CARACAS, sábado 28 de febrero, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Retuitiando | 27/04/2013
I-le-gí-ti-mo
Son tantas las incidencias sumadas a lo largo de los días que en los corrillos se dice que cuando el hoy presidente en duda, salido por las orejas del CNE, le preguntó a uno de sus copartidarios, un comisario famoso por su frenillo, si había ganado, éste le respondió: ­Lo dudo, Madudo...
GREGORIO SALAZAR
Nicolás Maduro
0 0a

Es demasiado difícil darle el beneficio de la duda a un gobierno que ha llegado precisamente bajo el signo de la duda, su partida de nacimiento está en duda, su carta astral le traza el rumbo de la duda y su tarjeta de presentación dice dudoso, súper dudoso, más que dudosito...

Hagamos memoria, ¿cómo se ha producido el nacimiento del gobierno de la duda? Uno diría que de forma bastante aparatosa, casi tanto como el parto del extravagante Gargantúa.

Ustedes recuerdan: Gargamella, la madre de aquella criatura todo excesos, lo trajo al mundo después de haberse comido varias palanganas de mondongo de bueyes cebados, "diez y seis moyos, doscientas diez y seis pintas y seis potes", para ser exactos; además en medio del trance alumbrador se le salió el fundamento y la criatura después de correrle por la aorta vino a asomar por una oreja.

Aquello fue por la vía que no era, por el lado que no era y el muchacho nació gritando lo que no era. Y ese parto tan extraño parece que aquí lo han emulado a la perfección.

Las palanganas, por poner un ejemplo, no fueron de mondongo, pero sí de reales contantes y sonantes vorazmente engullidos en una campaña servida opíparamente pero costeada con el dinero de todos los ciudadanos de la comarca, en algunos casos inclusive descontándoselo atrevidamente de sus salarios.

Con el correr de los días van sumándose más y más estropicios: votos más que "asistidos" vigilados; doble, triple y tetracedulados; difuntos de un espíritu ciudadano tan responsable que vienen a votar desde el más allá, homónimos suplantables, huellas planas, electores que están en el exterior pero pueden aparecer votando en El Manteco, testigos que fueron sacados de los centros de votación impidiéndoles ejercer su labor de vigilancia y otros que fueron acosados y amenazados por querer cerrar las mesas a la hora.

Con esas triquiñuelas una candidatura sumó para su costal, y con otras, como cierres de consulados y fronteras e impedimento del voto juvenil, restaron rodajita a rodajita, a la votación ajena. Póngale de ñapa milicia y escuadrones motorizados rojos.

Son tantas las incidencias sumadas a lo largo de los días que en los corrillos se dice que cuando el hoy presidente en duda, salido por las orejas del CNE, le preguntó a uno de sus copartidarios, un comisario famoso por su frenillo, si había ganado, éste le respondió: ­Lo dudo, Madudo...

Especie que la gente echa a volar y a uno no le queda sino recogerla, compartirla con usted y guardarla en el zurrón de las dudas, que ya por cierto está bastante abultado.

Ahora el soberano no quiere aceptar, y con sobrada razón, un resultado que parece logrado "rompiendo y tronchando, pillando y ladroneando", pero las cuatro doñas que lo avalan reducen la discusión a la infalibilidad de las maquinitas contadoras.

Eso es como si usted comprara un kilo de café y le saliera lleno de aserrín, quinchoncho tostado y almendrón molido, y al ir a reclamarle al vendedor éste le replica ofendidísimo que cómo osa poner en duda su báscula importada de microprecisión atómica.

¿Tú no pediste un kilo de café? Bueno, ahí tienes tu kilo súper exacto, ni un gramo más, ni un gramo menos...

Pero se niega a abrir los otros paquetes del café embasurado que tiene en los anaqueles. Ese es el trance en el que estamos. Por lo demás hay otras dudas que deben carcomer a buena parte de los venezolanos, sobre todo a los de atuendo rojo.

Cuando se creía que el gobierno del "mientras tanto" vendría a profundizar el Gran Legado, una obra inmarcesible merecedora de los altares del Olimpo, ahora sólo se le oye hablar de ineficiencia, burocracia, corrupción y de declaraciones de emergencia, al punto que en el sector eléctrico ha renunciado a su cargo uno de los miembros del clan dueño de la franquicia que ha reinado los últimos catorce años. Qué malo fue entonces el gobierno anterior.

El legado independentista, aquel que nos liberó del mardeeeto imperio, también queda arropado por la duda ahora que no solamente le compramos más, sino porque sus maniobras energéticas han echado cuesta abajo el precio de nuestro adorado excremento del diablo.

¿Qué hizo el mandatario ilegítimo con nuestra segunda independencia? Ese último ingrediente, el clásico parto de la abuela, se ha agregado a la crisis de legitimidad, que profundiza la del plano político en medio de la económica: no alcanzan los verdines, las industrias están a media máquina, la inflación va con alas desplegadas, un desabastecimiento angustiante y prolongado y colapso de los servicios.

Nada que se pueda resolver con persecución y militarismo. Pero el gobierno ilegítimo no le atina al orinal. Y eso que es más grande que el de Gargantúa.

 

 

Notas anteriores en Retuitiando
Colas
23/02/2015
La sierpe
El venezolano ve pasar horas y horas de su vida en una cola desde tempranas horas de la madrugada o bajo un sol inclemente, a veces hasta el mediodía del domingo, un día que debería ser de sagrada dedicación al descanso y a la familia. Hasta eso tan preciado nos han arrebatado. Algunas necesidades son postergables, pero no la compra de los alimentos. Con el agravante de que la venta de los víveres ya está también bajo el síndrome del Dakazo o de los anaqueles vacíos
Maduro
14/02/2015
En pico de tucán
Huyendo del ataque aéreo, audazmente Nicolás había escapado entre antiguas callejas tripulando un autopullman fabricado por los paisanos del señor Chan. Aquello debió ser una acción digna de un filme del Agente OO7: Nicolás cruzando en dos ruedas en la esquina de Cola é Pato, después embalado hacia Cristo al Revés, buscando a toda mecha El Polvorín, que es además su especialidad
Empanadas
07/02/2015
¡Noooo, Chávez!
La pregunta es por qué la racionalidad económica que exhiben las amigas de Carmen como argumento propagandístico para justificar el aumento de la gasolina no se impone también en otras áreas de la producción, pública o privada, incluso aquella que tiene que ver con los insumos para la elaboración de las empanadas
Cochinito
23/01/2015
¡Venga ese Cochinito!
Entonces llega diciembre y usted ve a nuestro amigo multiplicado sobre los mostradores, con una sonrisa dibujada en la trompa, todo él de plástico chino, para variar, y si no fuera unicolor se apreciaría mejor que lleva en alto relieve una chaquetilla muy corta y pasada de moda, de grandes solapas con puntas redondeadas, un lacito como de uniforme de colegial, sobre la panza medio descubierta muy quietas las dos paticas y al reverso su colita rabo e ´cochino, no tan famosa como otras rabo é cochino que en el mundo han sido, pero en su justo lugar que es lo importante.
Maduro
20/12/2014
El harakiri
De un grupo de bebedores de anís que estaba cerca de la tribuna salió un grito desesperado: -¡No, el harakiri no...! El hombre de camisa roja, detrás de un podio en la plataforma, elevó todavía más el arma, abigarrada por los muchos colores de las piedras preciosas. Una viejita, de franela y cachucha roja, despegó los labios, aspiró una gran bocanada de aire y quedó con la boca abierta.
Chávez
25/10/2014
Recordando a Damocles
Ya son muchas las espadas de Damocles que han clavado su mortal sentencia sobre vidas y propiedades de ciudadanos de este país. Las universidades con sus exiguos y cada vez más asfixiantes presupuestos; fábricas sin materias primas y sin márgenes de rentabilidad; empresas endeudadas y rotos sus vínculos con el comercio exterior; servicios de toda índole acogotados por controles y sanciones
Maduro
19/10/2014
Caída en barrena
No sabemos cómo la gente del gobierno se ingenió para hacerlo, pero esa fue la noticia que el miércoles nos trajeron las agencias internacionales: de un puerto remotísimo de la norafricana Argelia, llamado Bejaia, ha salido un súper tanquero con 2 millones de barriles de crudo que va a ser utilizado para diluir el petróleo pesado y extrapesado de la Faja del Orinoco. Si no se hace así, parece que la cosa no funciona
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas