CARACAS, sábado 19 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Coordenadas | 10/09/2013
Las dudas de Occidente
Quién esté enterado, así sea de la más discreta manera, de la repercusión que ha tenido en el mundo el conflicto armado que se vive en Siria y haya leído los artículos que en esta misma columna a este asunto hemos consagrado, estará inclinado a pensar que nuestro título no es sino una elipsis que anuncia nuestra intención de seguir habando de lo mismo
OSWALDO BARRETO
OBAMA
0 0a

Quién esté enterado, así sea de la más discreta manera, de la repercusión que ha tenido en el mundo el conflicto armado que se vive en Siria y haya leído los artículos que en esta misma columna a este asunto hemos consagrado, estará inclinado a pensar que nuestro título no es sino una elipsis que anuncia nuestra intención de seguir habando de lo mismo.

Quién duda, en efecto, que las dudas de Occidente no pueden ser otras hoy día que las que atormentan a quienes en este lado del mundo tienen poder para intervenir en este conflicto. Y quienes tienen realmente ese poder nos son de sobra conocidos: Estados Unidos, la Unión Europea (en conjunto o algunas de las naciones que conforman esta Integración por separado) Rusia y el Vaticano o entidades como el G 20.

Y conocidos nos son también otras entidades políticas que, sin ningún poder real para intervenir, pretenden hacerlo mediante declaraciones particulares, foros o manifiestos. Y con toda ecuanimidad podríamos hablar de todos aquellos, "maromeros y payasos" que en Occidente dudamos e de lo que sería correcto, justo y humanitario que se hiciera en Siria. Dudas hay pues en todo Occidente.

Pero estas dudas que tan ampliamente se han esparcido en este lado del mundo ¿son dudas motivadas por lo que acontece en Siria? ¿Dudamos realmente sobre lo que habría que hacer en Siria por lo que estamos viendo que sucede ya en ese país y por lo que ahí puede suceder en el futuro inmediato? Y es ante esta pregunta que aparece cuanto hay de elíptico en nuestro título: las dudas a las que nosotros queremos referirnos son solo las que pueden tener quienes con su acción u omisión han participado en la creación de un conflicto entre el gobierno sirio y quienes lo secundan por una parte y con una rebelión armada de buena parte de la sociedad civil, de etnias y religiones nacionales, por la otra.

Conflicto sirio que ya ha costado centenares de miles de muertos y millones, que se ha intensificado con la ayuda o la complicidad de gobiernos u organizaciones políticas occidentales y que ahora está en riesgo de agudizarse con la amenaza de una intervención extranjera para castigar el comportamiento de una de las partes con la utilización de armas químicas.

LAS DUDAS DE OBAMA Y DE OTROS PODERES DE OCCIDENTE
Entonces, a lo que queremos referirnos es a la dudas que tienen los poderosos de Occidente sobre lo que deben hacer en este momento en Siria. Y, prescindiendo ya de toda elipsis, las dudas a las que quisiéramos referirnos, son aquellas que tienen estos poderosos, no por lo que acontece ahora en Siria, sino por lo que se está viviendo en los últimos años en el Medio Oriente.

Y lo que se está viviendo en esta región, bien lo sabemos, tiene que ver, ante todo ¬como ya lo hemos escrito¬ con el conflicto árabe israelita. Conflicto que está presente desde hace ya casi un siglo, pero que en lo que va de este siglo se ve determinado por la evolución que han sufrido las dos partes en conflicto en sus maneras de ver la citación y de trazarse estrategias y planes para afrontarla y buscar, respectivamente, una salida favorable.

Por un lado está lo que se llama el resurgimiento árabe, la concepción de que los árabes deben fundar, en el marco la integración de los veintidós países donde esa lengua es dominante y donde es dominante el Islam, sociedades y Estados que sean el resultado de una proyección en la vida política de lo planteado en el Corán y los textos sagrados. Y por el Otto lado está la posición de los israelíes que, comparten con los norteamericanos, la noción de que solo se podrá convivir en paz con esto árabes si este resurgimiento y está búsqueda de una sociedad árabe, se realiza dentro del cuadro de la democracia y jamás dentro del marco del fundamentalismo.

Del encuentro, violento o civilizado, en batallas o en foros, de estas dos posiciones se entreteje el acontecer del Medio Oriente de los últimos años y sobre todo, se entretejer la participación de los poderosos de Occidente en los asuntos de la región. Apoyo, por parte de todo el occidente, a todo lo árabe que huela a democracia y rechazo a todo lo que haga pensar en actitudes fundamentalistas, particularmente en actitudes terroristas.

Por parte de quienes tienen poder en Occidente, los caminos de la intervención en los asuntos del mundo árabe han sido valorados: rechazo al fundamentalismo y apoyo a los regímenes democráticos o cuando menos laicos. Y esta posición ha estado presente de manera transparente en cuanto ha sucedido en Egipto en los últimos dos años.

Pero ahora, en el caso de Siria, las cosas se han con- fundido en la realidad de tal manera que es imposible escoger entre esas dos opciones iniciales. Apoyar decididamente es una de ellas, podría ser estimular a la que se le contrapone.
De ahí la verdadera razón de los escrúpulos de Obama y sus manifiestas preocupaciones por una intervención "quirúrgica" contra al Asad. Y no por respetar el principio de una intervención dirigida por preceptos humanitarios y legales, cubierta por la ONU, el Consejo de Seguridad o cualquier organismo del género solvente.

Con pruebas a la mano, volveremos a la trágica situación ¬trágica en el sentido de los griegos o de Shakespeare¬: escoger entre dos posiciones sin seguridad alguna de haber escogido por la más humana de las dos posiciones, en que se halla Obama. Ojalá podamos hacerlo antes de que se acabe este breve aplazamiento que parece haber dado a su voluntad de intervenir.

Notas anteriores en Coordenadas
Diálogo
15/04/2014
Ganar y perder
La mayoría de los venezolanos entendió que, aparte de lo que dijeran los "dialogantes" o interlocutores", lo que estaba en juego eran estas dos posiciones: por un lado, la conciencia que tiene la gente del gobierno de que no pueden resolver la crisis dentro del marco de su proyecto político, y del lado opuesto conciencia de que, a pesar de que la oposición con sus diversas formas de lucha se ha vuelto indestructible, no tiene lo mecanismos para derrotar al gobierno
Pdvsa
08/04/2014
Suelo y subsuelo
Nuestro problema no ha comenzado por no haber sabido utilizar la riqueza petrolera, sino por haber estropeado, hasta llevarlo a la ruina, la esfera de los suelos, el mundo de la agricultura, la ganadería, los bosques y los pastos
Colas
25/03/2014
Un día feliz
Y es que hasta en el peor de los infiernos que el hombre pueda construir es dado encontrar diferencias y llegar hasta lo que se podría considerar el extremo de la banalidad: vivir como feliz un día de penas, sufrimientos y carencias
Protestas
18/03/2014
El cambio y sus enemigos
Del cambio nadie habla. Y no es porque el fenómeno como real exigencia general no esté presente por donde quiera que andemos, veamos y escuchemos, sino porque, en este ambiente de pugnacidad y enfrentamiento en que vivimos, es más atractivo fijar posición sobre las formas del diálogo, sobre los métodos de practicar la violencia o sobre la existencia de guarimbas
Protestas
11/03/2014
El cambio y sus enemigos
La situación de Venezuela ha sido objeto de todo género de estudio en las diversas instancias del conocimiento y objeto también de todas las pasiones, teorías, ideologías y profecías
Protestas
25/02/2014
El mal que nos consume
Comenzamos a redactar estas "Coordenadas" en aquellos dos primeros días de febrero, cuando por doquiera y a cada instante se escuchaba hablar de Venezuela en estos términos "somos un caos", "no nos salva nadie" "esto no tiene remedio". Pues bien, más de dos semanas nos separan de aquellos días. Y no dos semanas, donde "pasan días iguales, persiguiéndose" como diría Neruda, sino dos de las semanas más difíciles que hemos conocido desde que el chavismo nos gobierna
Lenin
18/02/2014
El mal que nos consume
Al hacer estas observaciones preliminares, teníamos en mente, como lo dijimos expresamente, la similitud que se puede dar entre la sociedad como un conjunto de órganos colectivos y la sociedad como un conjunto de individuos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas