CARACAS, viernes 22 de agosto, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mutatis Mutandi | 26/05/2013
Los antiuniversitarios
El creciente descontento del universo de profesores de la educación superior está consolidando una gravísima realidad, que compromete seriamente las posibilidades de desarrollo de la Venezuela del futuro
ALONSO MOLEIRO / FOTO: SAÚL UZCÁTEGUI
Universidades
0 0a

Con niveles apreciables de impunidad, el gobierno nacional ha logrado imponer en la opinión pública la matriz de que entre sus logros se registran avances incuestionables e irreversibles en el universo de la educación.

El aparato de propaganda oficial suele apoyarse en la difusión de algunas medias verdades para sostener su tesis: la ampliación de la tasa de ingreso a la educación superior a través de las aldeas universitarias de la Misión Sucre; la mejora relativa del estado general de la educación preescolar, las escuelas bolivarianas y la mil veces invocada, pero completamente discutible, circunstancia que reseña la reducción de los niveles de deserción del estudiantado.

Los propagandistas del PSUV nos relatan con harta frecuencia el allanamiento de Caldera al campus de la UCV, acaecido hace 40 años, la represión a los encapuchados y el fin de las escuelas técnicas para justificar todas sus decisiones.

Se supone que pretenden que la opinión pública le conceda al actual equipo gobernante la expedición de una gracia eterna para que sus disparatadas decisiones en este terreno encuentren una justificación a perpetuidad: no hay gobierno más amante de la universidad venezolana que el bolivariano; Caldera allanó la universidad.

La verdad es que, llegados a este punto, podemos hacer esta afirmación con toda tranquilidad: no ha existido gobierno más hostil y vándalo, más descarado y especulador; no hemos tenido en la historia contemporánea del país una administración más desconsiderada y abusadora con la Universidad venezolana, que este que comenzó Hugo Chávez y ahora continúa Nicolás Maduro.

El acoso a las universidades autónomas ­instancias que el alto gobierno no controla como quisiera, y que pretende controlar a toda costa­ tiene múltiples correlatos cotidianos: el más relevante de todos es la escalada selectiva de agresiones, expresadas en disparos, uso de bombas lacrimógenas, insultos y toda suerte de amenazas que grupúsculos anónimos que operan con total impunidad han ejecutado en contra del personal administrativo y académico de muchos de estos recintos.

El creciente descontento del universo de profesores de la educación superior está consolidando una gravísima realidad, que compromete seriamente las posibilidades de desarrollo de la Venezuela del futuro.

Hablamos del alarmante empobrecimiento del entorno académico nacional; de las crecientes dificultades para desarrollar proyectos científicos y de la existencia de una escala salarial que, en sí misma, constituye toda una vergüenza y una afrenta inaceptable para la Venezuela decente.

Mientras, por razones políticas, el sindicato de Helados Efe considera legítimo el ausentismo laboral y le pide a la empresa en la cual se supone que laboran beneficios contractuales astronómicos, por ejemplo, los maestros egresados del Pedagógico y profesores de la educación superior ganan en este momento sueldos que, en muchas ocasiones, rozan el salario mínimo.

Se ha vuelto frecuente que las carreras vinculadas a las ciencias exactas, como matemática y física, queden vacantes, en virtud de la ausencia de docentes, que habitualmente necesitan tener hasta tres trabajos simultáneos para llevar una vida medianamente digna.

Un profesor titular de una universidad pública, el rango más alto en el escalafón académico, la distinción más notable en el mundo de la docencia, estatus para el cual es necesario emplear hasta diez años en materias de investigaciones y trabajos de ascenso, obtiene en estos momentos una remuneración que difícilmente pasará de los siete mil bolívares mensuales. La mitad de lo que devenga hoy uno de sus colegas en Colombia.

El resultado práctico de todo este disparate lo tenemos a la vista, por mucho que el oficialismo, al cual tanto le gusta posar de sensible y amante del conocimiento, pretenda disimularlo: la marcha forzada de muchos de ellos al exterior, atraídos por ofertas salariales holgadamente superiores a la que se registra en nuestra depauperada realidad.

En este momento, incluso, naciones de menor calado, como Ecuador, desarrollan ambiciosos programas de captación de recursos humanos para engordar sus universidades con personal capacitado.

Como al gobierno venezolano no le interesa tener contentos a sus mejores hombres, porque al no ser chavistas los considera sus enemigos, el país pierde un valioso recurso humano que llevó décadas enteras y mucho dinero de las arcas nacionales formar.

Un pivote fundamental para aspirar al desarrollo; años de estudio invertidos en investigaciones y publicaciones de extensión que van a parar a otra parte de forma irreversible gracias a la indiferencia y los maltratos perpetrados por un gobierno que tiene una considerable cantidad de personas egresadas de sus entrañas: entre muchos otros, Jorge Giordani, Héctor Navarro, Earle Herrera, Ricardo Menéndez, Elías Jaua y Nelson Merentes.

Esa es la causa del rezago de Venezuela en los rankings internacionales que miden la investigación y desarrollo de la ciencia en el contexto latinoamericano.

Ese que ya nos tiene detrás de Colombia y Cuba: las universidades que el gobierno no se cansa de acosar, presumiblemente porque "no rinden cuentas", llevan adelante lo medular del trabajo científico en el país. A Miraflores no le interesa que produzcan ciencia: quiere metérselas en el bolsillo.

Pierde su tiempo exigiendo idioteces completamente intrascendentes, como esa según la cual los estudiantes y empleados deben elegir rectores. Al no ser la ULA y la UCV reductos bolivarianos, deben ser acorralados sin tregua ninguna.

En América Latina hay un agresivo plan para captar talentos y estimular el regreso de sus emigrados con el objeto de fortalecer sus programas científicos y tecnológicos. Al chavismo no le interesa que esa diáspora que desangra al país tenga lugar; prefiere seguir acordándose de los años del primer Caldera.

Notas anteriores en Mutatis Mutandi
Prensa
16/08/2014
El limbo de los medios
Vale la pena destacar la confusa y sospechosa compra que capitales amigos del gobierno vienen ejecutando para hacerse de algunos medios de comunicación en Venezuela, que hasta hace habían constituido una referencia ineludible para el público. La crisis nacional parece estar precipitando, respecto al público, algunas tendencias globales que llevaban su propia velocidad
Chavismo
27/07/2014
El ocaso rojo
La jerarquía del PSUV insiste en comportarse como si nada especialmente importante estuviera pasando en Venezuela. Maduro, Cabello ­y también Jaua, Rangel, y Aristóbulo Istúriz- siguen empeñados en colocar el sucio debajo de la alfombra y proscribir un debate que muchos militantes rojos están pidiendo
Protestas
19/07/2014
Después de la Salida
Las crisis sociales no siempre tienen la aproximación estética, el escrúpulo por lo incruento, la ductilidad y fluidez que quisiéramos. Son cuerpos vivos, alimentados por contradicciones y tensiones frente a las cuales hay que tener una respuesta política. Nada lograremos regañando a la audiencia. El descontento social no se planifica
Autobuses
12/07/2014
El vacío
La Unidad se reúne, acuerda, convoca a elecciones primarias, organiza unos recorridos y coloca unas tarjetas a disposición de la ciudadanía cuando toca ir a votar. Cuando las elecciones se consuman, la Unidad se fragmenta, y en ocasiones, casi desaparece. La Oposición regresa a su actual estado desarticulado e irregular
Vanessa Davis
22/06/2014
Vanessa Davis y Giordani
Dentro del chavismo, dos personalidades por demás apreciadas. Ambos practican una vida cotidiana austera y tienen una clara independencia de criterios, sin dejar de ser vistos como genuinos revolucionarios. Giordani pudo sembrar un entorno de aprendices y su pensamiento tiene gran influencia en sectores sociales del chavismo intransigente
Protestas
31/05/2014
Cápsulas de la crisis
En Venezuela los papeles se invirtieron: ahora es el chavismo el que alude en la televisión la existencia de una país que no existe. El chavismo se opaca, se rutiniza. Su liderazgo no existe. Se ha vuelto propaganda y burocracia
Barrio
17/05/2014
Diálogo tras el diálogo
El chavismo no quiere terminar de aceptar el gravísimo malestar social que está en cocción. Sin medios de comunicación a los cuales responsabilizar de algo. En Venezuela, de acuerdo a esta óptica, hay un problema vial: los guarimberos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas