CARACAS, lunes 1 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Economía | 25/05/2013 | 5 Comentarios
Cobrar y darse el vuelto
María de los Ángeles González distribuía dla plata que no le pertenecía emulando la generosidad de un jeque árabe. Hasta que el 7 de mayo fiscales estadounidenses anuncian su arresto, aprovechando que la vicepresidenta del Bandes se hallaba en ese país para asistir al cumpleaños de su hijo
MARIO SZICHMAN (NUEVA YORK)
Dólar
0 5a

Definitivamente, no existe me jor forma de curarse del pichirrismo que desfalcar al erario público. Basta ver el ejemplo ofrecido por María de los Ángeles González la ex vicepresidenta del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, quien distribuía dinero que no le pertenecía exhibiendo la generosidad de un jeque árabe.

El pasado 7 de mayo fiscales estadounidenses y miembros de la SEC (Securities and Exchange Commission, ente regulador de acciones y valores) anunciaron el arresto de varias personas, entre ellas la vicepresidenta del Bandes.

La Fiscalía de Nueva York dijo que entre abril de 2009 y junio de 2010, la señora González recibió sobornos por un total de cinco millones de dólares, a cambio de asegurar el canje de bonos entre el Bandes y la firma de corretaje neoyorquina DAP.

El pueblo venezolano fue el único damnificado. Según la investigación, el erario de Venezuela fue aligerado en 66 millones de dólares.

A medida que se van conociendo más detalles del escándalo, esa caricatura humana que es el chavismo en el poder va mostrando rasgos más grotescos. Por ejemplo, ahora se ha descubierto que la señora González fue a su vez estafada por sus cómplices, aceptando recompensar de manera inmerecida a los malandros que la ayudaron a sustraer dinero del patrimonio nacional.

HURTADO VIENE DE HURTAR
José Alejandro Hurtado, intermediario entre el Bandes y DAP, fue uno de los mayores favorecidos por el fraude. No sólo recibió "honorarios" por seis millones de dólares en tanto su esposa, Haydée Leticia Pabón, consiguió otros 8,6 millones de dólares: además, le quitó gruesas sumas de dinero a la ex vicepresidenta del Bandes.

The New York Times dice que en el 2010 Hurtado se quejó a González de que a raíz de su copioso enriquecimiento ilícito, el Servicio de Rentas Internas (IRS por las siglas de Internal Revenue Service) le reclamaba gran cantidad de dinero pues requería cancelar impuestos atrasados.

Por lo tanto, Hurtado le pidió a la señora González que le enviara 709.989 dólares a fin de transferirle el dinero al fisco (Las agencias federales que causan más terror a los ciudadanos de Estados Unidos no son los departamentos de policía o los servicios de inteligencia, sino el IRS).

La señora González, dijo el periódico neoyorquino, entendió de inmediato la aflicción causada a Hurtado por el reclamo del IRS. En un mensaje por correo electrónico, la entonces funcionaria del Bandes le escribió a Hurtado: "Ahora entiendo su malhumor cuando usted habló con el contador. El Tío Sam es muy maaaaalo. Usted trabaja y él cobra. Es para volver loco a cualquiera".

Enseguida, González transfirió a Hurtado el dinero reclamado, según indicaron documentos de un tribunal (Luego se descubrió que ese dinero no era reclamado por el IRS). De todas maneras, como no era su dinero, sino el de los contribuyentes venezolanos, no perdió un centavo.

Esos mismos documentos, dijo The New York Times, indicaron que la señora González fue shortchanged (recibió menos de lo estipulado) hasta en los sobornos recibidos. Sus cómplices le mintieron acerca de los millones que habían obtenido con sus operaciones ilegales, "y le entregaron apenas una fracción de las ganancias ilícitas que le prometieron" en relación a la compraventa de bonos entre el Bandes y DAP.

La SEC dijo que algunas de las transacciones carecían de todo propósito comercial. Por ejemplo, en enero de 2010, Bandes y DAP canjearon en un solo día los mismos bonos en dos ocasiones. Es decir, DAP compró bonos a Bandes, y los revendió de inmediato. Bandes se quedó con los mismos bonos que antes de la transacción, pero tuvo que pagarle a DAP unos 10,5 millones de dólares adicionales en "marks-up", valor añadido (Los precios de los bonos oscilan generalmente entre la apertura y el cierre de la bolsa).

HOOD ROBIN
La señora González, rebautizada por algunos medios de prensa como Hood Robin, porque le quitó dinero al pueblo venezolano para dárselo a los ricos, tiene un serio problema: no vive en Venezuela.

Y como está demostrado, en la Venezuela chavista hay dos clases de leyes: las que benefician a los oficialistas, y las que castigan a los opositores. Todo lo que era ventajoso cuando vivía en su país de origen, se ha convertido para la señora González en un detrimento, ahora que fue apresada en el imperio.

Como señaló el corresponsal del New York Times en Caracas, la señora González tenía "una prolongada carrera en bancos administrados por el gobierno y por la empresa privada, y sus posibles vínculos con funcionarios del gobierno actuales y pretéritos, sugieren que el caso podría sacudir el establecimiento político".

Hay dos personajes que el diario destaca en su crónica: Edmée Betancourt, la nueva presidenta del Banco Central de Venezuela, y ex presidenta del Bandes, y Alejandro Andrade, quien lideró el Bandes al comenzar las acciones fraudulentas, "un estrecho aliado del (presidente) Chávez".

Andrade lideró la presidencia del Bandes desde el 23 de junio de 2008 hasta el primero de febrero de 2010, cuando fue sustituido por la señora Betancourt.

En cuanto a la señora González, que fue defraudada por malandros cuando defraudaba al Bandes, trabajó en otra institución bancaria venezolana, Banfoandes por la época en que Alejandro Andrade era presidente de esa entidad.

Seguramente, esos tres funcionarios bancarios no se conocían entre sí, y si tropezaban en un pasillo, había que presentarlos. Y todas esas fotos de recepciones en instituciones bancarias donde aparecen juntos y sonriendo, son también un montaje del servicio secreto de Israel, que se la tiene jurada a los chavistas.

Pero, de todas formas, más de un mal pensado, de aquellos a quienes se le inyectan los ojos de sangre cuando tienen que estar seis horas de plantón en un supermercado para conseguir 50 centímetros de papel higiénico, debe estar ya atando cabos.

Y no es difícil hacerlo en un país cuyo gobierno, según un survey realizado en el 2012 por Transparencia Internacional, es el más corrupto del Hemisferio Occidental.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas