CARACAS, domingo 21 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Catalejo | 13/05/2013 | 1 Comentarios
Otra vez Mercosur
Para Venezuela, país petrolero (dependiente de ese producto, para más señas), la posibilidad de facilitar el acceso a nuevos mercados constituye condición de su desarrollo, del crecimiento de sus fuerzas productivas, de su industrialización (tarea secular aún pendiente).
Mercosur
0 1a

El presidente Maduro acaba de visitar Uruguay, Argentina y Brasil, socios de Venezuela en Mercosur. Sirva la ocasión para volver sobre el tema.

Cuando, hace algunos meses, se debatía la conveniencia o no de la incorporación de Venezuela a ese acuerdo principalmente comercial y económico pero también político, no dudé en respaldarla en esta misma columna, más allá de las circunstancia poco felices en que ella pudo producirse debido primero a la terca oposición del Parlamento paraguayo y luego a las peripecias derivadas de la destitución del presidente Lugo.

Se trata de una convicción de fondo que trasciende la política menuda: todo acuerdo que procure integrar a las naciones latinoamericanas es de suyo positivo para el subcontinente y para cada país en particular, y si se trata de un acuerdo que privilegia lo comercial y económico, con más razón. Es el caso de Mercosur cuya vocación a este respecto está incluso contenida en su propia designación.

Para Venezuela, país petrolero (dependiente de ese producto, para más señas), la posibilidad de facilitar el acceso a nuevos mercados constituye condición de su desarrollo, del crecimiento de sus fuerzas productivas, de su industrialización (tarea secular aún pendiente).

Acceso a nuevos mercados para el petróleo, claro, para todo el conglomerado productivo energético que va más allá del mero crudo, pero en particular para acicatear a nuestra incipiente economía no petrolera ofreciéndole el estímulo de exportar. Y eso vale oro... si se sabe aprovechar, claro.

Es sabido que la gran tragedia del plan de sustitución de importaciones de inspiración cepalista característico en la Suramérica de los años ’60, y en nuestra democracia puntofijista, fue que al encadenar a nuestras economías hacia el mercado interno, siendo éste relativamente pequeño (en tamaño y en capacidad adquisitiva), no lograba colocar en juego suficientes unidades de producción como para hacernos competitivos y productivos y alcanzar así la tierra prometida del desarrollo.

Quizá por eso, ese plan acaso medio sirvió en países con mercados internos un poco más grandes, como México, Brasil y Argentina.

Es por tal razón que nuestra presencia en Mercosur debe ser evaluada a través de este crisol. De poco serviría si lo que hacemos en ese mercado es vender petróleo y comprar comida.

Lo que debe importarnos es cómo incorporar a nuestros empresarios, grandes, medianos y aun pequeños, en el diseño y ejecución de esa relación comercial. Porque Mercosur es mucho pero sobre todo eso: abrirle a nuestra economía la tentadora posibilidad de crecer accediendo a los millones de consumidores que allá, en Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, pueden estar esperando por nosotros (por aquellos productos nuestros con ventajas comparativas).

Para eso es Mercosur. Es bueno recordarlo siempre.

eochoaantich@gmail.com @EOchoaAntich

Notas anteriores en Catalejo
Presos políticos
15/09/2014
Las mentiras "radicales"
Creer que el discurso que apela privilegiadamente a la demanda de derechos políticos y civiles puede convertirnos en mayoría: hablar y hablar de los presos políticos, la libertad de expresión, el sistema electoral, etc., y no de lo principal que es hoy el tema económico y social
Maduro
08/09/2014
Mentiras "radicales"
Nada más errado: quienes insultan, gritan y ofenden sin medida, los que no dialogan ni se permiten coincidir jamás con el gobierno ni admiten nada bueno en su desempeño porque hacerlo constituye una traición
Colas
01/09/2014
Las mentiras "radicales"
La primera que se me ocurre mencionar es la de creer o hacer creer que el cambio súbito es posible
MUD
25/08/2014
Unidad y diversidad
La unidad, ¿qué duda cabe?, puede ser útil. En determinadas circunstancias y dentro de algunas condiciones, claro. La unidad tomada como hecho meramente cuantitativo, es decir, si usted consigue ser más que lo que es aliándose con otro
Fanatismo
18/08/2014
La terquedad ideológica
Si la realidad se resiste a sus afanosos empeños, un comunista marxista-leninista o un neoliberal de uña en el rabo, presos ambos de sus respectivas camisas de fuerza intelectuales, concluyen: "La realidad está equivocada, no yo".
MUD
11/08/2014
Gasolina y demagogia
La oposición debe oponerse, Perogrullo dixit. La oposición no da cuartel, es cierto. Pero todo tiene sus límites, el principal de los cuales es para toda oposición no negarse a sí misma en el intento
Unidad
04/08/2014
Unidad como tótem
Incluso admito que para alcanzar esta unidad de todos se requiere primero la unidad de la oposición democrática y que para vencer al chavismo los partidos de la alternativa democrática deben articular una amplia unidad electoral
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas