CARACAS, miércoles 4 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 29/05/2013
HÉROE POR UN DÍA
Los héroes no se caracterizan por sus virtudes sino por la inperfección de sus vidas y de las acciones que acometen. A esto, una cosa es que surja un héroe y otra, bastante lastimosa, tener necesidad de él y esforzarse en inventar épicas sin méritos
LEONARDO AZPARREN GIMÉNEZ
Bolívar
0 0a

Los griegos, inventores de todo lo importante de nuestra cultura y, de paso, del resto del mundo, también inventaron a los héroes, personajes que, incluso en Homero, no se caracterizan por sus virtudes impolutas, sino por la imperfección de sus vidas y de las acciones que acometen.

Aquiles, el máximo héroe frente a Troya, tuvo su talón, fragilidad nimia impropia de un héroe, y se peleó con Agamenón por una mujer, habiendo tantas.

Y los héroes trágicos, incluyendo los shakesperianos y románticos decimonónicos, están llenos de debilidades y fragilidades que los reducen miserablemente. La grandiosidad de Edipo tenía pies de barro: no se conocía; y Otelo sucumbió ante un celo tonto por un pañuelo, mientras las pasiones desbocadas hicieron de las suyas a más de un romántico.

La grandeza de este tipo de héroe depende de la habilidad de su creador, si involucra a la naturaleza para darle cierta totalidad cósmica a asuntos privados menores. Un héroe es igual a carencia de sensatez.

Los griegos, sin embargo, en medio del delirio imaginativo con el que han copado por milenios nuestra imaginación, tuvieron una sabia dosis de prudencia, o sabiduría práctica. La principal, tener héroes de verdad y ciudades heroicas sin palacios. En la Atenas clásica no hubo palacios, a pesar de tener un siglo apellidado por uno de sus hijos, Pericles, constructor de lo que aún hoy llamamos democracia.

Héroe de verdad, como casi ningún otro.

Antes de él, Temístocles, artífice del triunfo griego contra los persas, fue otro héroe de verdad y sin palacio. Y si ambos tuvieron algún indicio de vanagloria y arrogancia, los griegos supieron ponerlos en su lugar, héroes reales como eran.

Una cosa es que surja un héroe y otra, bastante lastimosa, tener necesidad de él y esforzarse en inventar épicas sin méritos. Después de todo, Temístocles y Pericles son representantes del titánico esfuerzo colectivo del pueblo griego en defensa de su democracia. Entonces, el calificativo de héroe es adjudicable, en primer lugar, a todos los griegos por vencer al totalitarismo y verticalismo de Jerjes y sus militares persas.

Cosa peor y frecuente es inventar héroes para maquillar la acción rudimentaria de alguien que, así, busca exhibir una pátina que no se ha ganado. Héroes ajenos por carecer de propios, como es llenarse de imágenes de héroes recordados por sus sucesivas derrotas, en África o en las selvas suramericanas, o liderando el terrorismo y el comercio de las drogas.

 Hablamos de quienes se empeñan en inventar heroísmos solo con base en una bonanza monetaria transitoria, como la nuestra, aposentados en un disfrute del poder y la riqueza sin gloria ni valentía, empeñados en adornar y deificar la historia propia basada en la distorsión de la nacional.

Bertolt Brecht, sabio en muchas cosas, escribió una obra sobre uno de los más delicados heroísmos, decir y mantener la verdad contra todo riesgo. En Galileo Galilei, después que Galileo revoca su teoría del movimiento de la tierra, su alumno se queja amargamente por la claudicación y cobardía de su héroe: "¡Desgraciada la tierra que no tiene héroes!", dice, para provocar la famosa respuesta del héroe brechtiano: "Desgraciada la tierra que necesita héroes".

Cuando no hay una acción colectiva con la cual construir un proyecto nacional, cuando esa acción colectiva ha sido frustrada, cuando parece no haber un norte, cuando solo las ambiciones personales son el motor del acontecer nacional, cuando la impotencia hace frente al autoritarismo, el héroe es un bálsamo y una satisfacción egoísta, casi psicoterapéutica.

Desgraciada esa nación que tiene necesidad de héroes individuales.

Estamos en una situación similar. El régimen carece de épica e hipoteca su gestión a la épica fracasada de aventureros, mientras manipula vergonzosamente los más primitivos sentimientos de solidaridad de sus fieles. Hasta ahora, la acción colectiva del país es una frustración tras otra, razón por la cual cualquier flor de un día es exaltada sin consideración ni prudencia.

Merece un estudio la pasión por los héroes deportivos, una de las actividades menos creativas para construir un proyecto de país, cultural y científicamente hablando; héroes cuyas proezas no forman parte del trajín colectivo.

En situaciones como la nuestra, los héroes son necesarios para disimular la medianía. Un país mediano que no discierne necesita héroes para creerse grande, sin percatarse de que la medianía no es una carencia moral de la que haya que avergonzarse.
 
Grecia fue mediana ante Roma, pero ésta tuvo que amamantarse de las creaciones griegas. El héroe por un día es un espasmo que desaparece y es olvidado rápidamente. El país apostó todo a Cañonero, pero no llegó en la carrera definitiva. Siempre faltará el jonrón definitivo y sobrevivirá la nostalgia.

Es necesario un gran esfuerzo nacional para dejar a un lado la idolatría de los héroes individuales, mixtificación de más de una incompetencia colectiva. Saber emprender una empresa de todos y sostenerla en el tiempo sin pausa es el acto heroico que le da sustancia a la historia. Parece que estamos próximos a hacerlo, aunque son muchas las dudas sobre si lo sostendremos en el tiempo. Medianamente, modestamente, prudentemente.

Un héroe por un día, como tantos hemos celebrado, es un paso hacia la frustración nacional. Propongo desechar los actos heroicos individuales, mirarnos en el espejo y preguntar qué pedazo del país estamos construyendo sin que una ráfaga de viento se lo lleve.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
03/03/2015
Valeroso TalCual
Fue un honor infinito poder compartir la noche del jueves con quienes durante casi tres lustros han hecho posible, contra todas las adversidades, el milagro diario de TalCual; poder testimoniarles nuestro agradecimiento, respeto y admiración por lo hecho y sobre todo por hacerlo en medio de tantas limitaciones y sacrificios en un país donde la libertad en el sentido más amplio de la palabra agoniza
mineros chilenos
02/03/2015
Una vez a la semana
Es una alegre coincidencia que Stewart Brand pronunciara la frase Information wants to be free en 1984. No solo por ser el año que da título a la distópica obra de George Orwell que promueve la idea contraria, sino por haberse posicionado en los meandros de la historia como una profecía de las comunicaciones
mineros chilenos
23/02/2015
La sierpe
El venezolano ve pasar horas y horas de su vida en una cola desde tempranas horas de la madrugada o bajo un sol inclemente, a veces hasta el mediodía del domingo, un día que debería ser de sagrada dedicación al descanso y a la familia. Hasta eso tan preciado nos han arrebatado. Algunas necesidades son postergables, pero no la compra de los alimentos. Con el agravante de que la venta de los víveres ya está también bajo el síndrome del Dakazo o de los anaqueles vacíos
mineros chilenos
16/02/2015
Naghma, un mundo cruel
Sus grandes ojos cafés observan un lugar desconocido, de hecho, Naghma nunca ha ido a la escuela mucho menos a una como esta, la niña de siete años lleva puesta una pañoleta azul y un vestido rojo raído que le recuerda que un hombre desconocido la salvó de casarse con un joven de 19 años
mineros chilenos
10/02/2015
Un pasillo, un país
Zapata ha fallecido y me vino a la mente el cuarteto de caricaturas de mi madre. Todas las risas y reflexiones que me sacó con su trabajo en El Nacional.
mineros chilenos
09/02/2015
Cinco sótanos contra el sol
Publicado este domingo en El Nacional, esta crónica sobre la desdichada "tumba" del Sebin, adquiere la fuerza de un testimonio y de una denuncia que reproducimos en esta sección para exponer las miserias de una revolución basada en el miedo y la tortura
mineros chilenos
02/02/2015
NARCOGOBERNANTES
El gobernador, temido por unos e idolatrado por otros, amasó, según fuentes de la DEA, más de 100 millones de dólares. Su hijo Carlos Villanueva, actual presidente municipal de Othón P. Blanco, asegura que esa fortuna es producto de inversiones y negocios limpios de su padre
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas