CARACAS, viernes 25 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Catalejo | 18/02/2013
Organización y política
En cierta forma, puede decirse que el liderazgo de un partido es el compendio de ambas dimensiones: ideas y organización, y, colectivamente (no individualmente), debe encarnar a ambas
ENRIQUE OCHOA ANTICH
MUD
0 0a

Si tuviésemos que resumir, diríamos que un partido político para ser tal debe conformarse de dos mitades, semejantes en significación, interdependientes, cada una de las cuales se potencia gracias a la otra: por una parte, ideas, ideología, proyecto, programa (de lo que hemos escrito aquí en tres columnas recientes); por la otra, organización, estructura, maquinaria, inserción social.

En cierta forma, puede decirse que el liderazgo de un partido es el compendio de ambas dimensiones: ideas y organización, y, colectivamente (no individualmente), debe encarnar a ambas.

Ideas sin organización terminan siendo, como dijo alguien alguna vez, una ingenuidad. Buenas intenciones, pura retórica, pero más nada. Está claro que la organización, en política, nace y se justifica y se expande gracias a las ideas, al proyecto que un determinado grupo humano haga suyo y proponga, a la simpatía que ideas y proyecto ocasionen entre los ciudadanos.

Que si tuviésemos que decir qué viene primero, diríamos sin duda alguna que la política y que sólo luego y por consecuencia se "produce" la organización. Pero sin organización, un proyecto político termina siendo ineficaz y por tanto inútil, prescindible.

Tal vez en situaciones de crisis intensas, de quiebre de la normalidad, de ruptura entre una situación dada y otra nueva, la política por sí misma puede tener éxito, incluso llegar al poder. Pero luego, si quiere perdurar en el tiempo, debe necesariamente coagular en organización.

Y no se diga en tiempos de normalidad democrática: sólo la organización puede verse las caras con ese desafío colosal que es para la política la cotidianidad de la gente, y dotarla de la capacidad, de la eficacia necesaria como para ganar elecciones.

Una organización política, es decir un partido, tiene dos tipos de relaciones: consigo misma, con su propia estructura, con sus integrantes, y, un poco más allá, con la sociedad, con la compleja trama de organizaciones sociales (gremios, sindicatos, empresas, etc.) e intereses que constituyen a un país.

Si esa organización es o quiere ser democrática, ambas relaciones deben estar tamizadas entonces por principios y prácticas democráticas. Todo lo cual plantea retos cuya consideración rebasa el espacio de esta columna. Así que volveremos sobre el tema la próxima semana.

Notas anteriores en Catalejo
Marcha
21/04/2014
El deslinde necesario
La semana pasada dejamos establecidos los dos pivotes sobre los cuales se levanta "la (así llamada)salida ya": la creencia en que la vía electoral está cancelada como táctica para aproximarnos al poder y la certeza (falsa) de que el 14A la oposición fue víctima de un colosal fraude
MUD
14/04/2014
El deslinde necesario
En la oposición hay dos políticas, una "la ruta democrática", otra "la salida ya"; y me atrevo a postular una hipótesis: ambas son contradictorias, no son complementarias sino más bien excluyentes
teodoro petkoff
31/03/2014
Teodoro, TalCual
"Genio y figura...", solemos decir sus amigos acerca del personaje. Nos referimos así a su fuerte carácter de rebelde con causa, podríamos decir indomable, y a la resolución con la que defiende sus puntos de vista, sin mucho cálculo, por incomprendido que pueda ser
Protesta
24/03/2014
¿El que persiste vence?
"El que persiste vence", que ha sido usada como latiguillo entre los protestantes de hoy, pretende ser la versión en positivo de la que, en todo caso, resultaba más honesta y sincera: "El que se cansa pierde"
Protestas
17/03/2014
Los mejores amigos
Me refiero a los guarimberos, claro, y a los violentos, y también a los líderes (o que se dicen tales) que los animan y legitiman con su discurso, todos ellos muy lejos de la clamorosa mayoría democrática y pacífica de la oposición política, civil y social
SOS
10/03/2014
La oposición suicida
En la oposición venezolana existen claramente dos estrategias diferentes y para cada una de ellas existen dos liderazgos y dos planes. Como hemos dicho, hay una oposición que no es suicida, la que por moderada es la que mejor puede aproximarse y comunicarse con el pueblo chavista
Protestas
24/02/2014
Liderazgo y protestas
Un verdadero liderazgo no apela a demagogias de corto plazo, no busca los fáciles aplausos de las gradas, no acude al expediente de prometer espejismos como si fuesen salidas. Permitir que la protesta pacífica sea torcida y confiscada por pequeños sectores radicales, aún peor: dejarse arrastrar por éstos a desbarrancaderos imponderables, constituye un acto imperdonable de objetiva complicidad con el régimen al que se dice adversar
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas