CARACAS, martes 30 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Reportaje | 04/07/2013 | 1 Comentarios
Inquietud por Egipto
La comunidad internacional parece dispuesta a trabajar con las nuevas autoridades, a pesar de que numerosos países pidieron un rápido regreso al orden constitucional. Al menos ninguna potencial occidental ha calificado el derrocamiento de Mursi como golpe de estado militar
Egipto
0 1a

La comunidad internacional parecía dispuesta a trabajar este jueves con las nuevas autoridades de Egipto y, a pesar de que numerosos países pidieron un rápido regreso al orden constitucional, ninguna potencial occidental calificó el derrocamiento de Mohamed Mursi como golpe de Estado militar.

Una de las más fuertes reacciones fue la de Alemania, cuyo ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, consideró la intervención de los militares como un fracaso mayor para la democracia en Egipto. "Es urgente que Egipto vuelva cuanto antes al orden constitucional", afirmó.

Unas horas después de que los militares destituyeran al mandatario egipcio elegido democráticamente, el presidente estadounidense Barack Obama se declaró "profundamente preocupado" por la evolución de la situación en el país árabe más poblado, al que Estados Unidos aporta una ayuda militar sustancial.

"Llamo a los militares egipcios a ceder toda la autoridad rápidamente y de manera responsable a un gobierno civil democráticamente electo a través de un proceso abierto y transparente", dijo Obama.

Sin calificar la toma militar como un golpe de Estado, Obama sólo anunció que pediría a las agencias y ministerios concernidos estudiar las "implicaciones" legales de la nueva situación en la ayuda que Estados Unidos da anualmente a Egipto y que en virtud de la legislación estadounidense no puede ir hacia un país en donde hubo un golpe de Estado.

Estados Unidos también ordenó la evacuación de su embajada en El Cairo.

Gran Bretaña, en cambio, anunció que cooperaría con las nuevas autoridades.

"No apoyamos las intervenciones militares en un sistema democrático", dijo el jefe de la diplomacia británica, William Hague, "pero trabajaremos con las autoridades en Egipto".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió por su parte que se restablezca rápidamente un gobierno civil.

"Hace falta restablecer cuanto antes un gobierno civil que refleje las aspiraciones del pueblo", declaró.

En tanto, China declaró que respetaba "la elección del pueblo egipcio" y llamó también al diálogo y la reconciliación.

Rusia pidió por su lado a todas las fuerzas política de Egipto "contención" y que se permanezcan en el marco "democrático".

"Consideramos importante que todas las fuerzas políticas de Egipto den muestras de moderación [...] y confirmen en actos la voluntad de resolver los problemas políticos y socioeconómicos en el marco democrático", declaró la cancillería rusa en un comunicado.

Menos diplomático, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Duma (Cámara Baja rusa), Alexei Pushkov, estimó que "la primavera árabe no trajo democracia sino caos".

La Unión Europea también llamó a todas las partes a "regresar rápidamente al proceso democrático", en especial con nuevos comicios presidenciales, como prometieron los militares al suspender la Constitución.

El bloque europeo evitó referirse a un golpe de Estado y pidió que los derechos del presidente Mursi sean respetados.

Francia "toma nota" del anuncio de los militares en Egipto de convocar a nuevas elecciones, cuya fecha no precisaron. El canciller francés, Laurent Fabius, deseó "que se establezcan los plazos en el respeto a la paz civil, al pluralismo, a las libertades individuales y a los logros de la transición democrática para que el pueblo egipcio pueda elegir libremente a sus dirigentes y su futuro".

En la región, el rey Abdalá de Arabia Saudita fue el primer dirigente extranjero en felicitar al nuevo presidente interino, Adli Mansur, al que calificó como el "presidente de la hermana República árabe de Egipto", incluso antes de que éste prestara juramento.

Siria, con quien el presidente Mursi había roto las relaciones diplomáticas, estimó que su derrocamiento era un "gran logro".

En cuanto a Israel, el gobierno permaneció silencioso sobre la crisis en Egipto, primer país árabe con el que firmó un acuerdo de paz, en 1979.

"Es un problema interno egipcio", declaró el ministro de Transporte, Israel Katz. Pero según un responsable que prefirió el anonimato "la situación actual tiene repercusiones en todo el mundo árabe, por lo que hay cierta inquietud en Israel".

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, felicitó al nuevo presidente egipcio "en esta fase transitoria" y rindió un homenaje "al rol de las Fuerzas Armadas para (...) impedir que (Egipto) caiga en un futuro desconocido".

Irán declaró respetar "la voluntad del pueblo" egipcio e insistió en "la necesidad de responder a los reclamos legítimos", declaró el portavoz de la cancillería, Abas Araghchi.

Qatar, principal respaldo de los Hermanos Musulmanes, afirmó que continuaría apoyando a Egipto, pero no felicitó al nuevo presidente interino.

Las autoridades turcas criticaron la intervención militar sosteniendo que no refleja la voluntad popular y urgieron a Egipto a "regresar al orden democrático".

"El cambio de poder en Egipto no fue el resultado de la voluntad popular. No fue acorde a las leyes democráticas. (...) Los que crean en la democracia debería oponerse naturalmente a la forma en que se cambiaron las autoridades" en Egipto, indicó el viceprimer ministro Bekir Bozdag.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas