CARACAS, viernes 19 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
En las tablas | 06/09/2013
Los jazmines aún nacen
En el horario vespertino del Espacio Plural del Trasnocho Cultural, la Fundación Esperanza Venezuela, el grupo Tumbarrancho Teatro y Lux Siete Producciones presentan Jazmines en Lídice
JOAQUÍN LUGO
Jazmines en Lídice
0 0a

En el horario vespertino del Espacio Plural del Trasnocho Cultural, la Fundación Esperanza Venezuela, el grupo Tumbarrancho Teatro y Lux Siete Producciones presentan Jazmines en Lídice, texto de Karin Valecillos, producción general de Inamrilé Quintero y dirección de Jesús Carreño.

Varias mujeres que han perdido un familiar producto de la violencia en el sector caraqueño de Lídice coinciden en la casa de una madre que se niega a olvidar el asesinato de su hijo. Madres, hermanas y novias cuentan sus desgracias en un texto que se estanca por momentos en los conflictos internos, si bien logra reflejar las vivencias de la mujeres de la Fundación Esperanza Venezuela y muestra que los deseos de vivir se pueden mantener, así como las flores aún surgen en los lugares más violentos.

La dirección mantiene un apropiado tono realista que rompe innecesariamente con personajes y cuadros que se desplazan para cambiar de una escena a otra, pero que no aportan nada al drama central. La escenografía, el vestuario y la iluminación son sencillas pero funcionan para el tono de la pieza.

En las actuaciones, el mayor peso lo lleva Gladys Prince como Meche, la madre que no olvida a su hijo, con un trabajo real e intenso. Se conecta y transmite cabalmente las emociones del personaje.

Es secundada por la bien lograda caracterización de Samantha Castillo como Yoli, una mujer limitada física e intelectualmente. Su manejo de voz y cuerpo posee veracidad y fuerza.

Las labores de Omaira Abinadé como Aída, Rossana Hernández como Anabel y Tatiana Mabo como Sandra son correctas a la hora de expresar los sentimientos que viven internamente sus personajes. Patrizia Fusco como Dayana luce menos conectada.

Aunque el personaje sea el menos afectado por los sucesos, hay un nivel de compromiso de la madre y hermana que ha perdido un familiar que no transmite.

En fin, un montaje en el cual las actuaciones sobrepasan el texto y la dirección porque conectan al espectador con el dolor que genera la violencia en el país.

Un personaje expresa que a diferencia de que se colocó "Lídice" a diversos lugares del mundo para recordar la masacre llevada a cabo durante la Segunda Guerra Mundial, no se coloca el nombre de "Caracas" a ningún sitio después de un fin de semana. Semanalmente recibimos cifras extraoficiales de los homicidios ocurridos en la ciudad capital sin ya percatarnos de las manifestaciones de dolor de los familiares de las víctimas.

Estamos sorprendentemente acostumbrados a la violencia sin que el Estado se ocupe de una de sus funciones: salvaguardar la vida de los habitantes del país. ¿Hacia dónde va Venezuela?

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas