CARACAS, sábado 20 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Escribo y comento | 06/07/2013
Egipto, el golpe
Surgido de una auténtica revolución democrática y popular, al gobierno Morsi le fueron encargadas tres tareas: Construir instituciones democráticas; servir de mediador entre las diversas fracciones que derrocaron a Mubarak e impulsar el desarrollo económico de la nación. No sólo no cumplió con ninguna de esas tres tareas, además realizó lo contrario. Demolió las instituciones públicas, abolió la antigua constitución civil, concentró los tres poderes en uno, el ejecutivo; entregó grandes cuotas de poder a los "hermanos musulmanes" marginando a las fracciones islámicas democráticas y a los sectores laicos
FERNANDO MIRES
Egipto
0 0a

Las imágenes del 3 de julio en las calles de El Cairo aparecen ante los ojos de cualquier demócrata como repetición de una mala película. Tanques a lo largo de las calles, multitudes que abrazan a los soldados como si fuesen salvadores de la patria, himnos militares y el discurso solemne de un general quien como el nasserista Abdel Fatan al Sisi, con la bandera nacional como trasfondo, anuncia que el que ha tenido lugar no es un golpe de Estado, solo un pronunciamiento destinado a preservar la democracia de sus enemigos.

Los militares, también en Egipto, cuando asumen el poder no vienen de la nada ni actúan como resultado de simples conspiraciones. Suelen ser, por el contrario, emisarios de movimientos que por sí solos no se encuentran en condiciones de derribar a un determinado gobierno. Quiero señalar: no siempre hay detrás de cada golpe una minoría pues los militares, como si tuvieran un sexto sentido político, saben muy bien cuando actuar. Es por eso que muchos golpes de Estado -no solo en Egipto- han sido acciones no exentas de apoyo popular.

Alguna vez hay que decirlo. Detrás de cada golpe hay casi siempre un mal gobierno, entendiéndose por ello a uno que no ha sabido cumplir o ser consecuente con las promesas que lo llevaron al poder. Ese es sin duda el caso del de Morsi.

Surgido de una auténtica revolución democrática y popular, al gobierno Morsi le fueron encargadas tres tareas:1) Construir instituciones democráticas 2) Servir de mediador entre las diversas fracciones que derrocaron a Mubarak y 3) Impulsar el desarrollo económico de la nación.

Morsi no sólo no cumplió con ninguna de esas tres tareas, además realizó lo contrario. Demolió las instituciones públicas, abolió la antigua constitución civil, concentró los tres poderes en uno, el ejecutivo; entregó grandes cuotas de poder a los "hermanos musulmanes" marginando a las fracciones islámicas democráticas y a los sectores laicos (precisamente las fuerzas más activas en la revolución anti-Mubarak de 2011) y, de acuerdo a planes supuestamente distributivos, depreció la moneda, desató la inflación e hizo depender al país de importaciones, sobre todo alimenticias. Lo dicho no entraña, por cierto, una justificación del golpe, pero la verdad es que el mismo Morsi cerró las salidas a una alternativa diferente.

En cierto sentido el golpe militar no fue sólo en contra de Morsi sino en contra de los "hermanos", fracción a la cual pertenece Morsi. Pero "los hermanos" islamistas, organización fundada en 1928 por Hassan Banna, no eran recién llegados. Perseguidos brutalmente durante la dictadura de Nasser y tolerados durante la de El Sadat, bajo Mubarak se convirtieron prácticamente en socios del gobierno, siéndoles asignadas funciones administrativas, poder de base en los campos y sectores suburbanos e importante presencia en las universidades.

Además, gracias a las remesas que reciben de Arabia Saudita, lograron convertirse en el grupo político más poderoso y homogéneo del país. Así se explica por qué, durante la rebelión de 2011, fueron los últimos en sumarse a las multitudes anti-dictatoriales.

Las hermandades, después de la revolución, llegaron a ser una especie de "soviets" islámicos. De ahí que siguiendo la consigna "todo el poder a los hermanos" intentaron convertir a la multicultural nación en una república islámica. Si el golpe detuvo o simplemente ha postergado la realización de esa alternativa, nadie puede decirlo todavía.

Falsa es en todo caso la divulgada opinión de que los golpistas de 2013 son representantes de un movimiento laico en contra de un movimiento religioso. Por una parte hay que tener en cuenta que grandes contingentes del ejército, sobre todo en la tropa, son fieles islámicos.

Por otra, y esa es quizás la única buena noticia que ha traído consigo el golpe de julio, diversos grupos islámicos no asociados a las "hermandades" pasaron a formar parte, junto al Frente de Salvación Nacional, de la creciente oposición a Morsi. Es el caso, entre otros, del partido religioso NUR (Luz) que cuenta con el 25% de la votación y cuyo líder Ahmed al Tayeb ha aparecido en televisión junto al representante simbólico de los laicos, el premio Nobel Mohamed Al Baradei.

¿Ha regresado Egipto al punto de partida, a un "mubarikmo" sin Mubarak? Difícil decirlo. Cierto es que gran parte del ejército es todavía pro-Mubarak. No olvidemos tampoco que los militares, cada vez que llegan al poder, lo hacen para quedarse, aunque esta vez tuvieran el recato de nombrar presidente provisorio al máximo Juez de la Corte Suprema, el tranquilo Adli Mansur.

Mal aconsejados estarían entonces EE UU y los gobiernos europeos si brindaran apoyo automático a los generales egipcios. Un golpe es un golpe y todo golpe es un atentado a la democracia, por muy precaria que hubiera sido, como en Egipto lo era.

No obstante, si Egipto vuelve al punto de partida, no será al mismo punto de partida. Puede que la oposición, a falta de otra alternativa apoye durante un tiempo a los militares. Pero seguramente esa oposición no ha olvidado los días de la gran rebelión en contra de Mubarak.

Tendrá por lo tanto que enfrentar en el futuro a dos enemigos: el fanatismo religioso de los "hermanos", asociados con otras sectas aún más intolerantes, y la tentación dictatorial que se esconde en el corazón de cada general. Para lograrlo sólo hay una alternativa: La unidad. Esa siempre tan difícil unidad. Si la unidad de la oposición llega a ser posible, puede incluso que el golpe de Estado de julio de 2013 sea visto en retrospectiva como antesala de la segunda gran revolución de los egipcios o, lo que es casi lo mismo: como el segundo capítulo de una misma revolución. Ojalá.

Notas anteriores en Escribo y comento
ISIS
06/09/2014
Los rostros del Islam
La guerra, por lo tanto, no será entre Oriente y Occidente, sino entre una gran coalición internacional que unirá naciones de ambos "mundos" en contra de un enemigo común: ISIS
ISIS
06/09/2014
Los rostros de ISIS
Si Europa y EEUU quieren derrotar a ISIS, requerirán unirse con todos los Estados islámicos opuestos a la formación de califatos del mismo modo como EEUU durante la Segunda Guerra requirió aliarse con gobiernos anti-nazis, fueran democráticos o no. Porque la guerra no será entre Oriente y Occidente, sino entre una gran coalición internacional contra de un enemigo común: ISIS
James Foley
31/08/2014
La decapitación
Si exhibir la cabeza de James Foley en la televisión fue un acto destinado a paralizarnos de miedo, quiere decir que quienes lo llevaron a cabo actuaban de acuerdo a una relación medio-fin, esto es, según los cánones de una lógica estrictamente instrumental
Bachelet
17/08/2014
División en la política
A un espacio social complejo corresponde en Chile un espacio político no menos complejo. Allí habitan partidos de larga data, muy organizados y con cierta autonomía social. Chile es uno de los países en los cuales los políticos conforman una verdadera clase "en sí y para sí", es decir, con estructura, intereses y conciencia de clase
Erdogan
10/08/2014
Erdogan, el hombre Estado
Desde Europa, Erdogan es mirado con esperanza pero también con desconfianza. Por un lado los gobernantes europeos entienden que Turquía no puede obtener una democracia perfecta de la noche a la mañana, pero es al fin la más democrática de todas las naciones islámicas. También entienden que si Turquía es un fiel aliado militar y económico, podría ser tarde o temprano un fiel aliado político. No otra cosa pretende Erdogan
Peleas
27/07/2014
El odio en la política
Gracias a las lecciones del psicoanálisis, sabemos que el odio es el hermano menor del miedo pues el miedo precede al odio. Detrás de cada odio hay, inevitablemente, un miedo. Así nos explicamos que cuando la mayoría de los habitantes de una nación, incluyendo a sus gobernantes, han sido dominados por el miedo, pueden cometer las más increíbles atrocidades
Diálogo
20/07/2014
El debate político
Hacer política es en gran medida, debatir. Los enemigos pactan, negocian, transan, pero por lo común, no debaten. Los adversarios son, si así se quiere, enemigos parciales, mas no totales
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas