CARACAS, jueves 17 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 20/02/2013
Caracas, el búnker
Chávez recibe tratamiento en un hospital de Caracas convertido en búnker. El mandatario está ingresado en el Hospital Militar Carlos Arvelo, inaugurado en los cincuenta y con una planta reservada para los jerarcas del régimen
ALFREDO MEZA / El País
Hospital Militar
0 0a

El Hospital Militar Carlos Arvelo de Caracas guarda desde el domingo el verdadero alcance de la enfermedad del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Lo conocen los gobernadores chavistas, que ayer asistieron a una reunión con el vicepresidente, Nicolás Maduro, y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, en la que fueron informados de la evolución del cáncer; lo sabe también el presidente de Bolivia, Evo Morales, que viajó a la capital para tratar de descifrar el secreto mejor guardado del Caribe.

Y lo intentan conocer los partidarios del presidente, que desde el lunes se congregaron cerca del centro de salud para celebrar su regreso. Ayer se retiraron siguiendo órdenes de la alta jerarquía del Partido Socialista Unido de Venezuela, que pidió “respetar el entorno del presidente”. La vigilia se ha trasladado ahora a las plazas Bolívar de Venezuela.

No es la primera vez que Chávez es internado en el Hospital Militar, inaugurado por el dictador Marcos Pérez Jiménez en 1956. Allí se enfrentó a la tercera fase de su tratamiento entre agosto y septiembre de 2011 y fue operado de la vista en 1993. Esos detalles tal vez no sean ahora del todo importantes.

Al margen de la calidad de su plantilla médica, el Hospital Militar Carlos Arvelo reúne todas las condiciones para que se mantenga el misterio: un piso, el noveno, que solo atiende a oficiales de alto rango, custodiado por la Policía Militar, a la que se ha sumado, según medios locales, agentes de inteligencia, camuflados entre un personal que tiene acceso parcialmente restringido al lugar donde está el presidente.

Situado al oeste de Caracas y muy cerca de los enclaves chavistas más radicales, el centro es una estructura que, como casi todas, exhibe en su fachada una imagen enorme del mandatario acompañada de expresiones como “Revolución, independencia, salud o nada”.

En los Gobiernos anteriores solo podían ser atendidos militares activos o retirados, junto a sus familiares. Era una taza de plata en medio de la decadencia del sistema de salud público, pero no era —ni es— una institución especializada en el tratamiento del cáncer.

Chávez integró el centro a uno de sus programas sociales, Barrio Adentro, y desde entonces, los signos de deterioro se han acrecentado. “Y al ampliar el número de pacientes tiene que disminuir la calidad”, agrega el exministro de Defensa Fernando Ochoa Antich.

La llegada de Chávez hizo madrugar a la oposición. Las inesperadas noticias sobre el comandante-presidente siempre suceden en la madrugada. A esa hora fue su puesta de largo, el 4 de febrero de 1992, cuando comandó la intentona golpista contra Carlos Andrés Pérez. Tarde en la noche, el 14 de abril de 2002, regresó a Miraflores después de que militares leales lo repusieran en su cargo tras la asonada encabezada por el empresario Pedro Carmona Estanga. Y regresó a Venezuela, este 18 de febrero, a las 2.30, acompañado por sus familiares cercanos.

Dos horas después, mientras los caraqueños aún dormían, ya estaba en su habitación del Hospital Militar Carlos Arvelo. “Volvió, volvió, volvió!”, escribió el ministro de Información, Ernesto Villegas, en su cuenta de Twitter, casi al mismo tiempo que lo hicieron dos de los principales jerarcas del régimen: Diosdado Cabello y el ministro de Ciencia y Tecnología, yerno también de Chávez, Jorge Arreaza.

Su regreso ha puesto de relieve nuevamente la batalla por la sucesión, un tema que el Gobierno no rehúye. El domingo, el periodista y exvicepresidente José Vicente Rangel citó en su programa de televisión los resultados de una encuesta hecha por la firma Hinterlaces, que asegura que el delfín de Chávez, el vicepresidente Nicolás Maduro, sacaría 14 puntos de ventaja al excandidato presidencial y actual gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, si ambos llegaran a enfrentarse en las urnas.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
17/04/2014
CIEN AÑOS DE SOLEDAD
Reconocido por muchos escritores y especialistas literarios como el mejor comienzo de una novela, les ofrecemos el primer capítulo de "Cien años de soledad", la obra máxima del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez
mineros chilenos
16/04/2014
De nuevo a la mar
Hacia finales de los años 30, "La Julieta" tenía fama de ser la piragua de mayor envergadura entre las que navegaban en los alrededores de Margarita y recalaba en los puertos más cercanos de tierra firme
mineros chilenos
14/04/2014
La plata no alcanza
El nivel de vida de la mayoría de los cubanos ha caído en picada toda vez que, aun cuando los salarios en ocasiones se han duplicado o triplicado, el costo de la vida se ha multiplicado por 10, 20 y hasta más veces. El Estado cubano ha reconocido que los salarios son insuficientes para pagar el costo de la vida
mineros chilenos
10/04/2014
Naghma, un mundo cruel
Sus grandes ojos cafés observan un lugar desconocido, de hecho, Naghma nunca ha ido a la escuela mucho menos a una como esta, la niña de siete años lleva puesta una pañoleta azul y un vestido rojo raído que le recuerda que un hombre desconocido la salvó de casarse con un joven de 19 años
mineros chilenos
02/04/2014
Teatro Garbiras
Luego de su muerte el local será rebautizado como Teatro Garbiras por iniciativa de sus nuevos dueños, su hija Natalia, y su yerno José María Semidei que lo administra
mineros chilenos
01/04/2014
La tarjeta del odio
Esta mañana me dispuse a hacer un reportaje de la tarjeta electrónica al intentar hacerlo recibí insultos y odio. No podía contener el llanto, por el odio exacerbado que me tienen sin saber ni siquiera quién soy. Porque me detestan sin saber si trabajo en un orfanato cuidando niños, o mato gente todas las noches. No importa. Me odian. Y yo odio que me odien
mineros chilenos
28/03/2014
Otra bomba, camará...
La vertiginosa carrera militar del comandante Benavides surcó el cielo patrio cual lacrimógena disparada por escopetón y de esa gruesa y tóxica estela gaseosa del empinado oficial de la revolución bolivariana es ahora cuando más están padeciendo los estudiantes y público en general
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas