CARACAS, sábado 28 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Retuitiando | 11/09/2013
El candy crush de Jesse
¿Hasta cuándo cargaremos con el viacrucis eléctrico? Esto ha sido como si a Jesse con el sistema eléctrico le hubiera pasado algo semejante a lo que ocurre en ese nuevo deporte nacional que está absorbiendo la mente de grandes y chicos como lo es el Candy Crush
GREGORIO SALAZAR
Candy Crush
0 0a

Por más sutil y eufemístico que quiso ser Jesse durante su rueda de prensa sobre la desuniversalización parcial y temporal de la distribución del fluido eléctrico que de manera inclusiva y solidaria mantiene heroicamente el Gobierno de Calle, en busca del punto de no retorno de la revolución bajo el lema eficiencia o nada, que es como un topo a todo por el gran futuro de la patria querida como lo dejó perfectamente mandatado el supremo, desde nuestras oscuranas particulares todo estamos claros que lo que hubo fue un apagón del carajo pa ´ arriba, como di- ría un compatriota cubano.

Ante lo susceptible que es la gente del proceso con lo que se habla o se escribe hay que recalcar que ese fue un hecho real y objetivo, no una sensación ni una manipulación mediática, y por lo tanto no admite controversia: es verdad que sin luz no hubo agua; que los semáforos fueron postes inútiles, mientras cundía el caos vehicular; que por seis largas horas las tinieblas reinaron en las pantallas de los ordenadores y los televisores; que el café se heló en las jarras de vidrio de las cafeteras; que se detuvieron las aspas de licuadoras y ventiladores; que dejaron de enfriar las neveras y los aires acondicionados y que en las peluquerías las clientes, furiosas, se fueron a sus casas con el pelo chorreando agua...

Más dramático todavía, que miles de personas quedaran atrapadas en el metro y en infinidad de ascensores, y no sé si también en el metro-cable y el teleférico, lo que daría un buen tema para una película de terror, Iguana Kruger incluida, que explote esa claustrofobia que recónditamente muchos llevamos sin saberlo hasta que una tarde como la del martes, enlatados y apretujados en un vagón o un elevador, aflora en toda su tétrica magnitud.

Del mismo modo, por más que haya acicalado su descripción sobre las causas y que haya sido menos directo que el señor Maduro para quien todo fue "un ensayo de golpe eléctrico" (lo que equivale a decir que hay que esperar un ensayo general y el sensacional estreno), Jesse también insinuó que una mano pelúa tuvo que ver con lo ocurrido.

Es la misma mano pelúa, se entiende, que esconde la leche y la harina, el pollo y las medicinas, el tualé y el champú, que le da vueltas de manigueta a la inflación y al estratosférico valor del dólar paralelo y la que vive con su dedo pelúo en un gatillo.

Estaríamos, pues, en presencia de un kilovaticidio o un megavaticidio de incalculables proporciones, lo que de todas formas no evita que la gente esté molestísima con Jesse, quien en su primera aparición dio una explicación que no se entendió muy bien. ¿Por qué La Vueltosa le dio a La Arenosa? ¿Por qué La Arenosa le pegó a La Horqueta? No se sabe. Parece que a San Gerónimo le hincan los pies. Luego una malla caída abrupta, extraña y sospechosamente desde el cielo produjo el gran chispazo que hizo saltar los macro tapones del sistema.

La cosa es que la gente está arrechisísima con Jesse y entre ellos me incluyo porque no sólo le dimos los cien días de plazo que pidió, sino que hasta el beneficio de la duda con ñapa y todo. Además al cumplirse el plazo nos dijo que el sistema estaba estabilizado y ahora hasta nos sobraba un 20 por ciento de revolucionarios kilovatios en la mochila. Y miren lo que pasó.

¿Y qué aconteció? No me lo explico. Qué clase de derrumbe, qué gigantesca descolgada la de la dinosáurica Corpoelec.

Esto ha sido como si a Jesse con el sistema eléctrico le hubiera pasado algo semejante a lo que ocurre en ese nuevo deporte nacional que está absorbiendo la mente de grandes y chicos como lo es el Candy Crush. Ustedes lo conocen.

Sin exagerar, ese desplome entre chispazos y lucecitas de colores desde El Guri hasta Yaracuy y de allí a todo el occidente y los Andes, fue más que cuando en la pantalla del adictivo jueguito digital se juntan las figuras de dos caramelos rayados, mucho más que cuando se juntan un caramelo con una galleta, peor, mucho peor que cuando al jugador se le juntan ¡dos galletas! y ocurre un apocalíptico deslave de golosinas virtuales, saltan rayas y efusiones cromáticas desparramándose por todas partes.

No me la voy a dar de entendido en este nuevo vicio-entretenimiento porque yo no pasé del Orange Crush, pero cuando eso ocurre en el Candy usted triunfa y hasta tiene vidas para mandarle por facebook a sus amigos, pero si le ocurre a Jesse con el SEN el suelazo es monumental.

¿Hasta cuándo cargaremos con el viacrucis eléctrico? No lo sabemos, pero no será para siempre. Lo que está claro es que Jesse sí sabe lo que hay que hacer y, hecho el paisa, ha dejado colar que sobra la mitad del personal y falta el doble del dinero para que las cosas funcionen.

Claro, no se va a hacer para resolver esos dos asuntos porque aquí dizque no somos "neoliberales". Mientras, se va paliando con parches, multas y aumentos mal disimulados. El riesgo es que llegue la hora del gran quiebre, la gran implosión y todo sucumba en un gran deslizamiento terminal como de galletas y caramelitos rayados de un gigantesco Candy Crush.

Notas anteriores en Retuitiando
Destructores
23/03/2015
Elefantes en la red
¿Qué pensará el pueblo que ve transcurrir el domingo, el sagrado día que antes dedicaba al descanso y al esparcimiento, llevando horas de sol en una cola para conseguir que comer? ¿Qué cruzará por la mente de quienes sufren en los ruinosos puestos asistenciales clamando por sus vidas cuando ven la dolce vita de quienes integraron este elenco revolucionario en los suntuosos predios del imperio?
Invasión
15/03/2015
No nos toman en serio
Que al gobierno no lo tome en serio este pueblo que lleva la rochela en los genes y el bochinche como marca de fábrica según la amarga queja de Miranda, pase. Pero hay signos de que entre los vecinos del continente, incluso algunos que presumen de aliados, ha surgido esa tendencia
TalCual
03/03/2015
Valeroso TalCual
Fue un honor infinito poder compartir la noche del jueves con quienes durante casi tres lustros han hecho posible, contra todas las adversidades, el milagro diario de TalCual; poder testimoniarles nuestro agradecimiento, respeto y admiración por lo hecho y sobre todo por hacerlo en medio de tantas limitaciones y sacrificios en un país donde la libertad en el sentido más amplio de la palabra agoniza
Colas
23/02/2015
La sierpe
El venezolano ve pasar horas y horas de su vida en una cola desde tempranas horas de la madrugada o bajo un sol inclemente, a veces hasta el mediodía del domingo, un día que debería ser de sagrada dedicación al descanso y a la familia. Hasta eso tan preciado nos han arrebatado. Algunas necesidades son postergables, pero no la compra de los alimentos. Con el agravante de que la venta de los víveres ya está también bajo el síndrome del Dakazo o de los anaqueles vacíos
Maduro
14/02/2015
En pico de tucán
Huyendo del ataque aéreo, audazmente Nicolás había escapado entre antiguas callejas tripulando un autopullman fabricado por los paisanos del señor Chan. Aquello debió ser una acción digna de un filme del Agente OO7: Nicolás cruzando en dos ruedas en la esquina de Cola é Pato, después embalado hacia Cristo al Revés, buscando a toda mecha El Polvorín, que es además su especialidad
Empanadas
07/02/2015
¡Noooo, Chávez!
La pregunta es por qué la racionalidad económica que exhiben las amigas de Carmen como argumento propagandístico para justificar el aumento de la gasolina no se impone también en otras áreas de la producción, pública o privada, incluso aquella que tiene que ver con los insumos para la elaboración de las empanadas
Cochinito
23/01/2015
¡Venga ese Cochinito!
Entonces llega diciembre y usted ve a nuestro amigo multiplicado sobre los mostradores, con una sonrisa dibujada en la trompa, todo él de plástico chino, para variar, y si no fuera unicolor se apreciaría mejor que lleva en alto relieve una chaquetilla muy corta y pasada de moda, de grandes solapas con puntas redondeadas, un lacito como de uniforme de colegial, sobre la panza medio descubierta muy quietas las dos paticas y al reverso su colita rabo e ´cochino, no tan famosa como otras rabo é cochino que en el mundo han sido, pero en su justo lugar que es lo importante.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas