CARACAS, viernes 19 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mutatis Mutandi | 23/02/2013 | 3 Comentarios
La era del insulto
No pierde ocasión Nicolás Maduro para insultar con cualquier argumento a sus adversarios cuando encadena la señal de televisión. Se trata de una especie de rutina: un ejercicio calisténico, una cita con la salud; un protocolo para mantener vigoroso el ánimo revolucionario. Ganando o perdiendo elecciones
ALFONSO MOLEIRO
Maduro
0 3a

No pierde ocasión Nicolás Maduro para insultar con cualquier argumento a sus adversarios cuando encadena la señal de televisión. Se trata de una especie de rutina: un ejercicio calisténico, una cita con la salud; un protocolo para mantener vigoroso el ánimo revolucionario. Ganando o perdiendo elecciones.

Cuestionamientos políticos rutinarios en cualquier democracia quedan respondidos con entera frescura con agraviantes dicterios personales.

A esta herramienta, presumiblemente "legitimadora", en virtud de que tal cosa se ejecuta "en revolución", se acude sin que nadie se escandalice, sin que quede particularmente perturbado el estado de opinión del país, sin que nada especialmente relevante suceda.

El gobierno toma decisiones, promete unos resultados, sopesa sus consecuencias y aguarda. Si las cosas salen, se insultará a quienes expresaron en público sus dudas.

Si las cosas no salen, se hará un esfuerzo especial para desplazar en otros actores, especialmente si son disidentes, la responsabilidad. Por supuesto, el avance o el retroceso siempre será insultando: conspiradores, parasitarios, vendepatria, mafiosos.

En caso de que no quede tiempo de insultar, le encomienda la harán otros: se manda a insultar. Ahí estarán, gustosos, ciertos esbirros mediáticos de Venezolana de Televisión, chacales sin escrúpulos de ninguna especie, dispuestos a buscar, encontrar o inventar cualquier argumento, por truculento que suene, para neutralizar, no tanto el argumento esgrimido, que a estos efectos poco importa, sino a quien lo emite. Nadie debe olvidarlo: estamos en una guerra mediática. Perder el tiempo pensando es para los débiles. El partido es como "el cliente": siempre tiene la razón.

Una actitud fácilmente constatable, también, en Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional, el otro pilar del poder político del momento: una actitud atrincherada. Comportamiento público que evidencia unos niveles de prepotencia y sectarismo no vistos jamás en muchos años en Venezuela. Ni siquiera los socorridos adecos de 1945 resisten una comparación.

El insulto y la adjetivación vacía, son, en la Venezuela de este momento, una convención. Un manual de conducta, una escala de méritos, una guía muy específica para orientarse en la opinión pública.

En el caso del chavismo, todo un síntoma de corrección política, aserto y buen gusto. No se acude a él en momentos excepcionales o de extrema gravedad: muy por el contrario, se usa de forma permanente, como una gimnasia, acudiendo a una especie de código que todos conocen.

Nos parece hoy imposible figurarlo, pero lo cierto es que en toda América Latina las instituciones funcionan y la vida nacional es una realidad estructurada sin necesidad de que las figuras públicas pierdan el tiempo insultándose.

Todavía más: sin necesidad de asistir a los vergonzosos saltos de talanquera de este tiempo, concebidos muchos de ellos luego de los más truculentos insultos, los actores políticos de Brasil, Chile, Uruguay, Costa Rica o Panamá son capaces de colegir eso que acá parece una hazaña de carácter bíblico: que independientemente de las diferencias, los políticos pueden y deben trabajar para coincidir en temas concretos con el objeto de resolver los problemas de sus naciones.

La primitivización de la vida pública en Venezuela es, en este momento, toda una escuela de pensamiento. El más visible legado de estos lamentables 14 años.

Perdimos el asco. El insulto desprovisto de razonamientos es la expresión de un código de conducta que, si antes era vista con reservas, ahora es ampliamente aprobado, cuando no interpretado con total indiferencia.

Es, en una palabra, la herencia política que inspira todas las ejecutorias del chavismo. El fermento de un espeso y sórdido pozo de resentimiento, expresado en el más rudimentario fanatismo político.

De manera colateral, es, además, el camino que encuentran las mentes simples para no tener que tomarse el trabajo de forzar reflexiones de tejido diverso, el filamento más frecuente de los dilemas cotidianos.

La vida se divide en dos parcelas: la de nuestro entusiasta fanático, persiguiendo fundamentos con la convicción de los ignorantes; y las vidas de todos los demás, que al no estar alineados con lo que a su azorada mente se le antoja, son, por definición, una escoria conjurada contra la dignidad nacional.

Cualquier razonamiento estructurado es respondido con el elemental escupitajo del insulto. Un insulto, por lo demás, similar al golpe de un garrote, al cual se acude de forma automática, con talante percusivo, sin contenidos, urdido de manera perversa y repetido sin escrúpulos para intentar transformarlo en una verdad incontrovertible.

Notas anteriores en Mutatis Mutandi
Marcha
13/12/2014
La MUD y los vacíos
La convivencia, la descentralización, la getión mixta, son tesis que se pueden abrir paso en este momento entre los venezolanos, y esa es, también, una responsabilidad civil y cultural. Llenar de contenido lo dispuesto en la Constitución. La política no acepta vacíos en estos casos. Los baches institucionales no se llenan solos. La dirigencia de la Oposición hace mucho que lo tiene claro. Se pregunta uno en qué cosas estarán pensando en un momento como este
Marcos Hernández
06/12/2014
Periochavistas
Hace unos años, los activistas chavistas que alguna vez ejercieron el periodismo desplegaron una cruzada para intentar convencer a los indiferentes de una idea fundamental: en Venezuela no está ocurriendo absolutamente nada. Hace tiempo no hemos vuelto a saber de algunas de estas personas. Algunos de ellos vegetan en el Correo del Orinoco, o Ciudad CCS, reciclando estereotipos antiamericanos para mantener el ánimo militante. Concentrados en cambiarnos la conversación. El debate nacional sobre los medios que promovió el chavismo concluyó.
Colas
29/11/2014
Una emergencia económica
Dependemos como nunca antes del petróleo, y su precio ha comenzado a descender. El país está sin divisas. La industria petrolera está tan mal que no puede abastecer, por ejemplo, la demanda nacional de aceites y lubricantes. Ni siquiera puede importarlos. El desabastecimiento es crónico. El dólar paralelo, verdadero árbitro de muchas transacciones en Venezuela, se encarama y supera con creces la barrera de los 100 bolívares. No ha podido ser pulverizado.
Muro
08/11/2014
25 años de Berlín
Hace 25 años, Alemania Oriental, de lejos la nación europea más desarrollada del Pacto de Varsovia, el paraíso obrero de mayor acabado en todo el mundo, se estremecería tras una incontrolable secuencia de protestas ciudadanas multitudinarias de carácter pacífico que demandaba libertades civiles y derechos ciudadanos conculcados
Marcha
01/11/2014
Clase media y chavismo
La oposición ha hecho un importante esfuerzo, exitoso, en buena medida, para acercar su mensaje a los sectores populares. Comete un error grave si le da la espalda a las angustias, los anhelos y el sufrimiento de la clase media. El corazón del sentimiento disidente en Venezuela. Omitir a la clase media en esta crisis seria una simplificación gravísima, totalmente antihistórica.
Viajeros
25/10/2014
El venepesimismo
Llevamos rato aguantando este aguacerito ¿Venezuela está jodida o Venezuela se jodió? Pienso que todos deberíamos intentar respondernos esto alguna vez. Sobre esa línea divisoria está metido parte del debate nacional del momento.
TalCual
18/10/2014
Las batallas de TalCual
El chavismo no ha podido acusar jamás a Petkoff y a su equipo de enriquecerse indebidamente, de mentirle a la gente, de hacer equipo con los Estados Unidos o de no decir las cosas como son, incluso cuando son en contra de aquello que TalCual defiende y postula
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas