CARACAS, lunes 30 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Reflejos | 20/05/2013 | 1 Comentarios
Facismo o bonapartismo
Para ganar apoyo popular, la contrarrevolución fascista se disfrazó de "revolucionaria" y aplicó algunas reformas sociales, pese a lo cual disfrutó del respaldo del gran capital privado más voraz y agresivo
DEMETRIO BOERSNER
Chávez
0 1a

Los violentos choques ocurridos del 14 de abril en adelante entre los dos bandos en que se divide el país, han suscitado acusaciones recíprocas de "fascismo". Al acusar de "fascista" a la oposición, los voceros del gobierno repiten la trajinada aplicación estalinista de ese término a cualquier liberal, socialcristiano o socialdemócrata que ose resistir, aunque sea con el pétalo de una rosa, a las agresiones verbales, sociales, institucionales o físicas a que se le someta.

Por el otro lado, algunos voceros de la oposición democrática también abusan del concepto de ¨fascismo" al referirse a la conducta violenta y brutal de un régimen que asume actitudes de corte fascista (o estalinista) pero que, en su esencia, es otra cosa.

El fascismo fue producto histórico de un orden capitalista desarrollado en crisis y peligro de derrumbe. Fue esencialmente conservador y nació para defender la propiedad privada y las jerarquías sociales de la amenaza de un socialismo nivelador.

Para ganar apoyo popular, la contrarrevolución fascista se disfrazó de "revolucionaria" y aplicó algunas reformas sociales, pese a lo cual disfrutó del respaldo del gran capital privado más voraz y agresivo. El estalinismo, por el otro lado, representa una deformación autoritaria y elitista del socialismo y ­a pesar de que las respectivas utopías son diametralmente opuestas- asumió moldes y conductas similares a los del fascismo, razón por la cual se subsume a ambos en la calificación común de "totalitarios".

En América Latina y todo el vasto Sur (mundo en vías de desarrollo con capitalismos emergentes) existen regímenes "bonapartistas" que han tomado prestados métodos y consignas tanto del fascismo como del estalinismo. Surgieron como respuesta personalista a situaciones de ingobernabilidad por desencuentros de la sociedad política civil.

El getulismo brasileño, el peronismo argentino, el régimen peruano de Velasco Alvarado y el panameño de Omar Torrijos pertenecen a esa categoría, a la cual se unió a partir de 1999 el régimen venezolano de Hugo Chávez. A diferencia de los anteriores bonapartismos suramericanos, el de Chávez no adoptó una doctrina de "tercera vía", sino ­por la influencia cubana- se declaró "socialista" y se lanzó por una vía de precipitada y ruinosa colectivización económica.

Sin embargo, el gran poder de la boliburguesía y de militares de instinto derechista hacen que el régimen también tenga su ingrediente de extrema derecha que lo vincula más al fascismo que a cualquier fórmula socialista. Aunque los métodos del actual gobierno venezolano tengan características tanto fascistas como estalinistas, en definitiva no pasan de ser los de un régimen bonapartista suramericano, lleno de contradicciones y debilidades, ahora agravadas por la falta de líder y el desastre económico.

Notas anteriores en Reflejos
Barbarización
30/03/2015
Los zigzag de Dunham
Aunque la curva general sea ascendente, muchas generaciones humanas –incluidas tal vez las nuestras- están condenadas a vivir en túneles sin luz visible al final. A ellas sólo les puede ayudar la fe --teísta, panteísta o humanista-- en alguna ineludible “intención” cósmica que finalmente, en cada nueva fase, hará triunfar la luz sobre las tinieblas
Crisis 1930
23/03/2015
A la defensiva
Esta tendencia cambió después de la Primera Guerra Mundial. El sistema capitalista y la derecha política mundial desarrollaron nuevas defensas frente a la amenaza que para ellos representaba la ira de los pueblos diezmados y arruinados por aquel espantoso conflicto; ira que se expresaba en un creciente apoyo a la causa del socialismo, y particularmente a su expresión más radical, el comunismo de Lenin y Trotski
Teodoro Petkoff
16/03/2015
Rojo y marrón
Demetrio Boersner hace una análisis... La definición formulada hace casi tres lustros por Teodoro Petkoff (y por mi) de las “dos izquierdas” que existen el Latinoamérica y el mundo, sigue siendo más válida que nunca
marea socialista
12/01/2015
Las dos izquierdas
Existen en Venezuela las dos izquierdas que Teodoro Petkoff definiera con respecto a América Latina en su conjunto. Dos izquierdas, paralelas y desligadas la una de la otra, aunque ambas critican al régimen autoritario existente y anhelan reemplazarlo con un poder emanado de la libre voluntad del pueblo
favores del cielo china
15/12/2014
Favores celestes
Cada día llegan nuevos datos sobre el asombroso fortalecimiento de China en el escenario mundial: este año, su producción económica total igualó la de Estados Unidos, potencia cuyo producto triplicaba el chino hasta el año 2000. Se inclinaron a priorizar el conocimiento por encima de la fuerza armada
Xi Jinping
01/12/2014
China está para quedarse
El dinamismo de la expansión económica y geopolítica de China por el mundo periférico ha alcanzado a América Latina y el Caribe y se posiciona en el primer puesto como socio exterior, arrebatandole la primacía a Estados Unidos y Europa
Dilma
03/11/2014
La izquierda retrocede
Una disminución rápida de la popularidad del partido gobernante y de la presidenta que se verá seguramente forzada a hacer concesiones a una derecha, presente no sólo en la oposición sino también en la propia coalición de gobierno
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas