CARACAS, domingo 21 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Retuitiando | 16/02/2013
Culebrón rojo
Ubicaron la fecha del inicio del prodigio hacia el 10 de febrero. Allí se pelaron por dos días porque antes hablaron los gurúes de la economía. Cuando uno les pregunta por qué el 10 de febrero, la respuesta les parece sorprendente: porque ese día comenzaba el Año Solar Chino, que esta vez viene regido por la Culebra de Agua, anunciadora de tiempos de dicha y prosperidad
GREGORIO SALAZAR
Giordani-Merentes
0 0a

Confío en que los anuncios gubernamentales del 8 de febrero hayan venido a dejar zanjadas las discusiones, por cierto muy encendidas, en las que vi trenzarse a finales de año a muchos amigos y allegados sobre lo que será el decurso de la economía venezolana en el 2013.

Como supondrán, en el fondo de estas controversias había básicamente dos visiones: en un ala estaban quienes veían enormes nubarrones amenazando el accionar de los actores económicos, con eventuales consecuencias muy de lamentar para el bolsillo de la tribu.

Son quienes vislumbraban el cielo encapotado anunciando tempestad no sólo para los oligarcas: todos estaríamos sometidos, "en el período", a los embates de un chaparrón que, este también, dejará un montón de damnificados en número mayor que los desastres de la naturaleza.

En la otra ala de este mismo avión en el que vamos todos embarcados (no voy a agregar "y en barrena" para que no se diga que se nos pasa la dosis de ácido, le tenemos mala voluntad al "proceso" o estamos perdiendo la objetividad) terciaban los amigos que, basados unas veces en las cifras y otras en la propaganda oficial (¿o es lo mismo?), creen que este año será de crecimiento sostenido, baja inflación, reactivación de la producción, pleno empleo y de nuestro despegue definitivo como una gran potencia, tal como nos lo han prometido hasta el aturdimiento.

No verteremos acá los enjundiosos análisis que oímos de lado y lado, primero porque algunos se sumergían en profundidades que, legos en la materia, no nos atrevemos a bucear de memoria.

Segundo porque nos parece que los anuncios del llamado #ViernesRojo, como lo etiquetaron los inefables tuiteros, hace ociosa cualquier explicación. Y tercero porque prefiero referirme a un ángulo más ligero pero también ilustrativo de las arduas polémicas presenciadas.

Destacaremos, entonces, el argumento esgrimido in extremis por los amigos anotados con la visión de valencia positiva (ahora creo que puedo decir hasta panglossiana) del asunto cuando vieron contra las cuerdas sus tesis y posiciones.

Fundamentalmente tenían puestas sus expectativas en febrero, mes en el que vendrían las primeras señales. Allí acertaron. Las esperaban concretamente hacia la segunda semana del mes. Allí también acertaron. Y por último ubicaban la fecha del inicio del prodigio hacia el 10 de febrero. Allí se pelaron por dos días (y en algo más) porque antes hablaron los gurúes de la economía.

Cuando uno les preguntaba por qué el 10 de febrero, la respuesta les parecerá sorprendente: porque ese día comenzaba el Año Solar Chino, que esta vez viene regido por la Culebra de Agua, anunciadora de tiempos de dicha y prosperidad.

Incurriría en una cobardía si no admitiera que esa tesis me atraía y simpatizaba. Y es que de tanto ver equivocarse a analistas, encuestadores y científicos sociales de toda laya, uno termina por buscar las claves de lo que nos ha tocado vivir (¡qué carrizo!) en los caprichos de las estrellas, la borra del café (okey, cuando no escasea) o en los designios del Tarot con sus impresionantes naipes, derroches de filigrana y colorido, como el de El Loco, El Mago, El Colgado, etc.

Los chinos, con dominio tan ancestral de los arcanos, tan serios, formales y puntuales (para prestar y sobre todo para cobrar), ¿iban a pelar esa carambola de bola a bola dando un pronóstico fallido sobre nuestro destino en el dos mil doce más uno? Esto amerita una explicación.

Veamos. En efecto, el domingo 10 fue el inicio del año solar chino. Tengo, por cierto, un montón de amigos mesoneros de restaurantes chinos y dependientes de quincallas que han brotado como frijolitos de soya por toda la ciudad. Me tomé la libertad de acercarme el lunes a darles cortésmente el feliz año.

¿Cómo recibiste el cañonazo? --le pregunté ese día a un panita chino de un restaurant de la Baralt. ¿Cuál cañonazo? ¿El de Madulo? ¿El de Gioldani? ¿El de Melentes? Está, sin duda, muy bien informado este mozalbete asiático, tanto que esas preguntas me las formuló con el entrecejo tan fruncido como Bruce Lee en pleno combate con las mafias del puerto. Sí, Bruce sí lo hacía.

Pero vamos a lo que es. ¿Por qué no han acertado quienes pusieron todas sus bazas en la Culebra de Agua? Creo haber dado con la respuesta mientras reflexionaba enredando en el cubierto los tallarines de un Lo Mein de camarones, ya con el precio remarcado: no puede hacerse una traslación automática de los augurios venidos del Lejano Oriente.

La equivocación surge porque no se ha hecho la debida conversión, no se ha aquilatado la interpretación, no se han ajustado las coordenadas hemisféricas. Una cosa es para acá y otra para allá.

Un espécimen como el mencionado bien puede ser en aquellas boyantes latitudes un candoroso reptilillo retozando entre nenúfares, jacintos y lirios acuáticos. Pero aquí, en estas regiones equinocciales, en esta zona tórrida del planeta donde la naturaleza es todo exceso y sobrevenidas exuberancias, una culebra de agua no es otra cosa que una anaconda. Repito: ¡una anaconda!, que puede engullirnos y digerirnos en una sola siesta. Aparte de que por aquí también abundan las mapanares, las tigras mariposas y la cuatronarices.

Recuerden nada más aquel film, titulado precisamente Anaconda, que sembró el terror en las salas de cine, aunque ello se debió más que todo a lo espantosamente pirata del guión y la realización.

Guión pirata también se llamaría esa cantinela de que el bolívar fue traído a menos "para defender nuestra moneda y fortalecer la economía". Consigna que se enreda como una víbora de mar y dudo que por aquí pueda pasar. Primero veremos deslizarse, digo yo, una anaconda por el ojo de una aguja. Y, créanme, hasta sobrará hueco.

 

Notas anteriores en Retuitiando
Maduro
20/12/2014
El harakiri
De un grupo de bebedores de anís que estaba cerca de la tribuna salió un grito desesperado: -¡No, el harakiri no...! El hombre de camisa roja, detrás de un podio en la plataforma, elevó todavía más el arma, abigarrada por los muchos colores de las piedras preciosas. Una viejita, de franela y cachucha roja, despegó los labios, aspiró una gran bocanada de aire y quedó con la boca abierta.
Chávez
25/10/2014
Recordando a Damocles
Ya son muchas las espadas de Damocles que han clavado su mortal sentencia sobre vidas y propiedades de ciudadanos de este país. Las universidades con sus exiguos y cada vez más asfixiantes presupuestos; fábricas sin materias primas y sin márgenes de rentabilidad; empresas endeudadas y rotos sus vínculos con el comercio exterior; servicios de toda índole acogotados por controles y sanciones
Maduro
19/10/2014
Caída en barrena
No sabemos cómo la gente del gobierno se ingenió para hacerlo, pero esa fue la noticia que el miércoles nos trajeron las agencias internacionales: de un puerto remotísimo de la norafricana Argelia, llamado Bejaia, ha salido un súper tanquero con 2 millones de barriles de crudo que va a ser utilizado para diluir el petróleo pesado y extrapesado de la Faja del Orinoco. Si no se hace así, parece que la cosa no funciona
Protesta
05/10/2014
La Salida
Déjeme aclararle el punto antes de que entre en erradas elucubraciones. Nuestro acuerdo es con una salida ordenada en un doble sentido: de acuerdo al orden constitucional y ordenada por el sufragio de la mayoría de los venezolanos. Hay que ir apuntando concienzudamente hacia La Salida democrática, voto a voto, antes de que Venezuela termine de convertirse en una sociedad inviable
Rayma
21/09/2014
Rayma cardióloga
El trazo rectilíneo de Rayma con el que desaparecen los signos vitales de la salud en Venezuela es de un simbolismo magistral en tanto surge como continuación de uno de los íconos gráficos que más ha utilizado la propaganda oficialista: la firma del caudillo, la cual a partir de ahora ha quedado asociada para siempre a la muerte por mengua, al desmantelamiento hospitalario, a la desesperante falta de medicinas, a todo el desastre sanitario en medio del acoso de epidemias que para colmo padecemos los venezolanos
Nelson Merentes
13/09/2014
Ven acá, BCV
Lo del BCV es imperdonable. Nosotros creyendo que vamos barranco abajo, dando tumbos como un pipote viejo, y resulta que no, que la que cae y se desacelera mes tras mes es la inflación. No es posible que el instituto emisor-impresor en vez de darnos esa buena nueva oportunamente se la tripee él solito
Censura
10/08/2014
Censores de ayer y hoy
Los censores que se han adueñado hoy de las redacciones de periódicos, radios y televisoras no precisan de lápiz rojo. En un diario centenario, los articulistas son dejados con el texto en la mano, sin aviso ni protesto, sin la delicadeza de decirles de antemano: "Maestro, no escriba, que no va pa'l baile"
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas