CARACAS, sábado 18 de abril, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Disquisiciones | 14/02/2013
Más y menos dólares
En otros países la tasa de cambio real permite exportar, controla la inflación y atrae inversiones extranjeras. En Venezuela se ahuyenta a los capitales foráneos y no se incentivan las exportaciones
Sergio Arancibia sergio-arancibia.blogspot.com
dólares
0 0a

En el mundo globalizado de hoy en día las cosas buenas o malas que le suceden a un país no son sólo consecuencia de las buenas o malas decisiones de política económica que ellos mismos tomen, sino que suelen ser –al menos en parte- un efecto de decisiones tomadas en otros rincones del planeta, por otros países o por otros agentes económicos preocupados de sus propios problemas.

En los momentos actuales, varios países o regiones del mundo desarrollado están altamente preocupados con el problema del crecimiento y del empleo. Sus economías no están en el mejor momento y el ponerse rigurosos con el problema del déficit fiscal o con la restricción monetaria no parece una buena receta de política económica, excepto para los súper ortodoxos que nunca faltan. La expansión monetaria y fiscal parece una política más acorde con los problemas del presente, y de una u otra manera Estados Unidos y Japón caminan en esa dirección.

Europa todavía se debate entre las políticas de austeridad y las políticas de crecimiento, pero estas últimas parece irse imponiendo, por lo menos para los países de la Europa norte y central, aun cuando no todavía para los de la ribera mediterránea.

REVALUACIÓN
Pero como la economía globalizada significa, entre otras cosas, una economía abierta, nadie puede imponer que los nuevos dólares, euros o yenes que salen a la circulación se queden encerrados en las fronteras de sus países de origen. Necesariamente una parte importante de los mismos salen a recorrer el mundo en busca de inversiones rentables.

Esa mayor abundancia de dólares en los países desarrollados y en sus alrededores genera una devaluación de dicha moneda, lo cual implica, por un lado, un estímulo para las exportaciones de Estados Unidos y/o de otros países que logren que su moneda flote y se devalúe junto con la moneda norteamericana.

Pero tiene también como consecuencia, una revaluación de las monedas de muchos de los países receptores de los nuevos flujos de capital. En realidad no podría devaluarse la moneda norteamericana si no se revalúa la moneda de algunos de sus socios en el campo internacional.

Esa revaluación o apreciación de sus monedas nacionales se convierte actualmente en un problema para muchos países latinoamericanos. Chile, Colombia y Brasil, por citar algunos casos, se ven enfrentados con fuerza a esa situación.

La apreciación de sus monedas le resta fuerza a las políticas de apertura comercial o de promoción de exportaciones que los respectivos gobiernos han venido impulsando con bastante éxito en los últimos años. Frente a este problema, se puede intentar detener el flujo de capitales meramente especulativos, o incluso del endeudamiento externo, pero no parece conveniente intentar solucionarlo por la vía de cerrar las puertas a la inversión extrajera directa, que es una de las formas que asume ese capital internacional.

Ese capital no sólo implica la llegada de nuevos dólares –que es para muchos países el aspecto menos relevante- sino que implica la llegada de nuevas tecnologías y nuevas conexiones con los circuitos internacionales por donde fluyen mercancías y servicios, que son los aspectos que precisamente posibilitan la expansión de las exportaciones. Se necesita de esos capitales, por lo tanto, para potenciar las exportaciones, pero el éxito exportador y la llegada masiva de nuevos flujos de capital extranjero aprecian la moneda y debilitan la actividad exportadora.

CAMBIO REAL
El escapar de este círculo requiere de medidas cautelosas e inteligentes de política monetaria y fiscal que permitan mantener una tasa de cambio real de equilibrio que incentive las exportaciones, al mismo tiempo que controlen la inflación y atraigan inversiones extranjeras, con toda su carga de tecnologías y de contactos con los circuitos comerciales y financieros. Tratar de solucionar el problema mencionado, por la vía de ahuyentar al inversionista extranjero y de no buscar la expansión de las exportaciones –como hace Venezuela- es algo así como botar al niño junto con la alcancía y todo lo que tienes en la casa.

Notas anteriores en Disquisiciones
Frontera
16/04/2015
Guerra económica
ha declarado la guerra (económica) a su proveedor. La guerra económica podría asumir también la forma de una negativa total a venderle nada al país al cual se le ha declarado la guerra. La estrategia de guerra en este caso es la negativa total a vender. Pero cuando las estadísticas publicadas por el agredido - no por el agresor - muestran que el primero tiene al segundo como el principal país de origen de sus importaciones, es bien difícil argumentar que esos dos países están en guerra (económica
USB
09/04/2015
Educación de buena calidad
En lo que respecta a los alumnos, si estos tienen serias deficiencias en su formación estudiantil previa, es decir, si tienen mala base, la universidad tendrá que avanzar más lento en sus procesos de enseñanza y aprendizaje, so pena de que el alumno no entienda los contenidos de las diferentes materias, o que salgan masiva y reiteradamente reprobados
América Latina
02/04/2015
La región no avanza
América Latina no avanza en su proceso de integración a las corrientes del comercio internacional contemporáneo sino que retrocede en esa materia, con todas las consecuencias negativas que tiene en los tiempos actuales el desvincularse de las fuerzas motoras del crecimiento y de la modernización de nuestras economías
Jet privado
25/03/2015
El puente Caracas-Miami
El vuelo en jet charter entre Miami y Caracas, en una solo dirección, sin vuelo de regreso incluido, tiene un costo aproximado de $ 20 mil. Aun cuando eso se reparta entre 5 o 6 pasajeros, tiene un costo más elevado que el pasaje en las líneas aéreas comerciales. Se trata de un tipo de servicios que solo es posible de ser utilizado por los antiguos y los nuevos ricos de Venezuela
Euro-dólar
19/03/2015
La caída del euro
La contrapartida de un euro barato es un dólar caro, lo cual afecta negativamente a la economía norteamericana, que pierde con esta situación algún grado de competitividad comercial internacional. Pero dentro de ciertos rangos manejables y negociables es enteramente posible que Estados Unidos y la Unión Europea crezcan juntos en el mundo contemporáneo
Pobreza en América Latina
12/03/2015
Se quedaron pobres
Sergio Arancibia nos recuerda América Latina y el Caribe vivió una década - e incluso un poco más - no solo de crecimiento económico sino de avances en materia de reducción de la pobreza.
Brasil
20/01/2015
Los mismos actores
Tanto en Brasil como en Uruguay mandan los mismos partidos pero tienen que ajustar su política económica. Ambas naciones tienen que buscar nuevos mercados para sus productos, pues deben aumentar sus exportaciones
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas