CARACAS, jueves 24 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Reflejos | 25/02/2013
El socialismo deformado
Lenin y su partido bolchevique, de izquierda socialista, que adoptó el viejo nombre de "comunista" para deslindarse de reformismos blandengues, llegaron al poder en medio de una catastrófica guerra, con el indudable apoyo masivo de campesinos, obreros y soldados rebeldes
DEMETRIO BOERSNER
Socialismo
0 0a

La teoría y praxis del movimiento obrero internacional durante los pasados dos siglos han tendido a definir el "socialismo" como un deseable orden social fundado en la primacía del trabajo sobre el capital y en el predominio del poder e interés de los trabajadores y demás sectores populares por encima de la influencia y los intereses de minorías adineradas.

Esta hegemonía de asalariados y capas medias laboriosas (que Marx designó con el infeliz nombre de "dictadura del proletariado") puede ejercerse de manera pluralista, tolerante y dialogante en países donde exista una arraigada democracia política.

En cambio, en países de tradición dictatorial o despótica, el cambio de hegemonías conlleva episodios violentos y alienta la aplicación de métodos rudos. El modelo de las socialdemocracias escandinavas ilustra el primero de estos casos, en tanto que el segundo quedó ejemplificado por la Revolución Rusa de 1917.

Lenin y su partido bolchevique, de izquierda socialista, que adoptó el viejo nombre de "comunista" para deslindarse de reformismos blandengues, llegaron al poder en medio de una catastrófica guerra, con el indudable apoyo masivo de campesinos, obreros y soldados rebeldes. En medio de combates, hambrunas y el colapso de la podrida administración zarista, Lenin y sus compañeros adoptaron medidas niveladoras y socializadoras de una dureza impresionante, aunque comprensible bajo aquellas circunstancias.

Una vez terminada la guerra civil y la intervención foránea, Lenin puso fin al "comunismo de guerra" y lo reemplazó con el sistema de la "Nueva Política Económica (NEP)" que reintrodujo la propiedad privada de los medios de producción no básicos o estratégicos.

La idea dominante fue la de avanzar hacia un futuro socialismo a través de una economía mixta o capitalismo de estado que, para ser socialdemócrata, sólo hubiera necesitado el añadido de la democracia pluralista, requisito éste que Lenin, infortunadamente, rechazó de modo tajante.

El régimen soviético en sus primeras dos décadas mantuvo una perspectiva de avance hacia el objetivo socialista, y por ello conservó e incluso amplió su influencia sobre el movimiento obrero y progresista del mundo. La Internacional Comunista (IC) o Comintern, regida desde Moscú, siguió encarnando las esperanzas de grandes sectores de la humanidad.

Pero de año en año el sistema se deterioró. La falta de democracia pluralista, y el mantenimiento por la URSS y la IC del "centralismo democrático", apropiado para la clandestinidad y las emergencias pero no para la construcción de una sociedad solidaria y libre, abrió la vía a la tiranía personalista de Stalin, y a la deformación del socialismo hasta desembocar en un nuevo sistema de explotación: el colectivismo burocrático. Volveremos sobre el tema.

Notas anteriores en Reflejos
G77
14/07/2014
El sur no ha muerto
El Grupo de los 77 forma parte del movimiento histórico del "Tercer Mundo" o "Sur", integrado por los países antaño sometidos a dominación colonial o neocolonial, con posición subalterna en la economía global
SOS
30/06/2014
Tiempo para transiciones
Existen factores negativos que podrían aniquilar la esperanza de que los progresistas moderados de ambos campos logren unirse e imponer una transición por consenso
George W. Bush
16/06/2014
Balanza de poder
El presidente George W. Bush ­personalmente simpático y menos malo en su gestión de lo que hoy se dice­ se equivocó seriamente en su unilateralismo con respecto a Irak y no entendió la necesidad de compartir el gobierno del mundo con otros factores geopolíticos
Socialismo
19/05/2014
¿Socialismo liberal?
El falso "socialismo" chavista desconoce y viola ambos principios mencionados: El chavismo es un ejemplo extremo de colectivismo explotador y anti igualitario, ya que sobre una inmensa mayoría pobre y capas medias empobrecidas se yergue con arrogancia brutal una oligarquía integrada por burócratas civiles y militares junto con la "boliburguesía" corrupta y obscenamente rica
Socialismo
05/05/2014
¿Socialismo liberal?
Tanto el colectivismo burocrático como el populismo autoritario, hoy vigente en Venezuela, nos demuestran la imposibilidad de crear, con métodos brutales y en medios sociales atrasados, algo que merecería el luminoso nombre de "socialismo"
Socialismo
07/04/2014
El socialismo imposible
Un intento de saltar de un régimen feudal o semifeudal directamente a un orden "socialista" ­como lo quiso hacer Stalin (no Lenin que era más sensato) inevitablemente conduce a un desastre, como lo es la implantación de una dictadura burocrática antipopular
Protestas
24/03/2014
Firmeza con flexibilidad
El actual conflicto civil venezolano, como todos los conflictos políticos que movilizan a millares de personas, tiene carácter imprevisible por la variedad de actitudes que se manifiestan dentro de un gran propósito común
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas