CARACAS, viernes 31 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Disquisiciones | 14/02/2013
Más y menos dólares
En otros países la tasa de cambio real permite exportar, controla la inflación y atrae inversiones extranjeras. En Venezuela se ahuyenta a los capitales foráneos y no se incentivan las exportaciones
Sergio Arancibia sergio-arancibia.blogspot.com
dólares
0 0a

En el mundo globalizado de hoy en día las cosas buenas o malas que le suceden a un país no son sólo consecuencia de las buenas o malas decisiones de política económica que ellos mismos tomen, sino que suelen ser –al menos en parte- un efecto de decisiones tomadas en otros rincones del planeta, por otros países o por otros agentes económicos preocupados de sus propios problemas.

En los momentos actuales, varios países o regiones del mundo desarrollado están altamente preocupados con el problema del crecimiento y del empleo. Sus economías no están en el mejor momento y el ponerse rigurosos con el problema del déficit fiscal o con la restricción monetaria no parece una buena receta de política económica, excepto para los súper ortodoxos que nunca faltan. La expansión monetaria y fiscal parece una política más acorde con los problemas del presente, y de una u otra manera Estados Unidos y Japón caminan en esa dirección.

Europa todavía se debate entre las políticas de austeridad y las políticas de crecimiento, pero estas últimas parece irse imponiendo, por lo menos para los países de la Europa norte y central, aun cuando no todavía para los de la ribera mediterránea.

REVALUACIÓN
Pero como la economía globalizada significa, entre otras cosas, una economía abierta, nadie puede imponer que los nuevos dólares, euros o yenes que salen a la circulación se queden encerrados en las fronteras de sus países de origen. Necesariamente una parte importante de los mismos salen a recorrer el mundo en busca de inversiones rentables.

Esa mayor abundancia de dólares en los países desarrollados y en sus alrededores genera una devaluación de dicha moneda, lo cual implica, por un lado, un estímulo para las exportaciones de Estados Unidos y/o de otros países que logren que su moneda flote y se devalúe junto con la moneda norteamericana.

Pero tiene también como consecuencia, una revaluación de las monedas de muchos de los países receptores de los nuevos flujos de capital. En realidad no podría devaluarse la moneda norteamericana si no se revalúa la moneda de algunos de sus socios en el campo internacional.

Esa revaluación o apreciación de sus monedas nacionales se convierte actualmente en un problema para muchos países latinoamericanos. Chile, Colombia y Brasil, por citar algunos casos, se ven enfrentados con fuerza a esa situación.

La apreciación de sus monedas le resta fuerza a las políticas de apertura comercial o de promoción de exportaciones que los respectivos gobiernos han venido impulsando con bastante éxito en los últimos años. Frente a este problema, se puede intentar detener el flujo de capitales meramente especulativos, o incluso del endeudamiento externo, pero no parece conveniente intentar solucionarlo por la vía de cerrar las puertas a la inversión extrajera directa, que es una de las formas que asume ese capital internacional.

Ese capital no sólo implica la llegada de nuevos dólares –que es para muchos países el aspecto menos relevante- sino que implica la llegada de nuevas tecnologías y nuevas conexiones con los circuitos internacionales por donde fluyen mercancías y servicios, que son los aspectos que precisamente posibilitan la expansión de las exportaciones. Se necesita de esos capitales, por lo tanto, para potenciar las exportaciones, pero el éxito exportador y la llegada masiva de nuevos flujos de capital extranjero aprecian la moneda y debilitan la actividad exportadora.

CAMBIO REAL
El escapar de este círculo requiere de medidas cautelosas e inteligentes de política monetaria y fiscal que permitan mantener una tasa de cambio real de equilibrio que incentive las exportaciones, al mismo tiempo que controlen la inflación y atraigan inversiones extranjeras, con toda su carga de tecnologías y de contactos con los circuitos comerciales y financieros. Tratar de solucionar el problema mencionado, por la vía de ahuyentar al inversionista extranjero y de no buscar la expansión de las exportaciones –como hace Venezuela- es algo así como botar al niño junto con la alcancía y todo lo que tienes en la casa.

Notas anteriores en Disquisiciones
Zonas especiales
25/09/2014
Zonas especiales
Áreas particulares diseñan para impulsar las finanzas. Para tener una inserción internacional exitosa es necesario tener políticas económicas. La idea es que las empresas allí establecidas puedan importar libremente los insumos y materias primas
Inflación
18/09/2014
Precios siguen creciendo
La inflación pega en el bolsillo. La Ley de Precios Justos permite prácticamente el control de precios de todas las mercancías que se transan en el mercado. En lo que va recorrido desde el 10 de enero al 6 de junio, la liquidez monetaria ha aumentado solo en un 17%
Marina Silva
04/09/2014
La política de Silva
A última hora, Dilma Roussef podría perder la reelección. El tiempo la obliga a afinar su estrategia. La creciente candidata promete en la campaña acabar con la crisis que existe en el gigante suramericano
Alianza
28/08/2014
La alianza del Pacífico
Está constituida por Chile, Perú, Colombia y México, mencionados los países de sur a norte. Es un acuerdo que pretende llegar al libre fluir de personas, capitales y mercancías, sin pasar por el arancel externo común. Sin embargo, cada país ha desplegado por su cuenta pactos comerciales con diferentes países del planeta
Hispanos
14/08/2014
Un continente diverso
Crecimientos desde el -0.5% de Venezuela hasta el 6,7% de un país poco dotado de recursos como Panamá. Los países desarrollados comienzan a salir de la crisis y los emergentes como China aminoran su crecimiento
Pobreza
07/08/2014
Sobre la desigualdad
Hay quienes siguen postulando que estos males se suprimirán con fases elevadas de desarrollo económico. Otros sostienen que estos males generan un círculo virtuoso en el cual el crecimiento ayuda a eliminarlos
Maíz
17/07/2014
Mercosur transgénico
Hay 150 millones de hectáreas sembradas con productos genéticamente modificados. La transformación de plantas y animales tiene como uno de sus fines aumentar la producción. Los efectos de dichas alteraciones sobre los seres humanos no han sido comprobadas
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas