CARACAS, lunes 24 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Reportaje | 21/02/2013 | 1 Comentarios
Juzgar a los muertos
En la práctica judicial internacional son escasos los juicios póstumos. El Gobierno de Moscú ha decidido procesar el cadáver de un detenido en un intento por encubrir su asesinato. A medida que Putin se hace más autocrático, y la indignación crece, la justicia rusa se hace más vengativa
MARIO SZICHMAN / Especial Tal cual
Rusia
0 1a

El pasado 28 de enero, la justicia rusa ordenó procesar a un muerto, Sergei L. Magnitsky, un abogado que había formulado varias denuncias contra las autoridades acusándolas de fraude, y que murió asesinado en el 2010 en una cárcel de Moscú.

Según dijo The Financial Times, el caso Magnitsky "es egregio, bien documentado, y encapsula el lado oscuro del putinismo". Funcionarios impositivos de Rusia aprovecharon la estructura del fondo de inversiones Hermitage Capital, para robar 230 millones de dólares del Estado.

Cuando Magnitsky, el abogado de Hermitage Capital, descubrió el fraude y presentó evidencias, revelando los nombres de varios funcionarios que habían participado en la estafa, el gobierno de Moscú actuó como lo hacen los gobiernos de nuestras repúblicas bananeras: mandó a la cárcel al encargado de formular la denuncia.

Además, acusó a Magnitsky de orquestar el dolo. Una vez en la cárcel, las autoridades rusas, dijo The Financial Times, negaron al preso "tratamiento para un grave problema estomacal y eventualmente lo golpearon hasta matarlo".

SANCIONES Y REPRESALIAS
A fines de 2010, el caso Magnitsky tuvo grandes repercusiones en Europa y América del Norte. El Parlamento Europeo exigió que se prohibiera el ingreso a naciones de la Comunidad Europea a 60 funcionarios rusos que se cree estaban vinculados con el asesinato de Magnitsky.

El Parlamento de Canadá ordenó que no se otorgaran visas y se congelaran las cuentas de los funcionarios presuntamente involucrados. A su vez, el Congreso de Estados Unidos sancionó la Ley Magnitsky, también impidiendo el ingreso de esos funcionarios.

 El gobierno ruso reaccionó vedando el ingreso al país de personas acusadas de violación de los derechos humanos, y cancelando el permiso a estadounidenses de adoptar a niños rusos.

La decisión de un tribunal ruso de juzgar al abogado asesinado tendría como propósito demostrar que Magnitsky era culpable de fraude, y que se hizo justicia. Pero los críticos del gobierno de Putin dicen que en realidad, el juicio post-mortem intenta intimidar a la familia de Magnitsky a fin de evitar que siga reclamando una investigación sobre las circunstancias de su muerte.

LA SANTA IGLESIA
Algunos historiadores han señalado que el juicio a Magnitsky recuerda al del papa Formoso, quien gobernó la grey católica entre 891 y 896. Su breve reinado estuvo plagado de problemas eclesiásticos y políticos. Fue sucedido por el papa Bonifacio VI, quien duró menos de un año en el papado.
 
Su reemplazante, Esteban VI decidió juzgar a Formoso, pues lo consideraba indigno del pontificado. Formoso fue desenterrado, y procesado en el 897, en lo que se conoció como El Sínodo del Cadáver. Vestido con las ropas papales, y sentado en el trono de San Pedro, Formoso enfrentó impávido los cargos que le presentaron sus acusadores.
 
Todas las medidas de Formoso fueron anuladas, y las órdenes que confirió, declaradas inválidas. Posteriormente, le fueron arrancadas las vestimentas papales, los tres dedos de su mano derecha que usaba en las consagraciones le fueron amputados, y su cadáver fue arrojado al río Tíber.
 
SED DE VENGANZA
A medida que el gobierno de Putin se hace más autocrático, y la indignación de los opositores crece, la justicia rusa se hace más vengativa.
 
El año pasado, por ejemplo, tribunales rusos juzgaron a miembros de una banda punk, Pussy Riot, y enviaron a la cárcel a dos de sus integrantes por burlarse de Putin durante un acto en una prominente catedral de Moscú.
 
En el caso de Magnitsky, es curioso que el co-acusado, William F. Browder, fundador de Hermitage Capital, no pueda presentarse en el proceso, pues tiene prohibido ingresar a Rusia desde el 2005.
 
En la práctica judicial internacional son escasos los juicios póstumos. Y cuando ocurren, es porque familiares del sospechoso desean limpiar su nombre.
 
Es muy difícil que esos casos se reabran a solicitud de la policía, dijeron a The New York Times expertos en leyes.
 
Browder dijo al diario que el caso tiene como propósito amedrentar amiembros de la familia Magnitsky a fin de que no sigan reclamando la pesquisa del asesinato.
 
Es muy fácil descubrir cuando un gobierno es autocrático: siempre inventa nuevos métodos de castigo contra los opositores. Y Rusia, con su larga tradición oscurantista, está ahora reviviendo el juicio a los muertos como una novedosa manera de mantener en ascuas a los vivos.

 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas