CARACAS, domingo 20 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Coordenadas | 28/05/2013
La gran confusión
Buscamos en las respuestas que solicitamos cuando menos luz, si acaso no una orientación para hacer algo. Pero, sucede, a veces, que ni nuestros interlocutores, ni aquellos especialistas que suelen orientarnos, nos aportan certezas sobre lo que nos preocupa
OSWALDO BARRETO
MaduDios
0 0a

Cuando, a pesar de lo que sentimos y percibimos y de cuanto reflexionamos sobre lo que nos sucede o sucede fuera de nosotros, no llegamos a ninguna certeza, a ningún conocimiento, recurrimos a los otros, desde aquellos que nos rodean familiarmente hasta especialistas a los que tenemos acceso, para que nos aporten claridad y nos ayuden a salir de la ignorancia y de la inercia, que por lo regular andan de par.

Esta conducta, que hace de todo ser humano, así no tenga conciencia de ello, un ser social, es la que practicamos diariamente, en las rutinarias conversaciones con parientes y vecinos, en la lectura del diario o en la sintonía del programa que preferimos.

Buscamos en las respuestas que solicitamos cuando menos luz, si acaso no una orientación para hacer algo. Pero, sucede, a veces, que ni nuestros interlocutores, ni aquellos especialistas que suelen orientarnos, nos aportan certezas sobre lo que nos preocupa, pues multiplicamos las fuentes, buscamos otros interlocutores, leemos otros periódicos y sintonizamos otros programas.

A comienzos dentro del área por que la sentimos afinidad y simpatía, pero si la tiniebla persiste, pues nos adentramos en áreas que de costumbre no frecuentamos o las que solo agonalmente nos acercamos (pues, a fin de cuentas, a ellos que también son humanos estas preocupaciones no le deben ser extrañas).Y si todo este afanoso e ineludible proceso de búsqueda, amen de incorporar muchos otros problemas, en lugar de aportarnos luz, multiplica nuestra oscuridad con la oscuridad ajena, hablamos de gran confusión.

DE ANIMALES POLÍTICOS A POLÍTICA INDIVIDUAL
Y es de lo que estamos viviendo en estos días en Venezuela como una concreta experiencia de gran confusión que se me impone como tema prioritario para estas Coordenadas.Y no por afán de luz, ni ansia de conocimiento, sino para encontrar orientación sobre lo que sigue siendo el asunto cada día más crucial de nuestra vida política: ¿qué hacer? No partimos de cero, por supuesto.

Las instancias supremas de la oposición, sus respectivos voceros autorizados y gente de la oposición que por todos los medios se expresa libremente nos mantienen alerta sobre la nueva correlación de fuerzas, sobre la ilegitimidad del gobierno, su descomposición interna, su caída en apoyo y solidaridad en la comunidad internacional y su manifiesta incompetencia para afrontar las calamidades económicas que corroen el país.

Y el gobierno, por su parte, amén de fingir indiferencia y desacato a esos planteamientos, nos habla de los grandes esfuerzos que hace el régimen para superar en quince días o un mes los perjuicios que ha venido causando a lo largo de más de un decenio.

Pero esos no son los problemas que nos quitan el sueño, pues si así fuera seríamos la única sociedad insomne que se conoce. Lo que a todos nos preocupa, hasta el punto de quitarnos el sueño, es justamente aquello que, por encima de toda diferencia, preocupa a la de la oposición y a las masas chavistas: ¿qué diablos es y qué sentido tiene el affaire Silva: traidor, firme militante, inmola- ción, sacrificio, negocio? ¿Qué incidencias tiene este insólito episodio en lo que se presenta ya como un drama que va más allá de la conocida polarización entre gobierno y oposición, esto es, contradicción real entre las posibilidades reales de Maduro y de Cabello? ¿Quiénes son el uno y el otro, más allá de los estereotipos elaborados a base de prejuicios y falsos dilemas ("procubano-anticubano" "militarista-civilista", "socialista, procapitalista" "hábil, quedado",etc.

Inquieta también por igual a chavistas y antichavistas, saber cuál es el alcance de los diálogos que ya se han dado y cuáles son los asuntos sobre los cuales se puede dialogar? Pero no inquietan solo los asuntos, sino las repuestas que encontramos a todas esas preguntas. En la misma edición de cualquier periódico o en las ediciones sucesivas de cualquier programa de radio o TV, encontramos opiniones distintas, contrapuestas, absoluta- mente personales.

Todo el mundo piensa como le da la gana, argumenta como se le antoja. Pero como aquí y ahora , nadie está fuera de la bipolarización, así esté atada a ella por los más tenues e invisibles vínculos, seguimos el tradicional afán de preguntarnos qué piensan, y qué pueden decir la MUD y el gobierno actual, más allá de lo que dice el silencio y el mutismo, de estas dos posiciones, absolutamente emblemáticas: Por un lado, la declaración escrita de Gino González ­llanero del Guárico, "educador por oficio y profesión, pero cantautor por convicción"­, que sin abuso alguno, puede considerarse representativa de una manera de ver las cosas:

"Entre los chavistas está la discusión, el debate, la confrontación para continuar la tarea, nada sencilla, de abandonar el capitalismo. Jugando inteligentemente el ajedrez político y DÁNDOLE UNA PATADA A LA MESA CUANDO SEA INEVITABLE" (Gino González, "Confianza revolucionaria", Correo del Caroní, 27-05-2013".

Por el otro lado, o como mejor se dice ahora, de la otra orilla, una declaración también escrita del especialista y politólogo de mi más alta estima, Alberto Quirós Corradi, que, sin abuso alguno, se puede tomar como representativa de otra manera de ver las cosas: "Aunque el gobierno acepte negociar con la oposición "el paquete completo", EL RESULTADO ESTÁ CONDENADO AL FRACASO" (AQC, "El falso dilema", El Nacional, 26 de mayo de 2013)

En nuestra próxima Balanza, que versará sobre "Diálogo y Negociación", nos ocuparemos de estas posiciones, generadoras ambas de una gran confusión.

Notas anteriores en Coordenadas
Diálogo
15/04/2014
Ganar y perder
La mayoría de los venezolanos entendió que, aparte de lo que dijeran los "dialogantes" o interlocutores", lo que estaba en juego eran estas dos posiciones: por un lado, la conciencia que tiene la gente del gobierno de que no pueden resolver la crisis dentro del marco de su proyecto político, y del lado opuesto conciencia de que, a pesar de que la oposición con sus diversas formas de lucha se ha vuelto indestructible, no tiene lo mecanismos para derrotar al gobierno
Pdvsa
08/04/2014
Suelo y subsuelo
Nuestro problema no ha comenzado por no haber sabido utilizar la riqueza petrolera, sino por haber estropeado, hasta llevarlo a la ruina, la esfera de los suelos, el mundo de la agricultura, la ganadería, los bosques y los pastos
Colas
25/03/2014
Un día feliz
Y es que hasta en el peor de los infiernos que el hombre pueda construir es dado encontrar diferencias y llegar hasta lo que se podría considerar el extremo de la banalidad: vivir como feliz un día de penas, sufrimientos y carencias
Protestas
18/03/2014
El cambio y sus enemigos
Del cambio nadie habla. Y no es porque el fenómeno como real exigencia general no esté presente por donde quiera que andemos, veamos y escuchemos, sino porque, en este ambiente de pugnacidad y enfrentamiento en que vivimos, es más atractivo fijar posición sobre las formas del diálogo, sobre los métodos de practicar la violencia o sobre la existencia de guarimbas
Protestas
11/03/2014
El cambio y sus enemigos
La situación de Venezuela ha sido objeto de todo género de estudio en las diversas instancias del conocimiento y objeto también de todas las pasiones, teorías, ideologías y profecías
Protestas
25/02/2014
El mal que nos consume
Comenzamos a redactar estas "Coordenadas" en aquellos dos primeros días de febrero, cuando por doquiera y a cada instante se escuchaba hablar de Venezuela en estos términos "somos un caos", "no nos salva nadie" "esto no tiene remedio". Pues bien, más de dos semanas nos separan de aquellos días. Y no dos semanas, donde "pasan días iguales, persiguiéndose" como diría Neruda, sino dos de las semanas más difíciles que hemos conocido desde que el chavismo nos gobierna
Lenin
18/02/2014
El mal que nos consume
Al hacer estas observaciones preliminares, teníamos en mente, como lo dijimos expresamente, la similitud que se puede dar entre la sociedad como un conjunto de órganos colectivos y la sociedad como un conjunto de individuos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas