CARACAS, domingo 1 de febrero, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Escribo y comento | 06/07/2013
Egipto, el golpe
Surgido de una auténtica revolución democrática y popular, al gobierno Morsi le fueron encargadas tres tareas: Construir instituciones democráticas; servir de mediador entre las diversas fracciones que derrocaron a Mubarak e impulsar el desarrollo económico de la nación. No sólo no cumplió con ninguna de esas tres tareas, además realizó lo contrario. Demolió las instituciones públicas, abolió la antigua constitución civil, concentró los tres poderes en uno, el ejecutivo; entregó grandes cuotas de poder a los "hermanos musulmanes" marginando a las fracciones islámicas democráticas y a los sectores laicos
FERNANDO MIRES
Egipto
0 0a

Las imágenes del 3 de julio en las calles de El Cairo aparecen ante los ojos de cualquier demócrata como repetición de una mala película. Tanques a lo largo de las calles, multitudes que abrazan a los soldados como si fuesen salvadores de la patria, himnos militares y el discurso solemne de un general quien como el nasserista Abdel Fatan al Sisi, con la bandera nacional como trasfondo, anuncia que el que ha tenido lugar no es un golpe de Estado, solo un pronunciamiento destinado a preservar la democracia de sus enemigos.

Los militares, también en Egipto, cuando asumen el poder no vienen de la nada ni actúan como resultado de simples conspiraciones. Suelen ser, por el contrario, emisarios de movimientos que por sí solos no se encuentran en condiciones de derribar a un determinado gobierno. Quiero señalar: no siempre hay detrás de cada golpe una minoría pues los militares, como si tuvieran un sexto sentido político, saben muy bien cuando actuar. Es por eso que muchos golpes de Estado -no solo en Egipto- han sido acciones no exentas de apoyo popular.

Alguna vez hay que decirlo. Detrás de cada golpe hay casi siempre un mal gobierno, entendiéndose por ello a uno que no ha sabido cumplir o ser consecuente con las promesas que lo llevaron al poder. Ese es sin duda el caso del de Morsi.

Surgido de una auténtica revolución democrática y popular, al gobierno Morsi le fueron encargadas tres tareas:1) Construir instituciones democráticas 2) Servir de mediador entre las diversas fracciones que derrocaron a Mubarak y 3) Impulsar el desarrollo económico de la nación.

Morsi no sólo no cumplió con ninguna de esas tres tareas, además realizó lo contrario. Demolió las instituciones públicas, abolió la antigua constitución civil, concentró los tres poderes en uno, el ejecutivo; entregó grandes cuotas de poder a los "hermanos musulmanes" marginando a las fracciones islámicas democráticas y a los sectores laicos (precisamente las fuerzas más activas en la revolución anti-Mubarak de 2011) y, de acuerdo a planes supuestamente distributivos, depreció la moneda, desató la inflación e hizo depender al país de importaciones, sobre todo alimenticias. Lo dicho no entraña, por cierto, una justificación del golpe, pero la verdad es que el mismo Morsi cerró las salidas a una alternativa diferente.

En cierto sentido el golpe militar no fue sólo en contra de Morsi sino en contra de los "hermanos", fracción a la cual pertenece Morsi. Pero "los hermanos" islamistas, organización fundada en 1928 por Hassan Banna, no eran recién llegados. Perseguidos brutalmente durante la dictadura de Nasser y tolerados durante la de El Sadat, bajo Mubarak se convirtieron prácticamente en socios del gobierno, siéndoles asignadas funciones administrativas, poder de base en los campos y sectores suburbanos e importante presencia en las universidades.

Además, gracias a las remesas que reciben de Arabia Saudita, lograron convertirse en el grupo político más poderoso y homogéneo del país. Así se explica por qué, durante la rebelión de 2011, fueron los últimos en sumarse a las multitudes anti-dictatoriales.

Las hermandades, después de la revolución, llegaron a ser una especie de "soviets" islámicos. De ahí que siguiendo la consigna "todo el poder a los hermanos" intentaron convertir a la multicultural nación en una república islámica. Si el golpe detuvo o simplemente ha postergado la realización de esa alternativa, nadie puede decirlo todavía.

Falsa es en todo caso la divulgada opinión de que los golpistas de 2013 son representantes de un movimiento laico en contra de un movimiento religioso. Por una parte hay que tener en cuenta que grandes contingentes del ejército, sobre todo en la tropa, son fieles islámicos.

Por otra, y esa es quizás la única buena noticia que ha traído consigo el golpe de julio, diversos grupos islámicos no asociados a las "hermandades" pasaron a formar parte, junto al Frente de Salvación Nacional, de la creciente oposición a Morsi. Es el caso, entre otros, del partido religioso NUR (Luz) que cuenta con el 25% de la votación y cuyo líder Ahmed al Tayeb ha aparecido en televisión junto al representante simbólico de los laicos, el premio Nobel Mohamed Al Baradei.

¿Ha regresado Egipto al punto de partida, a un "mubarikmo" sin Mubarak? Difícil decirlo. Cierto es que gran parte del ejército es todavía pro-Mubarak. No olvidemos tampoco que los militares, cada vez que llegan al poder, lo hacen para quedarse, aunque esta vez tuvieran el recato de nombrar presidente provisorio al máximo Juez de la Corte Suprema, el tranquilo Adli Mansur.

Mal aconsejados estarían entonces EE UU y los gobiernos europeos si brindaran apoyo automático a los generales egipcios. Un golpe es un golpe y todo golpe es un atentado a la democracia, por muy precaria que hubiera sido, como en Egipto lo era.

No obstante, si Egipto vuelve al punto de partida, no será al mismo punto de partida. Puede que la oposición, a falta de otra alternativa apoye durante un tiempo a los militares. Pero seguramente esa oposición no ha olvidado los días de la gran rebelión en contra de Mubarak.

Tendrá por lo tanto que enfrentar en el futuro a dos enemigos: el fanatismo religioso de los "hermanos", asociados con otras sectas aún más intolerantes, y la tentación dictatorial que se esconde en el corazón de cada general. Para lograrlo sólo hay una alternativa: La unidad. Esa siempre tan difícil unidad. Si la unidad de la oposición llega a ser posible, puede incluso que el golpe de Estado de julio de 2013 sea visto en retrospectiva como antesala de la segunda gran revolución de los egipcios o, lo que es casi lo mismo: como el segundo capítulo de una misma revolución. Ojalá.

Notas anteriores en Escribo y comento
Maduro
24/01/2015
Más Pinochet que Allende
Con insistencia Nicolás Maduro compara su declive político con la situación vivida por Salvador Allende durante los últimos días de la Unidad Popular. Una analogía falsa, porque el gobierno de Allende era formal y objetivamente hablando, democrático. Podemos discutir en ese sentido si el de Maduro es una dictadura o no. Pero democrático no es. Incluso el estilo político de ambos gobernantes es opuesto
Bachelet
19/01/2015
Chile, un caso extraño
Chile ha sido uno de los países más resistentes a las oleadas populistas. Para decirlo con cierta ironía, todavía Chile es gobernado por la Unidad Popular más la Democracia Cristiana
Populistas
09/01/2015
Caída del Populismo
No deja de ser una paradoja el hecho de que los países más integrados al mercado capitalista mundial sean precisamente los representantes del Socialismo del Siglo XXI. Nunca Nicaragua estuvo más vinculada al espacio capitalista que bajo el gobierno de la familia Ortega. Nunca hubo un país más dolarizado que Ecuador. Nunca Venezuela fue más dependiente de sus exportaciones petroleras al “imperio” que bajo Chávez y Maduro. Nunca el destino económico de Cuba dependió tanto de la voluntad de los gobiernos de EEUU
Alemania
23/12/2014
Esperando a los bárbaros
De la noche a la mañana apareció un movimiento en las calles de Alemania. Su nombre: PEGIDA, "Patriotas Europeos contra la islamización de Occidente". Su bastión principal: Dresden. Ni título ni lugar de origen son casualidades. El rechazo a la "islamización de Europa" es uno de los tópicos de la ultraderecha europea
Pablo Iglesias
07/12/2014
Democracia social
Un ratón fue el que parió Podemos, el nuevo partido español. Y como en la fábula, los que fueron a escuchar las definiciones de Pablo Iglesias, se retiraron desilusionados. Mientras no escuchemos de las bocas de Podemos una declaración por la liberación de todos los presos políticos del mundo, sea en Guantánamo o en La Habana, sea en Damasco o en Caracas, nadie podrá llamarlos demócratas sociales
Pinochet
29/11/2014
Políticos corruptos
¿Por qué los políticos son tan corruptos? El vecino en el asiento del bus leía gratis en la página del periódico que yo mantenía abierta y no pudo evitar su pregunta. "El ex primer ministro portugués José Sócrates ha sido enviado a prisión", decía el titular. Un caso más de los cientos que nos informan de la corrupción política de nuestro tiempo
Pablo Iglesias
15/11/2014
¿Entre el FN y Podemos?
Quienes creen que Podemos es la versión española del chavismo ignoran que la principal característica del chavismo no es ese estofado ideológico llamado "socialismo del siglo XXl". Podemos ­en cierto modo, es expresión política del ex movimiento de los "indignados"­ que asume parte de la indignación en contra de la manifiesta y notoria corrupción de los dos principales partidos políticos, el PP y el PSOE
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas