CARACAS, jueves 30 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Reportaje | 13/09/2013 | 1 Comentarios
Un país sin palabras
Un pueblo que no sabe hablar de manera correcta es engañado con facilidad. Quien haya dicho ante un público dúctil algo como "compañeros, lamentablemente, por ahora los objetivos que nos planteamos no fueron logrados...", en realidad quizás oculte una verdad rotunda: "Secuaces y engañados, me acobardé"
SEBASTIÁN DE LA NUEZ
Rafael Cadenas
0 1a

Tengo en mis manos una hojita que me dejó el poeta Rafael Cadenas, una fotocopia de un escrito suyo. Al poeta, como es lógico, le preocupa el tema de las palabras. Paradójicamente este sustantivo, tema, ha invadido el habla del venezolano y amenaza con carcomerle la comunicación hasta convertirla en aserrín.

Se trata de una verdadera pandemia. Es un síntoma sonoro de la anomia, pero sobre todo de la laxitud mental. Es la prueba de que algo ha andado muy mal en el sistema educativo y en los medios de comunicación.

Encienda usted la radio y verá. Aunque suene como un contrasentido, verá. Verá cómo la lengua no solo es castigo del cuerpo, sino de todo un país al cual le han vaciado de sentido sus palabras, incluso las más delicadas, las más vulnerables, como democracia, equidad, respeto, civilización.

La hoja tamaño carta del poeta trae varios sustantivos para evitar la palabra tema: asunto, cuestión, materia, punto, problema, tópico, hecho, idea, especie.

No son, para nada, palabras rebuscadas; antes bien, las encuentra usted en cualquier diccionario de bolsillo. Están en el frondoso árbol de los sinónimos del idioma.

Basta inclinarse un poco para alcanzar la rama adecuada, sacudirla y ver cómo caen solícitas las palabras, como gotas de reminiscencias latinas, griegas o árabes.

También uno podría decir, tratando de no caer en el manoseado tema: dificultad, inconveniente, contratiempo. O bien situación, planteamiento, propuesta, aspecto.

En especial algunos locutores de las radios comunitarias, que dicen empoderar al pueblo con el tema de la patria y el socialismo, deberían echarle mano a la señora María Moliner para ampliar sus horizontes, los cuales apenas llegan hasta Fuerte Tiuna.

El propio Rafael Cadenas escribió un bello pequeño libro titulado En torno al lenguaje, y lo hizo hace años, pues hace tiempo que este problema de la pobreza lexicográfica, sintáctica, gramatical o simplemente verbal es notorio y polisémico en Venezuela.

Un pueblo que no sabe hablar de manera correcta es engañado con facilidad por cualquier inescrupuloso con labia. Por ejemplo, quien haya dicho ante un público dúctil algo como "compañeros, lamentablemente, por ahora los objetivos que nos planteamos no fueron logrados...", en realidad quizás oculte una verdad rotunda: "Secuaces y engañados, me acobardé y este golpe de traición a la democracia, por culpa mía, ha fracasado pero en verdad no lamento haber enviado a varios de ustedes a inmolarse en esta aventura a la que os he llevado por pura ambición de poder".

El español es una lengua rica en vocablos y vitaminas. Las palabras son eso, vitamina de la inteligencia y del alma. Pero si no le inyectas desde pequeño a un niño el amor por la lectura, que es el amor por las palabras, ese niño crece con deficiencias. Igual que si no come alimentos ricos en vitaminas.

El problema de la lengua es universal pero acá, con el chavismo en el poder, se ha exacerbado la prostitución de las palabras.

El poder ha desarrollado su propia lengua, llena de grandilocuencia, falsedad y lugares comunes al por mayor. Pero no es un problema exclusivo del chavismo.

Cualquier interlocutor criollo, de la tendencia que sea, que se le cruce a usted le espetará quizás que el tema de la chocozuela o el lomito está carísimo. Usted debería contestarle: ¿y cuánto se ha depreciado, sin embargo, la lengua propiamente dicha?"

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas