CARACAS, sábado 22 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opiniones encontradas | 01/04/2013
Neoliberalismo perverso
Así el régimen chavista se diga socialista, es obvio que el Estado venezolano está colonizado en este momento por intereses privados. Todos los que trabajan en el Estado o que hacen negocios con él quieren obtener ganancias fantásticas y sin riesgo
PAULA VÁSQUEZ
Corrupción
0 0a

Así el régimen chavista se diga socialista, es obvio que el Estado venezolano está colonizado en este momento por intereses privados. Todos los que trabajan en el Estado o que hacen negocios con él quieren obtener ganancias fantásticas y sin riesgo. Ese es el meollo, el centro mismo de gravitación del poder que actualmente gobierna a Venezuela. El chavismo no es sino una gran estrategia de supervivencia.

Una estrategia que hay, además, que entender en vez de subestimar. Incluso diría que hay que respetar porque es la respuesta a una disyuntiva que creó el propio gobierno al hacerle saber a los ciudadanos que no tenían otra opción sino cuadrarse con él, a riesgo de ser excluidos, invisibilizados y estigmatizados.

Otro ejemplo de que el Estado venezolano no es un Estado social es que los individuos deben procurarse, por ellos mismos, protección contra todo tipo de riesgos.

Desde la seguridad hasta una enfermedad crónica. La gente tiene que protegerse sola del crimen y de la violencia. Este es un Estado supuestamente socialista en que los individuos tienen que cubrir las insuficiencias de las instituciones.

Y diría más: creo que la muerte de Chávez es un golpe duro porque los sectores populares no confían en las nuevas organizaciones ­me resisto a llamarlas instituciones­ sino que confiaban en su difunto líder.

Por otro lado, decir que el poder lo tiene el pueblo en Venezuela hoy en día, es un disparate. Así lo decía en la televisión parisina una militante del Frente de izquierda francés, una señora (no digo su nombre porque además usa un nombre falso), secretaria científica de ATTAC, que ya dejó atrás la cincuentena y que no le da pena mentir descaradamente a pesar de sus canas, ya que dice cosas que hasta los chavistas venezolanos reconocen: que no hay cortes de luz, que el embarazo precoz no existe y que no hay problemas de escasez en Venezuela. Una muestra de la gente que acompaña este régimen que no tiene la más mínima ética.

Es que ni el propio pueblo chavista creo que se traga el cuento de que ellos son los que tienen el poder. El poder lo tienen otros y lo usan antes que nada con fines propios, privados. El bien común no existe en Venezuela. Es en ese sentido que nunca antes se había afianzado tanto el personalismo y el egoísmo en Venezuela.

Es una suerte de pragmatismo, el mismo que lleva a negociar con China los recursos naturales y ambientales de la Amazonía sin que les duela ni un poquito. Es una lógica a la vez mercantil pero que justifica su autoritarismo hablando en nombre de los pobres. Es un neoliberalismo (aún más) perverso.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas