CARACAS, viernes 19 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Simón Boccanegra | 20/02/2013
De las palabras ociosas
El capitán Vielma Mora da declaraciones sobre la salud del presidente que luego otros contradicen. ¿Quién tiene la culpa de esta declaradera y contradeclaradera? Pues los mismos próceres del gobierno y el PSUV. Estando tan ayunos como el resto de los venezolanos de toda información confiable, se sienten obligados, para no quedarse callados, a inventar cualquier fantasía
SIMÓN BOCCANEGRA
Vielma Mora
0 0a

En el torneo de hablar por hablar, sólo para que el jefe tome nota de que sus fieles servidores están al pie del cañón, tal vez sea difícil superar el ejercicio de clarividencia protagonizado por Vielma Mora.

Nuestro capitán habló con tanta seguridad que, de no saberse que está en el Táchira, cualquiera habría creído que recibió a Chávez al pie de la escalerilla del avión que llegó de La Habana. Dijo, desde aquellas lejanías, que “el Presidente está robusto, sano y está saludable, llegó caminando y se desplaza por sus propios medios”. Aristóbulo, desmintiendo involuntariamente al gobernador del Táchira, dijo que Chávez se juramentará “cuando esté bueno y sano”, lo cual implica que no lo está, de modo que la “visión” de Vielma Mora no luce plausible.

¿Quién tiene la culpa de esta declaradera y contradeclaradera? Pues los mismos próceres del gobierno y el PSUV. Estando tan ayunos como el resto de los venezolanos de toda información confiable, se sienten obligados, para no quedarse callados, a inventar cualquier fantasía. El de la enfermedad de Chávez y el modo como ha sido manejada no tiene precedentes en ninguna época ni país del mundo.

Ni faraones egipcios, ni emperadores romanos o reyes absolutistas, por no hablar de mandatarios democráticamente elegidos, cubrían o cubren sus males y desventuras con tanto misterio y secreto. La enfermedad de un hombre público es asunto de interés de sus conciudadanos.

Informar sobre ella es asunto de política porque se trata de una cuestión esencialmente política, sin hacer caso omiso, desde luego, de los aspectos humanos que obligan a la prudencia y discreción.

Pero estos no deben confundirse ni con la mentira ni con la desinformación ni con la falsificación de los hechos, y mucho menos con el aprovechamiento, que luce obsceno, de la enfermedad para jalar la brasa hacia la sardina de los intereses politiqueros no tanto del enfermo como de sus causahabientes. 
 

Notas anteriores en Simón Boccanegra
mineros chilenos
17/12/2014
Jakie frente al espejo
Jaqueline Faría dijo ayer en VTV que TalCual difunde información "de la peor calaña". Será porque retratamos una realidad que ella no quiere ver. Nos llenaría de satisfacción poder decir que en Venezuela los casos de corrupción son mínimos
mineros chilenos
16/12/2014
La fantasía de Conatel
Lástima que no sea Conatel la que rige en el Ministerio de Interior y Justicia. Lástima que no se ponga el mismo empeño en censurar a los medios, que el que se coloca en atacar la inseguridad del país
mineros chilenos
15/12/2014
Chavistas por dentro
Hay muchos que, tras 15 años de gobierno chavista, no terminan de entender por qué el oficialismo se mantiene en el poder. Sin embargo, en algunos hechos cotidianos se descubren las razones
mineros chilenos
11/12/2014
El cerebro de Arreaza
Fue hasta México para representar al gobierno en la cumbre Iberoamericana. Allí se destacó, es un decir, por proponer algunas normas que impidan el robo de cerebros por países ajenos a este espacio geopolítico
mineros chilenos
10/12/2014
¿Cuadrarán la arepa?
Como asumir su responsabilidad no está en los planes de Maduro y sus muchachos los ataques contra Polar continuarán y, quien sabe, tal vez se imponga la insensatez y hasta tomen las plantas
mineros chilenos
09/12/2014
El país de José Vicente
En su programa del pasado domingo aseguró que existe una campaña por parte de algunos medios de comunicación para que los jóvenes se vayan del país
mineros chilenos
08/12/2014
Ni los leen ni los ven
El fracaso de la hegemonía comunicacional se evidencia en que a diario los propios chavistas cada vez ven menos VTV. En los apartamentos de la Misión Vivienda las antenas de las cableras aumentan vertiginosamente, para no calarse ni las cadenas, ni a VTV, ni a la pobre información de nuestros medios televisivos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas