CARACAS, jueves 23 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Economía | 26/11/2013 | 3 Comentarios
Ganancia máxima y mínima
El control de las ganancias de las empresas parece ser el próximo objetivo gubernamental en su heterodoxa lucha contra la inflación. El asunto es saber cómo se definen las ganancias y, sobre todo, si hay capacidad para manejar las consecuencias de llevar a cabo su reducción
JUAN USLAR GATHMANN
Inflación
0 3a

El control de las ganancias de las empresas parece ser el próximo objetivo gubernamental en su heterodoxa lucha contra la inflación. Primero fueron las rebajas obligadas en los precios de venta de algunos productos, lo que indudablemente ha beneficiado en el muy corto plazo a quienes han tenido la paciencia de hacerse de electrodomésticos a precios que, literalmente, no volverán ya que los subsidios indiscriminados ya llevan el déficit fiscal por más de 15 puntos del PIB y el gobierno va a tener que sincerar la situación.

El asunto es saber cómo se definen las ganancias y, sobre todo, si hay capacidad para manejar las consecuencias de llevar a cabo su reducción.

Así pues, de la misma manera como muchos electrodomésticos comprados a precios rebajados (y pagando menos IVA al gobierno) aparecen ahora en los circuitos informales para ser revendidos a precios similares a los que se quisieron evitar en los comercios formales, que pagan impuesto y generan empleo, y no resulta evidente saber cuántos comercios van a reabrir en enero.

Ahora habría por vía habilitante un ataque en masa contra un concepto de ganancia que aún no se define y que, desde luego, no es el que deriva de restar del precio de venta el costo de adquisición. Esa sería la ganancia de un informal sin infraestructura.

El caso es que sin entrar en detalle en la complejidad contable que se requiere entender en cada caso de cada tipo de empresa, que es diferente y con especificidades, la mera perspectiva de que sin ninguna garantía real de suministro de insumos de manera regular y a precios razonables, ni mucho menos de la compra de los productos por parte del público, y además de las trabas, ya de sobra documentadas, se agrega la de no poder generar una ganancia que se distinga de un mero sueldo para un empresario, y es poco probable que continúe en su giro de negocios.

Y quienes lo hagan serán las grandes empresas de siempre, con lo cual la mortandad empresarial, de empleo y de pago de impuestos será terrible.

En efecto, a diferencia de un trabajador informal, que busca generar un ingreso regular que no le proveen los empleos inexistentes, un dueño de PYME busca la independencia económica y el bienestar que no le genera un empleo, a cambio de lo cual está dispuesto a correr riesgos, a generar empleos y a sacrificarse. Sin garantías, pero tampoco sin límites a priori. ¿Tiene el gobierno con qué generar las alternativas?

 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas