CARACAS, martes 31 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Reflejos | 25/02/2013
El socialismo deformado
Lenin y su partido bolchevique, de izquierda socialista, que adoptó el viejo nombre de "comunista" para deslindarse de reformismos blandengues, llegaron al poder en medio de una catastrófica guerra, con el indudable apoyo masivo de campesinos, obreros y soldados rebeldes
DEMETRIO BOERSNER
Socialismo
0 0a

La teoría y praxis del movimiento obrero internacional durante los pasados dos siglos han tendido a definir el "socialismo" como un deseable orden social fundado en la primacía del trabajo sobre el capital y en el predominio del poder e interés de los trabajadores y demás sectores populares por encima de la influencia y los intereses de minorías adineradas.

Esta hegemonía de asalariados y capas medias laboriosas (que Marx designó con el infeliz nombre de "dictadura del proletariado") puede ejercerse de manera pluralista, tolerante y dialogante en países donde exista una arraigada democracia política.

En cambio, en países de tradición dictatorial o despótica, el cambio de hegemonías conlleva episodios violentos y alienta la aplicación de métodos rudos. El modelo de las socialdemocracias escandinavas ilustra el primero de estos casos, en tanto que el segundo quedó ejemplificado por la Revolución Rusa de 1917.

Lenin y su partido bolchevique, de izquierda socialista, que adoptó el viejo nombre de "comunista" para deslindarse de reformismos blandengues, llegaron al poder en medio de una catastrófica guerra, con el indudable apoyo masivo de campesinos, obreros y soldados rebeldes. En medio de combates, hambrunas y el colapso de la podrida administración zarista, Lenin y sus compañeros adoptaron medidas niveladoras y socializadoras de una dureza impresionante, aunque comprensible bajo aquellas circunstancias.

Una vez terminada la guerra civil y la intervención foránea, Lenin puso fin al "comunismo de guerra" y lo reemplazó con el sistema de la "Nueva Política Económica (NEP)" que reintrodujo la propiedad privada de los medios de producción no básicos o estratégicos.

La idea dominante fue la de avanzar hacia un futuro socialismo a través de una economía mixta o capitalismo de estado que, para ser socialdemócrata, sólo hubiera necesitado el añadido de la democracia pluralista, requisito éste que Lenin, infortunadamente, rechazó de modo tajante.

El régimen soviético en sus primeras dos décadas mantuvo una perspectiva de avance hacia el objetivo socialista, y por ello conservó e incluso amplió su influencia sobre el movimiento obrero y progresista del mundo. La Internacional Comunista (IC) o Comintern, regida desde Moscú, siguió encarnando las esperanzas de grandes sectores de la humanidad.

Pero de año en año el sistema se deterioró. La falta de democracia pluralista, y el mantenimiento por la URSS y la IC del "centralismo democrático", apropiado para la clandestinidad y las emergencias pero no para la construcción de una sociedad solidaria y libre, abrió la vía a la tiranía personalista de Stalin, y a la deformación del socialismo hasta desembocar en un nuevo sistema de explotación: el colectivismo burocrático. Volveremos sobre el tema.

Notas anteriores en Reflejos
Barbarización
30/03/2015
Los zigzag de Dunham
Aunque la curva general sea ascendente, muchas generaciones humanas –incluidas tal vez las nuestras- están condenadas a vivir en túneles sin luz visible al final. A ellas sólo les puede ayudar la fe --teísta, panteísta o humanista-- en alguna ineludible “intención” cósmica que finalmente, en cada nueva fase, hará triunfar la luz sobre las tinieblas
Crisis 1930
23/03/2015
A la defensiva
Esta tendencia cambió después de la Primera Guerra Mundial. El sistema capitalista y la derecha política mundial desarrollaron nuevas defensas frente a la amenaza que para ellos representaba la ira de los pueblos diezmados y arruinados por aquel espantoso conflicto; ira que se expresaba en un creciente apoyo a la causa del socialismo, y particularmente a su expresión más radical, el comunismo de Lenin y Trotski
Teodoro Petkoff
16/03/2015
Rojo y marrón
Demetrio Boersner hace una análisis... La definición formulada hace casi tres lustros por Teodoro Petkoff (y por mi) de las “dos izquierdas” que existen el Latinoamérica y el mundo, sigue siendo más válida que nunca
marea socialista
12/01/2015
Las dos izquierdas
Existen en Venezuela las dos izquierdas que Teodoro Petkoff definiera con respecto a América Latina en su conjunto. Dos izquierdas, paralelas y desligadas la una de la otra, aunque ambas critican al régimen autoritario existente y anhelan reemplazarlo con un poder emanado de la libre voluntad del pueblo
favores del cielo china
15/12/2014
Favores celestes
Cada día llegan nuevos datos sobre el asombroso fortalecimiento de China en el escenario mundial: este año, su producción económica total igualó la de Estados Unidos, potencia cuyo producto triplicaba el chino hasta el año 2000. Se inclinaron a priorizar el conocimiento por encima de la fuerza armada
Xi Jinping
01/12/2014
China está para quedarse
El dinamismo de la expansión económica y geopolítica de China por el mundo periférico ha alcanzado a América Latina y el Caribe y se posiciona en el primer puesto como socio exterior, arrebatandole la primacía a Estados Unidos y Europa
Dilma
03/11/2014
La izquierda retrocede
Una disminución rápida de la popularidad del partido gobernante y de la presidenta que se verá seguramente forzada a hacer concesiones a una derecha, presente no sólo en la oposición sino también en la propia coalición de gobierno
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas