CARACAS, miércoles 23 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Foro por la vida | 16/02/2013
La solidaridad a juicio
Para el lunes 18 de febrero está pautado el reinicio del juicio contra la Sociedad Homo Et Natura y Provea por haber prestado apoyo, y solidaridad, a la vigilia que el pueblo indígena yukpa realizó frente a la sede del Tribunal Supremo de Justicia
PROVEA
Protesta yukpas
0 0a

Para el día 18 de febrero se encuentra pautado el reinicio del juicio contra la Sociedad Homo Et Natura y Provea por haber prestado apoyo, y solidaridad, a la vigilia que el pueblo indígena yukpa realizó frente a la sede del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas.

Como se recordará, en julio del 2010 menos de un centenar de yukpas, provenientes de la Sierra del Perijá, comenzaron a pernoctar en las puertas del principal tribunal del país para exigir celeridad procesal.

Meses antes, en febrero, representantes legales de dos caciques de la etnia introdujeron una acción de amparo constitucional para invocar la aplicación del artículo 260 de la Constitución, el cual expresa: "las autoridades legítimas de los pueblos indígenas podrán aplicar en su hábitat instancias de justicia con base a sus tradiciones ancestrales y que sólo afecten a sus integrantes...".

El motivo de la interpelación fue la detención de tres indígenas acusados de estar vinculados a los homicidios ocurridos el 12 de octubre de 2009, producto de un enfrentamiento dentro de una finca, la cual había sido ocupada para presionar al Estado venezolano por la celeridad en el proceso de demarcación de tierras.

Por tanto, la protesta indígena frente al TSJ no era un hecho casual, sino consecuencia de dos omisiones gubernamentales: los nulos avances en el proceso de demarcación de tierras indígenas y el retardo procesal en dar respuesta a la acción jurídica.

Como se denunció en su momento, los indígenas permanecieron varios días en la vigilia sometidos a hostigamientos de las autoridades.

El 22 de julio funcionarios de la Guardia Nacional y del Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente amenazaron con el retiro del lugar de los niños, niñas y adolescentes de los brazos de sus madres y representantes, para supuestamente salvaguardar su integridad física.

Por insólito que parezca, esta es la base de la demanda contra las dos organizaciones defensoras de derechos indígenas. Provea entiende que el trabajo de garantizar el disfrute de la dignidad humana, para todos y todas, pasa obligatoriamente por fortalecer la autoorganización y autonomía de los sectores populares en el reclamo de sus derechos.

Por ello Provea reseñó y reivindicó en su página web la toma del tribunal. Entrevistó a integrantes del pueblo indígena y convocó a la solidaridad activa con los yukpas. Ese hecho, informar y además expresar nuestra solidaridad con la lucha de los yukpas, según el expediente, también son motivos de juicio.

A pesar de los continuos descalificativos, las campañas de desprestigio y las amenazas de todo tipo, incluyendo las judiciales, Provea continuará del lado de las víctimas. Sin embargo, no es la sanción contra nuestra organización, del tipo que sea, el asunto que más nos preocupa.

Una sentencia condenatoria constituiría una jurisprudencia en contra de la posibilidad de que los pueblos indígenas de Venezuela ejerzan su derecho a la protesta.

Como cualquier estudiante de antropología del primer semestre conoce algunas comunidades indígenas, como es el caso de los yukpas, actúan teniendo siempre a la unidad familiar como eje de sus acciones.

Acusar a los indígenas yukpas de utilizar a sus niños como escudos humanos es, sencillamente, desconocer su cultura y cosmovisión.

¿Por qué esos funcionarios no se preocuparon y preocupan por las carencias que los indígenas tienen en sus hábitats? ¿Por qué no una acción de protección para exigir al Estado que les garantice mejor calidad de vida?

Una extraña paradoja ha hecho que los mismos argumentos contra la lucha yukpa sean los que el Estado chileno ha utilizado contra los indígenas mapuches.

Por otra parte, el juicio será una nueva oportunidad para visibilizar los problemas estructurales padecidos por las comunidades originarias del país: el estancamiento de la demarcación de sus territorios; la ausencia del derecho de consulta previa, libre e informada; el impacto de la explotación energética en sus territorios y la presencia de militares y otros actores armados en sus territorios.

Notas anteriores en Foro por la vida
Gabriela Ramírez
13/04/2014
DDHH por el suelo
Consejo Nacional de DDHH no cumple con principios de autonomía y pluralismo sin embargo, la filosofía y estructura establecidas por el Decreto son contrarias a los principios de tolerancia y convivencia democrática que debe promover cualquier órgano o ente de derechos humanos
Unasur
30/03/2014
Reunión con Unasur
Las ONG Provea, Foro Penal Venezolano y Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello se reunieron la semana pasada con los cancilleres de Unasur para plantear las situaciones relativas a las manifestaciones de los últimos meses.
Gabriela Ramírez
08/03/2014
La Defensora miente
La Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, afirmó por Radio Nacional, que su despacho había acudido al Centro de Derechos Humanos de UCAB "en busca de posibles denuncias de torturas y tampoco tenían registros de casos". Dicha información es falsa
Torturas
23/02/2014
Torturas y trato cruel
Tras visitar varios centros de detención y haber tenido contacto con una cantidad considerable de detenidos y sus familiares, el CDH-UCAB ha identificado una serie de situaciones inaceptables (...) entre las cuales hay hechos que pueden calificarse como torturas tratos crueles inhumanos o degradantes, de acuerdo con la Convención contra la Tortura de la ONU
Colectivos
15/02/2014
Violencia paramilitar
Gobierno calla ante las actuaciones ilegales de paramilitares y funcionarios del Sebin. No hay Misión Pacificación posible que no pase por políticas definidas hacia estas organizaciones irregulares. El presidente Maduro tiene la palabra
Protesta
09/02/2014
Protesta no es delito
A pesar de estar garantizada en el artículo 68 de la Constitución Nacional, la protesta pacífica en Venezuela está cada vez más restringida y supone más riesgos para quienes recurren a ella para exigir derechos
Represión
08/02/2014
Protestar no es delito
A pesar de estar garantizada en el artículo 68 de la Constitución Nacional, la protesta pacífica en Venezuela está cada vez más restringida y supone más riesgos para quienes recurren a ella para exigir derechos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas