CARACAS, viernes 24 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Misión Gula | 15/08/2013
¡Ciao pasta!
En Venezuela somos altos consumidores de pasta o espagueti como le dicen algunos, por lo económico y rendidor que resulta, pero hoy en día no hay harina ni trigo suficiente para prepararla por lo que este alimento entrará pronto en estado de extinción
PASTA
0 0a

Los venezolanos somos los segundos consumidores de pastas del mundo, con 13 kilos per cápita anualmente. Nos ganan solo los italianos que superan los 20 kilos. El 80% de los consumidores la come como plato principal, el 19% la come como acompañante y un 1% la prefiere en la sopa.

¿Por qué nos gusta tanto? Por una sencilla razón que poco tiene que ver con la gastronomía. Se come tanto porque es económica y como rinde bastante, los más desposeídos, que son mucho más de los que dice el gobierno, pueden hacerse la ilusión de que se están alimentando bien. Los que pueden la acompañan con salsa y algo de queso, los que no, se conforman con aderezarla con mayonesa.

Este amor por la pasta no es algo nuevo, nos viene desde el siglo XIX con la llegada de emigrantes italianos que fueron quienes comenzaron aquí su implantación.

El 98% de la pasta que se come es de producción industrial y solo un mínimo porcentaje corresponde a eso que llaman "hecha en casa", lema con que algunos restaurantes tratan de distinguirse, sin que, en rigor, sea garantía de que se trata de un producto mejor. Si les gusta la pasta, prepárense. Están a punto de desaparecer de nuestro repertorio.

PRIMER PLATO
Los primeros italianos que llegaron al país se instalaron en los Andes. La mayoría provenía de Marciana, pequeño poblado de la isla de Elba que quedó desolado con el éxodo provocado por los gobernantes austriacos que desde Florencia imponían el terror y el hambre en la región de la Toscana a la que pertenecía la isla.
 
Pronto, nombres como Anselmi, Berti, Bottaro, Burelli, Carnevali, Consalvi, Lupi, Milani, Orsolani, Paparoni, Pardi, Provenzali, Sardi, Valeri, etc., comenzaron a hacerse familiares en las montañas andinas de Trujillo, Mérida y Táchira.

¿Por qué los Andes venezolanos? Antropólogos y sociólogos podrán tener muchas hipótesis, pero se puede sostener también porque era la única parte del país donde prosperaba con mucho éxito el cultivo del trigo.

Por todos los pequeños valles de las tierras altas había molinos que procesaban el trigo y, como todos sabemos, sin harina ¡no hay pasta! Esta harina debe haber sido de buena calidad, como lo registra el profesor Rafael Cartay en una anécdota que atribuye a Tulio Febres Cordero, ilustre merideño autor del primer recetario individual de cocina criolla.

Cuenta que por 1885 había un merideño de nombre Rafael Ruiz que tenía una bodega frente al Mercado donde vendía harina, tanto importada de Estados Unidos como criolla. Ruiz le comentó a Febres Cordero que los ratones de su negocio preferían perforar primero los sacos de harina criolla que la importada.

Don Tulio le respondió que esa preferencia de los roedores se debía a la alta calidad de nuestro trigo. Para 1883 solo en Mérida se contaban 68 molinos.

La primera fábrica de pastas industriales fue instalada en Caracas en 1879 por León Suárez y hoy Venezuela casi no puede comer sin pasta.

SEGUNDO PLATO
¿Habrá descendido de las montañas andinas hasta el lago de Maracaibo la tradicional macarronada que los marabinos comen en Navidad? Es posible, considerando que Febres Cordero en su libro publicado originalmente en Mérida en 1899, registra cinco preparaciones de macarronadas (criolla, a la italiana, con ostiones, en pura salsa de tomate, con papas), además de una receta de ravioles y una sopa de tallarines.

Algo similar había hecho antes, en 1884, el gran médico venezolano Luis Razetti, cuando aún era estudiante de medicina en la Universidad Central de Venezuela, en la que alababa la cocina de sus ancestros por la sencillez de sus preparaciones "de modo que cualquiera, sin ser cocinero, puede muy fácilmente confeccionar, si no todos, a lo menos la mayor parte de los platos italianos".

 En la parte final de su escrito, Razetti incluye varias recetas, especialmente la de los macarrones con salsa napolitana, en su jugo y con mantequilla.

Para darle sabor a la pasta consumimos unas 42.000 toneladas de salsa de tomate, de las cuales el 95% de la materia prima viene del exterior.

POSTRE
En nuestro comer venezolano las pastas serán declaradas especie en extinción. No hay harina para prepararlas ni trigo para hacer harina ni tampoco posibilidades de sembrarlo como se hacía antiguamente en los Andes. Como se dice en italiano ¡ciao pasta!

 

 

 

Notas anteriores en Misión Gula
Hortalizas
26/09/2013
Kilometro O
Cuando una revista de Londres dijo que el mejor cocinero del mundo estaba en Copenhague, se llamaba Rene Redzepi y en su restaurante Noma practicaba el concepto de cocina Kilómetro 0, muchos cocineros comenzaron a descubrir el agua tibia
Arepas
17/09/2013
Guerra perdida
Desde sus orígenes Venezuela fue un país polarizado y los pobladores de este inmenso territorio se dividían entre los comedores de yuca y los comedores de maíz.Todo el que quiera hacer una análisis de lo que está pasando ahora, tiene que comenzar por entender esta dicotomía alimentaria
Comida
02/08/2013
La comida en Caracas
La comida es una de las peores cosas en Caracas. No hablaré de los festines en que se ostentan licores y manjares costosos traídos de Europa, de que hay mucho surtido en las bodegas y almacenes
Luis Razetti
18/07/2013
Cocina de Luis Razetti
Luego de recomendar a las mujeres casadas que consideraran estudiar la cuestión cocina con más interés de lo que hasta ahora se ha acostumbrado, porque de ella depende su tranquilidad y la paz doméstica, pues "más de un marido ha llegado hasta abandonar la mujer, porque no sabía prepararle la comida a su gusto"
Ajíes
07/03/2012
3 millones de ajíes
El que se queja es porque ají come y si esta vez fueron 3 millones, imagínense cómo les quedará el 7 de octubre si multiplicamos por tres la misma receta. Está demostrado que la unidad funciona
Fritura
29/02/2012
Frituras
La fritura domina la cocina popular venezolana y los principales condumios se preparan sumergidos en gran cantidad de aceite caliente, muchas veces más allá del punto de humo, los 180º, que los cocineros profesionales conocen muy bien para no dañar lo que frien
Café
17/02/2012
Trago amargo
En gastronomía el sabor amargo tiene un valor que se realza con lo ácido y lo salado, más que con lo dulce. En política, lo amargo se asocia con la derrota y lo dulce con la victoria
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas