CARACAS, jueves 24 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cultura | 07/03/2013
Más que una biografía
El escritor Rubi Guerra muestra en 110 páginas la vida del poeta Ramón Sucre. "La tarea del testigo" es una novela corta, que recrea, con ayuda de la imaginación, los últimos días del poeta. El autor brinca entre el género epistolar, la narrativa, y en algunas ocasiones se acerca a la novela gótica
RAQUEL GONZÁLEZ V.
La tarea del testigo
0 0a

¿Qué hubiese pasado con el escritor si no hubiese sufrido de insomnio?, ¿se consolidaría su figura? o ¿hubiese quedado enterrado en el olvido? Estas son algunas de las interrogantes que surgen al leer La tarea del testigo, del ganador del Concurso de Novela Corta Rufino Blanco Fombona en el año 2006, Rubi Guerra (1958).

La historia se divide en 9 capítulos y un apartado titulado Tres historias perdidas. En cada uno de ellos se recrea, con ayuda de la imaginación, la vida del poeta José Antonio Ramos Sucre (1890-1930), un ciudadano cumanés que dedicó su vida al mundo de las letras, hasta suicidarse por una sobredosis de medicamentos.

"La gente siempre cree que al ojear el libro se van a encontrar con una narración corta de su vida. Más que una biografía lo que intento es mostrar la fragilidad del personaje. Una figura inspirada en el poeta, más no la representación del hombre real", expresó Guerra.

Uno de los aspectos más llamativos del texto es la mezcla entre los sueños y la realidad. En estas 110 páginas, el autor va despertando la curiosidad del lector al jugar constantemente con la realidad y la ficción.

Para el escritor este interés se debe al enigma que rodea la figura del cumanés. "Él sigue siendo muy querido por el público, se pasea entre lo onírico y la vigilia, entre la realidad y el misterio", destacó el también creador de Un sueño comentado. Esta obra muestra al artista como testigo de la época que le tocó vivir.

Un hombre que contó a través de sus palabras los recuerdos de su historia. Muchos seguidores de la literatura consideran que este poeta fue enigmático, mientras para otros representa un referente insustituible.

El texto gira entre su estadía final en Suiza, la añoranza de su tierra natal, la angustia producida por el insomnio y la necesidad de escribir y hacerse leer. A lo largo de la historia, el autor brinca entre el género epistolar, la narrativa y en algunas ocasiones se acerca a la novela gótica.

La historia que comenzó a rondar la mente del autor hace 25 años, se cristalizó en 2006. "Fue justo en ese año que la terminé y resultó vencedora en un premio que no se ha realizado más", puntualizó Guerra.

Al interpelarlo sobre la escena literaria en Venezuela enfatizó que se ha crecido y que siempre existirán escritores buenos y otros que no lo son tanto. Además, señaló que los libros han aumentado, pero la cantidad de lectores no.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas