
Irak
14/03/2015
Alianzas de tercera clase
Las alianzas de tercera clase son las verdaderas alianzas políticas, pues no están basadas ni en una comunidad de destino ni en una fidelidad a principios ideológicos o religiosos sino solo en intereses muy concretos e inmediatos
Vladimir Putin
10/03/2015
De político a secreto
No hay que ser el inspector Wallander para adivinar quienes son los que mandaron asesinar a Borís Nemtsov, destacado líder de la oposición rusa. Todos los indicios apuntan hacia un solo lado. Falta solo la prueba. La prueba final que no va a aparecer
Protesta
01/03/2015
Solidaridad internacional
La solidaridad internacional lejos de ser una regla es más bien la excepción. Cuando determinados gobiernos la otorgan no es por altruismo sino por intereses muy concretos. Por supuesto, nadie va a esperar que Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Argentina cuyos autoritarios gobiernos comparten con el venezolano muchas características, digan una sola palabra
Podemos
23/02/2015
¿Fin del bipartidismo?
Cuando la prensa repite con insistencia una frase se corre el riesgo de que esta sea convertida en verdad inapelable, algo así como decir la tierra es redonda. Gran parte de la responsabilidad corre a cuenta de periodistas ingeniosos quienes al inventar titulares que "pegan" han llegado a marcar periodos históricos. Temo así que en los textos de historia, 2015 aparecerá como el año en el cual terminó el bipartidismo europeo sin que nadie se hubiera hecho la pregunta si ese bipartidismo alguna vez existió
Podemos
15/02/2015
Descifrando a Podemos
¿Proviene el éxito de Podemos de un resultado de su oferta política o del descenso del PSOE? La hipótesis más lógica es la segunda pues ya antes de que apareciera Podemos, la votación PSOE venía bajando notablemente
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas