CARACAS, sábado 1 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opiniones encontradas | 17/06/2013
Yéndose demasiado
Cosmopolitanismo y provincianismo. Para integrarse a otras sociedades, los migrantes de la Venezuela bolivariana han tenido que jugarse su pertenencia nacional y adaptarse
PAULA VÁSQUEZ
Aeropuerto
0 0a

La revolución bolivariana siempre se definió a sí misma como endógena y rechazó lo que viene de afuera aun si está basada en un modelo económico que gira en torno a la importación.

Hay pues una tensión entre su carácter global vinculado a una diplomacia agresiva y a un interés por redefinir los lazos de la región para buscar apoyos incondicionales y una búsqueda de una especie de pureza y unicidad cultural y social. Es pues esa la paradoja, Chávez fue un cosmopolita provinciano. Llegó a las cúspides mundiales haciendo comentarios machistas pueblerinos.

Habló el lenguaje altermundialista y condenó la globalización desde una posición nacionalista anacrónica y reaccionaria, y terminó insertando a Venezuela en el mercado global de la peor manera posible: proveedor de hidrocarburos.

Por otra parte, a varias decenas de miles de venezolanos les ha tocado migrar. Les ha tocado vivir una diáspora y han tenido que reconfigurar su identidad, han tenido que poner a prueba su identidad con la alteridad de los que los reciben y se han descubierto errantes o que podían serlo.

La desterritorialización es en efecto una forma de cosmopolitanismo y a los venezolanos con mejor formación, a los jóvenes miembros de los grupos sociales con mejor formación les ha tocado huir sin razones claras: la inseguridad, la falta de oportunidades de trabajo, la pésima calidad de vida.

Pero a veces cuando converso con ellos siento que hay también una huida del provincialismo criollo y se da entonces una suerte de despertar cosmopolita entre nuestros jóvenes que migran.

Se dan cuenta que el matrimonio gay y el aborto no son cosas de gente rara sino derechos, que en una empresa hay negros con trencitas que ocupan cargos en la dirección en las empresas, que está muy mal visto andar haciendo comentarios acerca de la clase social, etc. Hay pues un aprendizaje de una especie de cosmociudadanía.

Para integrarse a otras sociedades, los migrantes de la Venezuela bolivariana han tenido que jugarse supertenencia nacional y adaptarse. Emigran con un capital social importante perohan entendido a golpes que las sociedades a las que llegan no se van a adaptar a ellos sino que la cosa es al revés. Les duele además que se les identifique con los otros extranjeros que estaban allí antes.

Recuerdo el malestar de que les apliquen en Francia las mismas leyes que a los africanos o los árabes. Y es que las diferencias entre las categorías de alien, stranger, foreigner y étrangerson sutiles y para jugar con ellas y redefinirse hay, antes que nada, entender a la sociedad que los recibe, sus valores, sus sutilezas y su historia.

Es una experiencia para la cual muchos no están preparados. Se volvieron seres globales a juro, porque huyeron de la vida que les ofrecía un proyecto político que concibe a la nación como un pueblo de la Venezuela del siglo XIX poblada por "subalternos" y no por ciudadanos, sin saber que tendrían que reinventarse, porquetoda adaptación implica redefinirse.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas