CARACAS, miércoles 20 de agosto, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
RETUITEANDO | 11/08/2013 | 1 Comentarios
Aquí va a pasar algo
Cuenta uno de los pasajeros que se encontraba en la sala de espera de la puerta 5 en el aeropuerto internacional de Maiquetía, que al ver la lluvia de detritus y aquel insoportable olor desparramándose por el recinto pensó que finalmente la revolución explosionaba
GREGORIO SALAZAR
Aeropuerto
0 1a

Cuenta uno de los pasajeros que se encontraba en la sala de espera de la puerta 5 en el aeropuerto internacional de Maiquetía, que al ver la lluvia de detritus y aquel insoportable olor desparramándose por el recinto pensó que finalmente la revolución explosionaba dejando escapar lo que desde hace largo tiempo muchos intuían albergaba en su seno, en grandes cantidades y en estado de alta pureza.

Hay que tener en muy mal concepto al proceso revolucionario para suponer que al final del camino la espera una suerte de escatológico Big Bang, pero mucho peor opinaron quienes sostuvieron que para saber eso no se necesita ver las evidencias físicas como las que infortunadamente la tarde del miércoles, ¡tarde de mier..!, cayeron sobre la ropa de algunos viajeros.

Compadezco muy de veras a quienes tuvieron que pasar tan mal momento justo antes de abordar un avión. El episodio, no faltaba más, fue abundante alpiste para los tuiteros que cada vez que conocen de un suceso inaudito, como el descrito, invariablemente llegan a la misma conclusión: ¡sólo en Venezuela!

Yo también me eché a volar con esa bandada de criticones, pero hoy, más reposadamente, creo que no es verdad que ese tipo de cosas insólitas ocurran únicamente en nuestro querido país. Lo que mortifica es lo frecuente y lo variado de los ámbitos donde ellas ocurren y la ausencia de prevenciones y correctivos.

En verdad, uno no puede menos que condolerse de ver a los venezolanos como confinados en una especie de gigantesca sala de espera, viendo hacia el techo, desconcertados, maniatados por las "instituciones", preguntándose a cada instante cuándo y por dónde será que la descomposición que ha invadido todo los intersticios de la vida nacional va a hacer eclosión o implosión.

Ahora que de nuevo comienzan a aparecer sondeos de opinión, pudiera incluirse dos nuevos ítems: 1. ¿Usted cree que aquí va a pasar algo? y 2. ¿qué cree usted que va a pasar? Me atrevo a decir que a la primera pregunta, el sí rondaría el 100 %. Y en la segunda, el mismo índice sería para el "no sabe/no contesta". Nadie sabe qué va a pasar, pero "algo va a pasar".

Convengamos que en el país, por el rumbo que lleva, van a ocurrir cosas sorprendentes. Que un día, por ejemplo, Nicolás agote el tema del pajarito y en "transmisión conjunta", como eufemísticamente llama la prensa oficialista ese cepo al que de manera tan abusiva condenan a la opinión pública, nos diga: "Se me apareció un mapurite.

Él me miró. Yo también lo miré. Me lanzó un petardo. Yo le lancé otro". Pero no es eso lo que está en la mente de la gente, por maloliente que esté la situación, cuando insiste: "Aquí va a pasar algo".

Uno describiría esa sensación colectiva como el convencimiento de que el apocalipsis puede hacerse presente en cualquier momento y "esto" será barrido, como le ocurrió a Macondo, por "un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera", que se llevará lo malo y nos dejará instalado en el mar de la felicidad, el verdadero, pues ya se sabe que aquel ofrecido por el supremo, a decir de un connotado ex vocero del régimen, ha devenido en mar de miércoles.

Entendible la desesperanza de la gente cuando ven que cualquier intento por enderezar entuertos conduce a uno peor, a un exabrupto mayor como acaba de ocurrir en el Tribunal del Supremo (hasta allí) que además de desechar burlando los lapsos la impugnación de los resultados dados por el CNE sobre los comicios del 14-A intentada por el candidato de la oposición, solicita a la Fiscalía (del supremo también) le inicie las investigaciones para castigarlo penalmente por "la gravedad de las ofensas y términos irrespetuosos que el demandante vertió en su escrito". Dicho de otra manera, el candidato que sostiene que le fueron robadas impúdicamente las elecciones ahora puede ir preso "por grosero y boca sucia".

Explicable la irritación de quienes ven cómo el partido de gobierno financia su campaña a manos llenas con el dinero de todos los contribuyentes, mientras persigue, criminaliza y le impide el derecho a la defensa a quienes reciben contribuciones para llevar adelante su trabajo político.

Comprensible las mortificaciones de los padres de familia que deben dedicar su día de descanso metido en una cola para conseguir los alimentos de la dieta básica. Qué decir de la irritación que genera las acusaciones de "irrespeto a las instituciones", cuando su desempeño deja como rastro un estercolero.

Ese corset de instituciones envilecidas que ahogan las esperanzas de la ciudadanía, la debacle económica que estrangula el presupuesto familiar, la zozobra de los enfermos en hospitales derruidos, sin personal ni medicamentos, y el acoso de la delincuencia sanguinariamente desatada, son cuatro flancos que angostan la franja pacífica por donde quiere transitar la mayoría y alimentan la idea de que esto se volverá insoportable para el hombre de la calle y, en consecuencia, "aquí va a pasar algo".

Decir confinados no es decir resignados al apocalipsis. Mucho puede pasar cuando se es a ciencia cierta creciente mayoría. Primero que todo, demostrarlo y consolidarlo. Ahí me anoto.

Notas anteriores en RETUITEANDO
Frontera
17/08/2014
De la trocha a la mocha
Todos debemos estar de acuerdo en que el cierre nocturno de la frontera con Colombia para lograr que permanezcan en la mesa del venezolano las arepas tostaditas, la taza del humeante y oloroso café
23 de febrero
14/07/2014
¿Quién disparó primero?
Las secuelas de los disparos de Antonio Tejero en las Cortes españolas resultan inofensivos en comparación con las troneras que dejó el discurso del orador de orden del pasado 5 de julio en la Asamblea Nacional
Margarita
16/04/2014
De nuevo a la mar
Hacia finales de los años 30, "La Julieta" tenía fama de ser la piragua de mayor envergadura entre las que navegaban en los alrededores de Margarita y recalaba en los puertos más cercanos de tierra firme
Dependiendo del Poder que ejerza Diosdado Cabello se podrá saber cómo estará el "tiempo" político del país
04/04/2014
Meteorología pura
La red de medios públicos, pudiera dar una apreciable contribución para que la ciudadanía comience su jornada con alguna noción de "por dónde vendrán los tiros". Lo que planteamos es que a través de sus medios, el gobierno revolucionario nos brinde información climática
Chinos
30/09/2013
Chinazo a la China
Los chinos estan mandando. Desde hace años los chinos se convierten en más prioridad y más conocedor por los venezolanos, que nosotros mismos
Asamblea Nacional
24/09/2013
La coba de 3 raíces
Han pasado casi trece años, pasarán muchos más y siempre habrá quien de vez en cuando se pregunte, probablemente sin tener respuesta, cómo fue que esta tierra de Gracia, la muy formal, multiétnica y pluricultural República Bolivariana de Venezuela dio en tener no una, ni dos, sino hasta tres versiones de su muy publicitada y elogiada carta magna
Bebé real
01/08/2013
EL bebé real
A falta de otros motivos, a mediados de la semana compartimos gratamente con algunos (as) colegas para bebernos "los miaos" de Jorgito, el nuevo miembro de la familia Windsor y heredero de la corona real británica
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas