CARACAS, lunes 2 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mutatis Mutandi | 23/02/2013 | 3 Comentarios
La era del insulto
No pierde ocasión Nicolás Maduro para insultar con cualquier argumento a sus adversarios cuando encadena la señal de televisión. Se trata de una especie de rutina: un ejercicio calisténico, una cita con la salud; un protocolo para mantener vigoroso el ánimo revolucionario. Ganando o perdiendo elecciones
ALFONSO MOLEIRO
Maduro
0 3a

No pierde ocasión Nicolás Maduro para insultar con cualquier argumento a sus adversarios cuando encadena la señal de televisión. Se trata de una especie de rutina: un ejercicio calisténico, una cita con la salud; un protocolo para mantener vigoroso el ánimo revolucionario. Ganando o perdiendo elecciones.

Cuestionamientos políticos rutinarios en cualquier democracia quedan respondidos con entera frescura con agraviantes dicterios personales.

A esta herramienta, presumiblemente "legitimadora", en virtud de que tal cosa se ejecuta "en revolución", se acude sin que nadie se escandalice, sin que quede particularmente perturbado el estado de opinión del país, sin que nada especialmente relevante suceda.

El gobierno toma decisiones, promete unos resultados, sopesa sus consecuencias y aguarda. Si las cosas salen, se insultará a quienes expresaron en público sus dudas.

Si las cosas no salen, se hará un esfuerzo especial para desplazar en otros actores, especialmente si son disidentes, la responsabilidad. Por supuesto, el avance o el retroceso siempre será insultando: conspiradores, parasitarios, vendepatria, mafiosos.

En caso de que no quede tiempo de insultar, le encomienda la harán otros: se manda a insultar. Ahí estarán, gustosos, ciertos esbirros mediáticos de Venezolana de Televisión, chacales sin escrúpulos de ninguna especie, dispuestos a buscar, encontrar o inventar cualquier argumento, por truculento que suene, para neutralizar, no tanto el argumento esgrimido, que a estos efectos poco importa, sino a quien lo emite. Nadie debe olvidarlo: estamos en una guerra mediática. Perder el tiempo pensando es para los débiles. El partido es como "el cliente": siempre tiene la razón.

Una actitud fácilmente constatable, también, en Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional, el otro pilar del poder político del momento: una actitud atrincherada. Comportamiento público que evidencia unos niveles de prepotencia y sectarismo no vistos jamás en muchos años en Venezuela. Ni siquiera los socorridos adecos de 1945 resisten una comparación.

El insulto y la adjetivación vacía, son, en la Venezuela de este momento, una convención. Un manual de conducta, una escala de méritos, una guía muy específica para orientarse en la opinión pública.

En el caso del chavismo, todo un síntoma de corrección política, aserto y buen gusto. No se acude a él en momentos excepcionales o de extrema gravedad: muy por el contrario, se usa de forma permanente, como una gimnasia, acudiendo a una especie de código que todos conocen.

Nos parece hoy imposible figurarlo, pero lo cierto es que en toda América Latina las instituciones funcionan y la vida nacional es una realidad estructurada sin necesidad de que las figuras públicas pierdan el tiempo insultándose.

Todavía más: sin necesidad de asistir a los vergonzosos saltos de talanquera de este tiempo, concebidos muchos de ellos luego de los más truculentos insultos, los actores políticos de Brasil, Chile, Uruguay, Costa Rica o Panamá son capaces de colegir eso que acá parece una hazaña de carácter bíblico: que independientemente de las diferencias, los políticos pueden y deben trabajar para coincidir en temas concretos con el objeto de resolver los problemas de sus naciones.

La primitivización de la vida pública en Venezuela es, en este momento, toda una escuela de pensamiento. El más visible legado de estos lamentables 14 años.

Perdimos el asco. El insulto desprovisto de razonamientos es la expresión de un código de conducta que, si antes era vista con reservas, ahora es ampliamente aprobado, cuando no interpretado con total indiferencia.

Es, en una palabra, la herencia política que inspira todas las ejecutorias del chavismo. El fermento de un espeso y sórdido pozo de resentimiento, expresado en el más rudimentario fanatismo político.

De manera colateral, es, además, el camino que encuentran las mentes simples para no tener que tomarse el trabajo de forzar reflexiones de tejido diverso, el filamento más frecuente de los dilemas cotidianos.

La vida se divide en dos parcelas: la de nuestro entusiasta fanático, persiguiendo fundamentos con la convicción de los ignorantes; y las vidas de todos los demás, que al no estar alineados con lo que a su azorada mente se le antoja, son, por definición, una escoria conjurada contra la dignidad nacional.

Cualquier razonamiento estructurado es respondido con el elemental escupitajo del insulto. Un insulto, por lo demás, similar al golpe de un garrote, al cual se acude de forma automática, con talante percusivo, sin contenidos, urdido de manera perversa y repetido sin escrúpulos para intentar transformarlo en una verdad incontrovertible.

Notas anteriores en Mutatis Mutandi
Elecciones
28/02/2015
Parlamentarias a la vista
En términos históricos, la relación del país con el chavismo como proyecto de poder parece estar llegando a un embudo. Como cualquiera podría haberlo imaginado, la prolongación de la actual dirigencia en el gobierno ha causado una especie de corto circuito en el sistema nervioso del país; un caos absoluto que toca la vida cotidiana de todos
Ledezma
21/02/2015
Segundos de tensión
Con un horizonte tan comprometido en lo político, en lo social, lo económico; en el frente diplomático internacional, y también en el mundo militar, el gobierno de Nicolás Maduro coloca un nuevo listón en el umbral de esta crisis secuestrando y encarcelando al alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma
Maduro
14/02/2015
El chavismo en la hoguera
Las claves del infortunio nacional no descansan exclusivamente en la falta de aptitudes de Nicolás Maduro. La plana dirigente del PSUV, con algunas excepciones, no comprende la tormenta que está creando. Algunos, por dogmáticos, otros, porque no tienen las herramientas. Se comportan como caporales y reducen todo el debate a claves conspirativas y comandos cívico militares
Pobreza
07/02/2015
La hora oscura
Los venezolanos de esta hora tenemos un auténtico problema con nuestra cédula de identidad. Ser venezolano es una especie de problema; no hablamos de un país sino de una "situación". Es natural. Es comprensible. Vamos a aproximarnos a nuestra identidad con otra óptica. Estemos o no estemos en Venezuela. Asumamos con serenidad nuestro infortunio. Vamos a dejarnos de imposturas. No ganamos, perdemos, negando lo que somos
Dólares
01/02/2015
La identidad del dinero
Nunca escuchamos historias de prosperidad socialista. Cuando el socialismo aprecia la existencia de la prosperidad, la problematiza, la convierte en una moda, la ridiculiza como un signo de decadencia. Se nos vende mucho la idea de la justicia y el reparto, pero rara vez un socialista celebra la existencia de una sociedad abundante, que progrese
Colas
17/01/2015
La quiebra de un modelo
El proyecto bolivariano, al cual tanto le gusta victimizarse, creó un Parlamento unicameral, disfrutó de un quinquenio sin bancada opositora, y asumió el control de algunos de los factores de poder decisivos en el país, como Pdvsa, las Fuerzas Armadas y el BCV. Con todo ese poder, y con ese montón de dinero, el chavismo ha fracasado estrepitosamente como proyecto
Pdvsa
20/12/2014
Muchos y bajo el petróleo
Hace dos años, cuando Hugo Chávez era candidato, la nación contaba con varios fondos producto de los excedentes petroleros, muy promovidos por el gobierno como síntoma de ahorro y manejo responsable de los recursos nacionales. Hoy ese dinero han desaparecido, y las arcas nacionales están gravemente lastimadas. No hay elementos sustitutivos para producir divisas en ningún sector de la economía.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas