CARACAS, lunes 22 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cultura para armar | 26/08/2013 | 1 Comentarios
Yo hablo, tú te callas
Durante mucho tiempo se consideraba que la alternativa entre los medios de Estado y medios privados debería ser, en principio, la de mensajes culturales y en el mejor de los casos amplitud política versus producción comercial y posiciones ideológicas sectoriales, hablando sobre todo de los medios radioeléctricos clásicos, en especial la televisión
FERNANDO RODRIGUEZ
Medios de comunicación
0 1a

Durante mucho tiempo se consideraba que la alternativa entre los medios de Estado y medios privados debería ser, en principio, la de mensajes culturales y en el mejor de los casos amplitud política versus producción comercial y posiciones ideológicas sectoriales, hablando sobre todo de los medios radioeléctricos clásicos, en especial la televisión.

En principio, decimos, porque no fue nunca así en el caso venezolano, que es el tema. Primero porque los medios estatales fueron siempre en Venezuela una especie de idiota de la familia, al cual no se le prestaba mayor interés y sobrevivía a duras penas.

Segundo porque jamás fueron medios de Estado, propiamente dicho, sino para uso del gobierno de turno que, aunque fuese de manera residual, lo utilizaba para sus fines y los del partido en el poder.

En asuntos electorales, por ejemplo, los grandes campos de batalla eran los medios privados de amplio alcance nacional.

Este esquema ha variado sustancialmente en el país y en varios países latinoamericanos con regímenes francamente populistas.

Lo que pasó a jugar el rol principal fue el uso político de esos instrumentos que manejan la opinión.

En un primer momento los canales privados nacionales, acostumbrados a tener una influencia cada vez mayor y más obscena en los destinos del país, vieron como amenazante un gobierno socializante y de vocación totalitaria. Se le opusieron con todos los hierros, después de un muy breve romance primaveral.

No hay duda, por ejemplo, de que jugaron un rol determinante en el fallido golpe de abril de 2002 y en el paro nacional que lo continuó.

El gobierno entendió rápido la importancia decisiva del aparato mediático e intentó abrir dos frentes: multiplicar sus propios medios y golpear de toda forma posible a los opositores, lo que culminó con el cierre de RCTV y que continuó asediando de mil maneras al muy beligerante Globovisión, hasta llevarlo al redil en fechas recientes, obligando a sus dueños a vender a agentes suyos disfrazados de pacificadores.

El resto se plegó a sus exigencias, de manera verdaderamente rastrera en el caso de Venevisión, el otro gran canal nacional.

La primera de esas operaciones, por supuesto, nada tuvo que ver con intereses culturales y tuvo un claro sesgo hacia la propaganda muy burda y obsesiva, notoriamente dándole infinitas horas de pantalla a la megalomanía presidencial.

Pero, en general, mostraron una incapacidad sin límites para hacer una televisión capaz de mantener un rating más o menos cónsono con las inmensas inversiones que se hacían y el creciente número de estaciones de radio y televisión que instalaban.

De manera que sus éxitos mayores han sido no en multiplicar el poder de su voz sino en el de callar a los otros. A los mecanismos más torcidos e ilegales le sumaron la modalidad de las cadenas y la instalación de una institución vulgarmente parcializada, Conatel, encargada de vigilar y castigar con criterios políticos las eventuales trasgresiones políticas.

Esta es la actual situación. Sin relación alguna con la ideal diferenciación descrita al principio, propia de algunos países europeos. Nuestro esquema se acerca más bien al uso perverso de las dictaduras tradicionales, al menos en el universo radioeléctrico. Lo cual es cónsono con el régimen canceroso que nos conduce.

Notas anteriores en Cultura para armar
Ida
05/12/2014
Ida
De cuando en vez se da uno cuenta de que todavía se puede hacer gran cine, grande, no digo bueno; cine para la historia del cine. Es lo que pasa con la película Ida, de Pawel Pawlikowski (Polonia, 2013) y que hemos podido ver en el reciente Festival del Cine Judío. Una obra maestra, para decirlo rotundamente
Presidente Nicolás Maduro
28/11/2014
Merry Christmas Maduro
Durante décadas nos han exprimido en pocas áreas económicas pero el imperio sigue siendo nuestro mejor cliente. Hemos tenido dólares petroleros para pedir hasta dos de sus seductores productos. "Miami nuestro" se llama un sarcástico cortometraje de Carlos Oteyza que recoge el amor patrio por esa ciudad Hasta los boliburgueses terminan en el norte imperial
El arte de Banksy pone de manifiesto las paradojas que encierra la posmodernidad
14/11/2014
Las aguas turbias
Hoy las aguas se han mezclado de manera arrolladora, pudiera considerarse que una de las características principales de eso que llamamos posmodernismo, es la falta de cánones, decentro, de jerarquías valorativas precisas puesto que no hace demasiado tiempo los circuitos y el consumo estaba mucho más descontrolado
Fotografia
31/10/2014
La fotografía y el arte
El fotógrafo solo puede proponer un campo muy ambivalente que conmina a tratar de encontrarse con su intencionalidad estética en un brumoso e ilímite campo de sentidos
Pelo Malo
17/10/2014
El cine nacional
Hablamos mucho de un momento de auge del cine nacional. Lo cual es cierto cuantitativamente, algunas películas han movido al público vernáculo como no se había hecho antes, ni siquiera en los felices 80. Lo cual es ciertamente importante, al fin y al cabo en el cine tiende a ser muy decisorio el aspecto industrial y masivo. Pero de aquí a pretender grandes logros estéticos hay un trecho muy largo
Umberto
19/09/2014
La fe en el arte
La tendencia ha privado en la concepción de la percepción artística, en la contemporaneidad es el papel cada vez más activo del receptor con respecto al autor
Chávez
05/09/2014
Acaba con la inflación
Lo del padre nuestro chavista es cosa maravillosa. Seguramente pocas veces vista en la larga historia del culto a la personalidad, vulgarmente, del jalabolismo a los jefezotes. Pero la cosa además de una cursilería y un rastacuerismo ejemplares, es sin duda un vulgar plagio que debería ser castigado de acuerdo a la ley que contempla ese acto de piratería intelectual
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas