CARACAS, miércoles 3 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Catalejo | 01/07/2013 | 1 Comentarios
Golpes e intervención
En todo caso, tales estallidos de los conflictos -políticos y sociales- se ocasionan o deben ocasionarse sólo cuando no existen caminos para la paz
ENRIQUE OCHOA ANTICH
Marcha
0 1a

Primero, una aclaratoria etimológica. No hago referencia a la primera acepción que hace el DRAE de la palabra radical, que alude a la raíz de los asuntos, sino a la cuarta: extremoso, tajante, intransigente.

Segundo, una referencia histórica. Pertenezco a una izquierda que en Venezuela y el mundo, allá por los 70, se deslindó de algunas de sus vertientes más radicales. Al final, ese deslinde podía figurarse en dos extremos: el socialismo democrático (la socialdemocracia en él) y el comunismo marxista-leninista (aunque muchas veces se autodefiniera como socialismo).

Así que forjé mi conciencia política, como muchos otros de mi generación, en ese contraste entre quienes buscábamos impulsar los cambios que soñábamos por la vía reformista y democrática y quienes consideraban que sólo era posible hacerlo por la vía radical e incluso violenta.

No voy a incurrir en la ingenuidad de afirmar que la historia siempre es un tránsito pacífico, como si de un torneo floral se tratase. No. En efecto, muchas veces estallan conflictos sin control que unas veces jalonan la historia hacia adelante y otras, no es bueno olvidarlo, la echan hacia atrás.

Sin embargo, me gusta siempre referir aquella sentencia de Gandhi (si no me falla la memoria, subrayada en su autobiografía titulada Mis experimentos con la verdad) según la cual, aunque no sean noticia como los otros, son muchos más los días en paz que aquéllos con violencia.

En todo caso, tales estallidos de los conflictos -políticos y sociales- se ocasionan o deben ocasionarse sólo cuando no existen caminos para la paz. La civilización es entre otras cosas la acción consciente de los seres humanos por reducir esos estallidos al mínimo posible.

Los esencialismos (siempre atribuir todos los fenómenos a la esencia de la sociedad, sin percatarse de los que ocurren con autonomía de ella) y los maximalismos (siempre aspirar a los cambios máximos sin hacer cuenta de los pequeños, como si aquellos no fueran casi siempre el resultado de la acumulación de éstos) suelen hacer de los radicalismos formas generalmente erradas de la estrategia política pues distorsionan su visión de la realidad.

Así que no solamente por razones morales sino por razones de conveniencia política, una línea de acción que se defina como ruta democrática debe en efecto deslindarse de quienes pretenden diseñar caminos vinculados con el golpe de Estado y, más aún, con la intervención de potencias extranjeras en los asuntos nacionales. De nada sirve huir por la tangente. Es cuestión de rectitud y, además, de coherencia y acierto.

Notas anteriores en Catalejo
Colas
01/09/2014
Las mentiras "radicales"
La primera que se me ocurre mencionar es la de creer o hacer creer que el cambio súbito es posible
MUD
25/08/2014
Unidad y diversidad
La unidad, ¿qué duda cabe?, puede ser útil. En determinadas circunstancias y dentro de algunas condiciones, claro. La unidad tomada como hecho meramente cuantitativo, es decir, si usted consigue ser más que lo que es aliándose con otro
Fanatismo
18/08/2014
La terquedad ideológica
Si la realidad se resiste a sus afanosos empeños, un comunista marxista-leninista o un neoliberal de uña en el rabo, presos ambos de sus respectivas camisas de fuerza intelectuales, concluyen: "La realidad está equivocada, no yo".
MUD
11/08/2014
Gasolina y demagogia
La oposición debe oponerse, Perogrullo dixit. La oposición no da cuartel, es cierto. Pero todo tiene sus límites, el principal de los cuales es para toda oposición no negarse a sí misma en el intento
Unidad
04/08/2014
Unidad como tótem
Incluso admito que para alcanzar esta unidad de todos se requiere primero la unidad de la oposición democrática y que para vencer al chavismo los partidos de la alternativa democrática deben articular una amplia unidad electoral
Unidad
28/07/2014
La Unidad como tótem
Así que la oportunidad de la unidad o de la división debe ser evaluada de acuerdo a lo que Lenin llamaba "el análisis concreto de la situación concreta". De modo que ni la unidad debe ser adorada como a un tótem ni la división anatemizada como pecado mortal
MUD
21/07/2014
Oposición a referendo
Cuando de deslinde se habla, se apela -para cuestionarlo- al valor de la unidad, de una unidad por cierto devenida en tótem intocable como si en política 2 + 2 siempre fuera 4 cuando sabemos que perfectamente puede ser 3 o menos (y también 5 y más, claro)
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas